jueves, 11 agosto 2022 00:57

La jueza levanta la imputación al rapero detenido en la ‘Operación Sana’ por captar menores

La juez de Instrucción número 8 de Madrid ha levantado la imputación al rapero Saymol Fyly, un conocido ‘youtuber’ detenido el pasado enero en el marco de la ‘Operación Sana’ por presuntamente captar a las menores utilizando su música. Es lo que consta en el auto, en el que la jueza acuerda archivar el caso respecto a 18 de los 41 investigados. Considera que no hay indicios suficientes para seguir las actuaciones.

La trama de prostitución destapada en enero se saldó con 37 detenidos, ingresando ocho de ellos en prisión preventiva. Entre los arrestados figuraba el rapero Saymol Fyly. Según la investigación policial, el rapero junto con otros miembros de la trama, algunos de bandas latinas, las enganchaban presuntamente al consumo de cocaína base para “venderlas a toxicómanos” en narcopisos y chabolas, hechos sobre los que la jueza no encuentra indicios para sustentar tal acusación.

En la resolución, la jueza esgrime que “a la vista del resultado de las ruedas de reconocimiento practicadas por las testigos protegidas TP1 y TP2, sus declaraciones testificales, y demás datos objetivos que obran en la causa, resulta que no hay elementos indiciarios suficientes para continuar con su imputación respecto a los investigados”.

En los últimos meses, la juez ha interrogado al menos a tres de las menores víctimas de este supuesto entramado de prostitución infantil. En líneas generales, las chicas no recuerdan apenas detalles de los supuestos abusos, ya que en el momento de los hechos consumían base, un derivado de cocaína.

“Estaba totalmente drogada”, afirmó una de las víctimas de 13 años durante su declaración judicial. El relato de las menores coincide en que fueron enganchadas al consumo de base, por lo que mantenía relaciones con hombres a cambio de esta droga. Algunas de forma voluntaria y otras, forzada.

RELATO DUDOSO

El débil relato de las chicas, según algunas defensas, y las incongruencias en su relato propició en el mes de mayo la puesta en libertad de los presuntos cabecillas de la trama. La libertad de los encarcelados tenía lugar al considerar que ya no hay peligro de destrucción de pruebas o riesgo de fuga, dos de los requisitos para que se pueda decretar o prorrogar la situación de prisión preventiva.

Uno de los hechos más graves vinculados a este entramado de prostitución se produjo el pasado agosto con el encierro de una menor durante varios días en los que sus captores la daban base y agua. Este suceso se investiga en otro juzgado como una investigación aparte por su gravedad.