domingo, 14 agosto 2022 03:06

Teodoro García Egea no confía en su proyecto de criptomonedas y le pide a Feijoo que lo recicle

¡Que poco le ha durado el emprendimiento a Teodoro García Egea! Tras su dimisión como secretario General del Partido Popular, a consecuencia de la crisis que desató Pablo Casado, en febrero, había tomado el rumbo como orador sobre el tema de las criptomonedas, pero durante los últimos días se ha dado cuenta de que le es más rentable vivir de la política, por lo que pidió a Alberto Núñez Feijoo, el nuevo presidente del principal partido de la oposición española, que lo reciclara, hasta que consiguió que lo “enchufaran” en el cargo de presidente de la Comisión de Seguridad Vial del Congreso.

El ex secretario general del PP se había mantenido durante los últimos meses como un diputado raso; bajó su perfil y se dedicó a temas particulares, pues pronto le llegó la factura por la intentona de destronar a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, a pesar de que él mismo intentó decir que le habían llegado “varias ofertas” por lo que hasta había considerado dejar su cargo como diputado.

Ese currículo de García Egea sigue creciendo, pues además de ser recordado por su talento como mejor lanzador de hueso de oliva del mundo (2008), concejal de Cieza (2007 – 2009), secretario general del PP (2018 – 2022), diputado raso y experto en Criptomonedas, ahora debe sumar el cargo de presidente de la Comisión de Seguridad Vial dentro del Congreso, que le supondrá un pago adicional de 1.551 euros, que se suman a los 3.050 que se embolsilla cada mes por su cargo en el Parlamento, más los otros 1.900 euros que se lleva por ser representante de una circunscripción distinta a Madrid. ¡Vaya sueldo, Teodoro!

Todo el huracán desatado por Pablo Casado dentro del PP, más la llegada de Núñez Feijoo ha provocado múltiples cambios tanto en el partido, como dentro del Congreso, y había más de uno, como García Egea que solo estaba esperando su oportunidad y el acceso al máximo líder para ver qué podía pescar.

Sin embargo, desde las filas del partido hay quienes murmuran que el gallego debió pensarlo un poco mejor antes de reenchufar a García Egea, porque su pasado casadista, que trató de dejar atrás con su renuncia al cargo de secretario general del PP, no lo coloca en una posición de mucha confianza ante el resto de los diputados, y aunque el nuevo cargo no reviste mayor importancia, algunos consideran que no hay que darle mucha cancha, porque ya demostró que a la hora de la verdad, es el primero que quiere abandonar el barco.

De hecho, tuvieron que pasar tres meses después de su dimisión, para que el diputado murciano se atreviera a participar, como orador, en otro evento, y fue justamente cuando reapareció para hablar en una conferencia como “experto” en criptomonedas.

Para los de Génova quedó muy claro que las actuaciones de Casado y García Egea fueron con la intención de hundir a Díaz Ayuso; objetivo que por cierto no consiguieron, pero además, todos comprendieron que el ex número dos del PP también aspiraba a conseguir mayores cuotas de poder dentro del partido, por lo que en los pasillos murmuran que es mejor no darle mucha relevancia, y poner en riesgo la meta de encumbrar a Núñez Feijóo como el relevo de Pedro Sánchez, sobre todo en este momento, que la tolda azul tiene la popularidad al máximo y todas las cartas a favor.

Los diputados y demás miembros del partido han preferido tomar distancia, de una manera discreta, pero certera, porque no quieren que los califiquen como caballos de Troya, porque esa es la sensación que les dejó el diputado murciano desde que comenzó la tormenta “Casado”.

Pero es que García Egea no parece tener el mismo talento para hablar de las criptomonedas que para lanzar huesos de oliva, porque su aparición en la conferencia “Criptoeconomía y Geopolítica”, donde fue a hablar sobre las consecuencias que tendrán dentro de la industria tecnológica el hecho de que se puedan transferir criptomonedas a través de la red, sin la necesidad de intermediarios, fue justamente por los días de junio en los que el mercado de las criptodivisas atravesaba uno de sus peores momentos, por lo que no fue muy atinada la selección del tema que hizo el diputado para reaparecer, tras el escándalo de Casado contra Ayuso.

Al final, entre los miembros del PP, le han sugerido a Feijoo que mejor no le quite el ojo de encima, porque además la presidenta de la Comunidad de Madrid tampoco ve con muy buenos ojos esta nueva designación del diputado Murciano, pero desde Génova no dejan siempre de mencionar que, en el peor de los escenarios, si las cosas le siguen saliendo mal a Teodoro García Egea, siempre le quedará la opción de revalidar su título como campeón mundial de lanzador de huesos de oliva, que al final no supone mayor riesgo para el partido.