lunes, 15 agosto 2022 00:52

Argelia sigue los pasos de Marruecos tras cerrar la compra de drones armados turcos Bayraktar TB2 

Medios especializados otomanos afirman que Argelia es uno de los tres nuevos clientes del exitoso vehículo aéreo de combate no tripulado turco Baykar Bayraktar TB2, que ya opera desde el pasado año su vecino, y gran rival, Marruecos. Contrastan los esfuerzos de estos países del Magreb por dotarse de drones armados, frente a España que, por razones políticas, siempre ha optado por renunciar a dicha letal capacidad, tal y como se insistió cuando se adquirieron los potentes MQ-9 Reaper,  o Predator 2 como se les designa militarmente.  

Según medios turcos, tras haber sido adquiridos por parte de Marruecos en 2021, se habría cerrado un acuerdo para su exportación a Argelia durante una reciente reunión entre el presidente turco Erdogan y su homólogo argelino Abdelmajid Tebboune. También dicha información afirma que el Ejército Popular Nacional de Argelia mandaría a su personal para formarse en Turquía.

El desarrollo del vehículo aéreo de combate no tripulado o Unmanned Combat Aerial Vehicle (UCAV)  Bayraktar TB2 fue impulsado por Erdogan para saltarse el veto estadounidense hacía las exportaciones de este tipo de sistemas a Turquía. Entre otras razones, Washington esgrimió la escusa oficial de que se utilizarían contra los grupos kurdos, como es el partido PKK, que es uno de sus  aliados tradicionales en la zona, tanto en territorio turco como en los países vecinos donde están asentados. El Bayraktar TB2 voló por primera vez en agosto de 2014, y un año después ya empezaron a aparecer imágenes de las exitosas pruebas con misiles, también de diseño y construcción turca, cuyo Ejército de Tierra fue el cliente lanzador del sistema.

Posteriormente en 2018 Catar se convirtió en el primer cliente de exportación, cuyas cifras de ventas fueron creciendo a la vez que se iba demostrando su eficacia en combate. Así tras empezar los turcos a usarlos contra objetivos de la oposición turca, tanto en su territorio como sobre las fronterizas Irak y Siria, éstos mismos los empezaron también a usar en 2019 y 2020 en el marco de su intervención en las guerras civiles de Libia y Siria, respectivamente.

Aquel mismo en 2020 intervinieron, muy posiblemente también operados por personal otomano, del lado de Azerbaiyán,  en el marco de una nueva guerra en el Alto Karabaj, región que recuperaron en buena parte a  sus vecinos armenios. Aunque el uso más reciente ha sido el efectuado por parte de los ucranianos para intentar frenar la invasión rusa iniciada el 24 de febrero de este mismo año. Actualmente lo emplean o lo tienen encargado casi una quincena de países, entre ellos dos de la OTAN: Lituania y Polonia, además de la misma Turquía.

No es de extrañar, ante tal éxito y el hecho de que Turquía no pone ninguna traba operacional, y el reinicio de las actividades militares del Frente Polisario en el antiguo Sahara Español en noviembre de 2020, que las Fuerzas Armadas Reales de Marruecos se interesasen por  el sistema. En abril de 2021 se confirmó el encargo de un primer lote de 13 aviones Bayraktar, que significa “alférez” o “abanderado” en turco, y 4 estaciones de control destinados a la Real Fuerza Aérea del país magrebí. Además Rabat completó el pedido con un sistema de simulación para el entrenamiento, y los adjuntos software de monitorización y creación de biblioteca de datos, tan útiles para los servicios de inteligencia, y un pedido de munición “inteligente” MAM-L y MAM-C de la empresa turca Roketsan, que es el principal armamento integrado en este UCAV

En septiembre de 2021 el pedido inicial llegó a Marruecos,  confirmándose gráficamente su presencia en noviembre de aquel mismo año, cuando un Bayraktar TB2 sobrevoló la ciudad de Aaiún, la antigua capital del Sahara español, armado con dos misiles MAM-L. Estamos ante un proyectil “inteligente” de unos 22 kilos de peso, guiado mediante navegación inercial y guía láser con un alcance de 15 km que, según se ha comprobado en los referidos conflictos, es una solución muy letal y de un coste muy menor a munición similar de otros productores de este tipo de armamento.                    El MAM-L puede llevar varios tipos de cabezas de combate u ojivas (perforantes, antipersonal o de presión térmica), de unos 10 kg de peso, en los cuatro puntos de anclaje sitos bajo sus alas. Respecto al también referido MAM-C, hablamos de un proyectil más pequeño, y barato, que tiene un alcance de 8 km. y una ojiva de solo 2,5 kg. Aunque el éxito del producto ha llevado a la potente industria turca a diseñar y fabricar continuamente equipos y armamento para el sistema, como es el nuevo misil guiado por láser Bozok.

Aunque no hay constancia de su uso en combate por parte de las Fuerzas Reales de Marruecos, que ocultan reiteradamente su actividad militar en el antiguo Sahara español, el sistema les habría parecido muy útil, ya que en diciembre de 2021 se encargaron a la empresa Baykar otros seis de dichos UCAV.