sábado, 13 agosto 2022 16:56

Cumplir 40 años en la Guardia Civil tendrá un plus en el sueldo

En las filas de la Guardia Civil quiere premiar a los “maduritos” que componen sus filas. Tienen claro que estos agentes han dedicado toda su vida al cuerpo armado y se merece una condecoración, aunque hayan pasado sin pena ni gloria a los largo de su trayectoria. El único requisito para recibir este distintivo es haber mantenido una conducta intachable, no es necesario haber llevado acabo grandes méritos. Con haber estado 40 años al servicio de la Guardia Civil es más que suficiente para poder recibir este galardón. Esta idea ha sido promovida por la Asociación Pro Guardia Civil (APROGC). Desde esta asociación han pedido a la Dirección General del instituto armado, que capitanea María Gámez, crea una nueva condecoración, cuyo objetivo es premiar a aquellos que han dedicado al menos 40 años al servicio de este instituto armado y actualmente se encuentren en estado de reserva. Es decir, quieren condecorar a sus “maduritos”, aunque hayan pasado por las filas de la Benemérita sin pena ni gloria.

La Asociación Pro Guardia Civil (APROGC) ha trasmitido a la Dirección General de la Guardia Civil su nueva idea, crear una condecoración como reconocimiento a la trayectoria profesional de los agentes de este instituto armado que pasan a la situación de reserva con más 40 años de servicio, sin distinción de empleos ni escalas. APROGC destaca que el reconcomiendo a la constancia en el servicio de manera “intachable” está regulado en dos reglamentos de aplicación a los miembros de la Guardia Civil dependiendo a la Escala a la que se pertenezcan. El primero de ellos afecta a los agentes de la escala de oficiales y suboficiales, quienes reciben la Cruz al cumplir 20 años de servicio y ascenderán dentro de la Real y Militar Orden al cumplir cinco años de servicio en la categoría inferior. Tras 30 años de trayectoria recibirán una placa de reconocimiento y los oficiales generales puede obtener la Gran Cruz tras haber estado tres años ostentando la placa.

LOS “MADURITOS” DE LA GUARDIA CIVIL PODRÍAN SER CONDECORADOS POR 40 AÑOS DE SERVICIO

En el caso del segundo reglamento, este afecta a la escala de Cabos y Guardias puede recibir la Cruz a la constancia (bronce) tras 15 años de servicios efectivos. Tras superar los 25 años conseguirán la de plata y a los 30 la de oro. Para la mayoría de agentes, según destacan en esta asociación, el reconocimiento a la trayectoria finaliza al cumplir los 30 años. Sin embargo, APROGC afirma que hay muchos agentes del instituto armado mucho más extensa y que es necesario reconocer el sacrificio de estos guardias. Además, explica que una vez que llegan a la situación de reserva o de retiro, hay algunos casos en los que el cese del compromiso, que en algunos casos se resuelve con un acto oficial o, a veces, ni eso. Para ellos, esta cuestión es algo que no se puede permitir, consideran que es necesario reconocer esta larga trayectoria. Que los maduritos del este instituto armado se merecen mucho más que un simple acto oficial.

Es decir, quieren que haya un reconocimiento a aquellos agentes que superen los 40 años o más de trayectoria. Eso sí, solo si han ostentado una conducta un impecable, de mérito y demás ni hablar. Los maduritos se merecen un distintivo por dedicar toda su vida al instituto armado, aunque hayan pasado sin pena ni gloria. Y no solo eso, también piden que se imponga esta condecoración a través de un acto público como homenaje a los agentes. Un evento en el reclaman que se realice con el protocolo adecuado. De esta forma, quieren que los “maduritos” del instituto armado sean tratados como se merecen. No les vale con todas las condecoraciones ya que reciben sino que consideran que necesitan más, que no es bastante, que los agentes entrado en edad se merecen mucho más reconocimiento del que ya reciben. Todo ello mientras otros agentes se ven obligados a aportar ellos mismo las insignias.

LOS GUARDIAS CIVILES CONDECORADOS TENDRÁ QUE APORTAR ELLOS MISMOS LAS MEDALLAS

Los agentes de la Guardia Civil llevan tiempo muy descontentos con la gestión que está llevando a cabo la directora General de este instituto armado. María Gámez no ha dejado echar más leña al fuego e incrementar el malestar dentro de esta institución con cada decisión que ha ido tomando. Y parece ser que pretende seguir tensando la relación con los agentes que forman parte de dicho departamento. La directora general pretende que los agentes del instituto armado que sean condecorados se paguen ellos mismos de su propio bolsillo las insignias que reciban durante el acto de aniversario de la Fundación de la Guardia Civil. Una situación que no han dudado en denunciar desde la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) y la han denominado como “esperpéntica”. Así, el malestar continúa aumentando entre los agentes de la institución mientras Gámez sigue echando más leña al fuego, ahora con las insignias.