jueves, 20 junio 2024

Pedro Sánchez ya paga su «buen rollo» con Joe Biden y EE UU triplica el gas que coloca en España

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, parece que ya se lleva bien con su homólogo en España, Pedro Sánchez. Ha costado años de negociación, pero parece que ya se ha puesto precio a ese «buen rollo» que ahora hay entre los dos países. Concretamente, una de esas condiciones, enmascarada en forma de ayuda, ha sido que Estados Unidos ha triplicado la cantidad de gas que exporta a nuestro país en detrimento de Argelia. Una decisión que ha venido forzada por la ruptura de las relaciones diplomáticas con el país africano como consecuencia del reconocimiento de soberanía marroquí sobre el Sáhara Occidental. Nunca una visita como la que hizo la subsecretaria de Estado de EE UU Wendy Sherman había sido tan provechosa. Estados Unidos ha hecho caja, España tiene dos destructores más y Europa ya mira la forma de abastecerse de gas africano en detrimento del ruso.

“La química entre Biden y Sánchez ha dado un empuje a nuestra relación”, ha asegurado la embajadora de Estados Unidos en España, Julissa Reynoso. Esta «química» viene de la mano de una serie de decisiones tomadas por España de forma unilateral por Pedro Sánchez que han suavizado el buen rollo entre los dos países. La primera fue la de aceptar la soberanía de Marruecos sobre el Sáhara Occidental, una petición echa por EE UU en nombre de Marruecos que buscaba contentar a Mohammed VI, quien aún mantiene una relación excelente con los americanos. La segunda, el aceptar las consecuencias que esta decisión ha tenido con Argelia, quien ha encarecido el gas que envía a España y quien ha retirado a su embajadora del país en señal de protesta. Y la tercera, que Estados Unidos ha ocupado ese espacio con España pasando de exportar el 11% del gas que recibía España al 35%, según los datos publicados este viernes por la Corporación de Reservas Estratégicas de Productos Petrolíferos (Cores). Casi nada.

España es una de las primeras potencias mundiales en regasificadoras

España es una de las primeras potencias mundiales en regasificadoras. Concretamente hay seis, lo que le permite al país importar gas licuado de otros países para que lleve por vía marítima. Estados Unidos, consciente de esta realidad, ha jugado de forma magistral sus cartas y ha utilizado la necesidad de atención de Pedro Sánchez para conseguir sus objetivos: ayudar a un socio comercial y aliado importante como es Marruecos a la par que engrosan los beneficios de sus empresas. A cambio, Estados Unidos escenificó la buena relación que hay entre los dos países en la Cumbre de la OTAN y ha llegado al acuerdo de enviar dos destructores más a nuestro país, concretamente a la base naval de Rota.

Es un negocio redondo en el que España, tal y como aseguran fuentes del Gobierno, ha entrado en parte por las necesidades de atención de Pedro Sánchez. Por supuesto, hay más que analizar, tal y como cuentan las fuentes. Bajo esta decisión que ha allanado las relaciones con Marruecos también está la idea de reactivar el Midcat y conseguir así que el gasoducto que va desde África hasta España consiga abastecer a toda Europa. Esta geoestrategia está encima de la mesa de la Comisión Europea y ya se plantean subvencionar la construcción del tramo del gasoducto que conectará España con Francia y con el resto de Europa. Pero España miraba otras ganancias a corto plazo. Y las palabras de Reynoso han gustado en Moncloa. «Es lo que buscaban».

Estados Unidos ha ganado. Al menos las empresas de EE UU que se dedican a exportar gas. El fracking también juega un papel importante en esta nueva estrategia, pero lo cierto es que del reconocimiento del Sáhara Occidental como colonia de Marruecos hemos pasado a que Estados Unidos ha triplicado la exportación de gas en España. El viaje de Wendy Sherman allá por marzo cuando vino a España para después irse a Marruecos, Argelia y Egipto, anticipó lo que vendría. Aquí se habló de las consecuencias de dar la espalda a Argelia y mejorar la relación con Marruecos y se habló de la necesidad de abandonar las relaciones comerciales con un país que tiene unos aliados cuestionables para los intereses de la OTAN.

La embajadora de Estados Unidos se siente más cómoda desde que España ha cumplido su parte y desde que Joe Biden también ha hecho lo propio. Julissa también ha asegurado lo que todos sabíamos, que la llegada de dos nuevos destructores americanos a España supone “bastantes beneficios» para la comunidad. Pero más lo son los beneficios del gas que ahora está exportando Estados Unidos a nuestro país. Todos satisfechos y pendientes de cómo evoluciona el Midcat y el reabastecimiento de gas a través de la vía africana. Ahora todos los ojos están puestos en Nigeria, donde hay unas reservas de gas más que notables que podrían abastecer a toda Europa, pero entre tanto, que lleguen barcos con gas licuado. Todo este cambio por una carta de Pedro Sánchez. «Es impresionante, la verdad», detallan fuentes de alto nivel del Gobierno.