lunes, 15 agosto 2022 03:28

Juan Carlos Suárez-Quiñones en la cuerda floja por sus malas decisiones

Este no está siendo un buen verano para Juan Carlos Suárez-Quiñones. El consejero de Medio Ambiente, Vivienda y Ordenación del Territorio de la Junta de Castilla y León ha tomado una serie de malas decisiones que podrían pasarle factura. Por lo menos, ya le han puesto en el punto de mira de todo el Gobierno de la comunidad castellanoleonesa. Y es que, si cuando se produjo el incendio de Sierra de la Culebra, en Zamora, todos lo apuntaron a él como principal responsable de que se quemarán 25.000 hectáreas debido a su protocolo de emergencias contra incendios. Ahora, con más de 30.000 hectáreas de bosque calcinadas muchos están pidiendo su cargo. A esto se suma el hecho de que un bombero perdiera la vida y dos personas resultaran heridas tratando de contener la expansión de la llamas. Todo ello ha situado a Juan Carlos Suárez-Quiñones en el foco y en el punto de mira, ya que todos le señalan como responsable. Así, este consejero de Medio Ambiente se encuentra en la cuerda floja por sus malas decisiones.

A finales del mes de junio, la ola de calor en la que estaba sumida España produjo consecuencias medioambientales en distintos puntos de la Península. Y es que, las elevadas temperaturas provocaron incendios en las sierra y montes de distintos territorios de España, en particular, en Castilla y León. Una llamas que podrían haber sido contenido si Juan Carlos Suárez-Quiñones no hubiera decidido recortar la inversión de plan de prevención de incendios. Y es que, según el mismo aseguró, “mantener el operativo de incendios todo el año es absurdo y un despilfarro”. Una decisión que le ha costado a Castilla y León gran parte de sus prados.

CASTILLA Y LEÓN A PERDIDO MÁS DE 30.000 HÉCTAREAS POR LAS MALAS DECISIONES DE JUAN CARLOS SUÁREZ-QUIÑONES

Así, la comunidad que dirige Alfonso Fernández Mañueco ya ha perdido más de 30.000 hectáreas a manos del fuego. Además, una persona ha perdido la vida y dos se encuentran heridas. Todo ello por las malas decisiones que ha ido tomando Juan Carlos Suárez-Quiñones desde que comenzó el verano. Ahora se encuentra en la cuerda floja por este motivo, ya que que rara vez un consejero la había fastidiado tanto en tan poco tiempo. Todas las miradas le apuntan a él como responsable de las llamas, como responsable que de la región haya perdido gran parte de sus bosques.

A este hecho se suma que nadie quiere salir a defenderle, nada quiere “quemarse” con él por las medidas que ha ido tomando. Ningún miembro del Gobierno quiere dar la cara por él, se ha quedado sin el apoyo de sus compañeros de Gobierno. Y si a esto se suma el hecho de que no dedicara los recursos necesarios al plan de prevención de incendios. Todo ello le ha puesto en el punto de mira del presidente, se sabe en la cuerda floja, que su puesto pende de un hilo y que cualquier decisión que tome debe ser sopesada para no volver a fastidiarla y darle una razón a Alfonso Fernández Mañueco para prescindir de él como miembros de Junta de Castilla y León

EL INCENDIO DE LA SIERRA DE LA CULEBRA QUEMA AL “POCO ÚTIL” JUAN CARLOS SUÁREZ-QUIÑONES

Es uno de los “responsables” del pésimo dispositivo que no contuvo el incendio de la Sierra de la Culebra, en Zamora. Hablamos de 25.000 hectáreas de bosque que han sido calcinadas porque no había un dispositivo especial para vigilar los incendios. El responsable de que se llegara mal y tarde a contener las llamas es el eterno consejero de Medio Ambiente, Vivienda y Ordenación del Territorio de la Junta de Castilla y León, Juan Carlos Suárez-Quiñones. Su estrategia de recortar gastos en prevención de incendios le ha estallado en la cara este junio después de que se hayan recuperado unas declaraciones en las que aseguraba que “mantener el operativo de incendios todo el año es absurdo y un despilfarro”. Pues bien, su “brillante” decisión de recortar recursos en este punto ha dejado a miles de zamoranos evacuados de sus casas porque no había bomberos suficientes ni recursos para controlar el incendio. Por no hablar del tremendo daño medioambiental que ha causado el incendio.

La Junta de Castilla y León ha salido muy mal parada. La visita del presidente autonómico Alfonso Fernández Mañueco tampoco fue muy bien recibida, dado que se le escapó alguna que otra sonrisa en las pocas horas que se paseó por Aliste para hacerse la foto ante los medios de comunicación. Aún así, tanto la oposición como algunos políticos comprometidos en el Partido Popular buscan una respuesta contundente a este incendio en forma de dimisiones. El señalado (y quien de momento no tiene intención de dejar la poltrona) es Juan Carlos Suárez-Quiñones, el eterno consejero de Medio Ambiente que se ha preocupado bien poco por el entorno natural de Castilla y León. Los telediarios dedicaban más tiempo a un incendio de Lleida que había calcinado diez veces menos terreno que el de Zamora. Y Juan Carlos Suárez-Quiñones directamente no le ha dedicado recursos a la prevención de incendios.