jueves, 11 agosto 2022 19:35

Bondora, una página de créditos rápidos por internet que debes conocer

El sector financiero ha experimentado, al igual que tantos otros ámbitos de nuestra realidad comercial, una auténtica revolución en internet. Hoy en día disponemos de los populares préstamos online que, con toda la rapidez asociada al ámbito virtual, nos permiten resolver la solicitud de un crédito con absoluta diligencia. Dentro de este contexto, han surgido entidades de dudosa moralidad que hemos de aprender a detectar y dejar de lado. En su lugar, es menester dar con aquellas empresas de la talla de Bondora que, a lo largo de sus años en activo, han demostrado estar a la altura de las circunstancias.

Ventajas de solicitar créditos rápidos en Bondora

Una de las características inherentes a los préstamos online es la rapidez del servicio. Mientras que los bancos tradicionales nos obligan a asumir una ingente variedad de papeleos y demás trabas burocráticas, en Bondora Espana todo se resuelve en unas pocas horas. Por consiguiente, si hablamos de ventajas de estos servicios, la eficiencia destaca por encima de las demás.

Ahora bien, esto es común a todas las entidades de créditos en internet. No obstante, Bondora mejora los servicios con respecto al resto de las competidoras del mismo sector por diferentes razones. Algo que la ha llevado a convertirse en todo un referente de los préstamos virtuales, haciendo que más de 1 millón de clientes disfruten de sus servicios.

La primera ventaja de esta plataforma es la seguridad que nos regala, dado que está autorizada y regulada por la FSA. De igual manera, cabe destacar que no se queda en los 1.000€ como hacen muchas otras, sino que permite pedir préstamos de hasta 10.000€. Una cifra que podemos devolver durante un periodo de cinco años, amortizando la deuda siempre que queramos. Por último, es menester hablar de los intereses, los cuales no son abusivos como en el caso de muchas otras empresas, quedándose en un 19’9% TAE.

Cómo pedir un préstamo en Bondora

Como bien hemos comentado previamente, Bondora goza de una rapidez incontestable en lo que a la concesión de créditos se refiere. De hecho, en tan solo un minuto podemos tener una oferta estable y fiable del préstamo en cuestión, habiendo de rellenar previamente un formulario virtual en el que indicamos las condiciones que esperamos de este servicio.

Desde la propia página web sabemos desde el primer momento cuánto vamos a tener que pagar cada mes tras la solicitud del crédito. Tras señalar cuánto dinero queremos y cuánto tiempo necesitamos para pagarlo, la entidad nos envía la oferta en cuestión para que, si estamos conformes, la firmemos de manera telemática.

En un máximo de tres días, a menudo mucho antes, Bondora se encarga personalmente de realizar la transferencia en la cuenta de destino que hayas indicado. Por consiguiente, estamos ante uno de los medios más rápidos para resolver urgencias financieras, darnos algún capricho o incluso encontrar esa financiación que tanto necesitábamos para poner en marcha nuestro propio negocio.

Utilidades comunes de los préstamos online

Como bien hemos anticipado, son muchos los usos que podemos dar a los préstamos rápidos de Bondora. Ahora bien, con independencia del objetivo que tengas en mente cuando te pones en contacto con la entidad, es fundamental que gestiones con inteligencia el capital. Es un dinero que debes devolver; por lo que plantéate de antemano cuánto y cuándo vas a poder pagar este crédito, evitando así conflictos a largo plazo.

Puesto que los préstamos de Bondora se pueden dividir en cómodas cuotas, es evidente que se trata de un gran recurso en los tiempos de crisis. Si pagar tus facturas es una auténtica odisea o en caso de que tengas un gran gasto pendiente y no tengas el dinero para asumirlo, esta plataforma será tu aliada.

Asimismo, destinar un crédito online a un emprendimiento prometedor es una sabia decisión. Con la financiación privada no dependerás de terceros a la hora de crear tu empresa. 10.000€ son suficientes como para asentarte en el mercado y empezar a generar beneficios: unos beneficios que utilizarás para amortizar el préstamo sin un solo atisbo de estrés.