miércoles, 17 agosto 2022 11:31

María Jesús Montero instaura un circuito de seguridad en la casa de verano de la familia Franco

La residencia del Pazo de Meirás ha traído de cabeza al Gobierno desde hace tiempo y una vez conseguida no dudan en protegerlo a toda costa. María Jesús Montero tiene claro que es necesario destinar todos los recursos necesarios para asegurar la seguridad de este inmueble que tanto esfuerzo les costó arrebatar a la familia Franco. Y es que, tras mucho tiempo luchando en los juzgado por la custodia de este terreno, finalmente en diciembre del año 2020 la familia Franco le entregó las llaves del Pazo de Meirás al Estado y ahora, durante este mes de julio, la Justicia ha obligado a la familia del dictador a entregar también todos los muebles de la residencia. Por este motivo, tras todos estos esfuerzos no están dispuestos a permitir que le pase algo a esta residencia. Así, la titular de Hacienda y Función Pública ha decidido tramitar un contrato para mantener vigilada la vivienda las 24 horas del días por valor de 243.432,74 euros. De esta forma, María Jesús Montero ha decidido instaurar todo un circuito de seguridad en la casa de verano de la familia Franco.

El Boletín Oficial del Estado (BOE) ha publicado el último contrato que ha tramitado el Ministerio de Hacienda y Función Pública. Se trata de un acuerdo por el servicio de vigilancia en el inmueble patrimonial denominado Pazo de Meirás, situado en la localidad de Sada (A Coruña). Es decir, la casa de verano de la familia Franco. María Jesús Montero ha decidido destinar una elevada inversión ya que tiene claro que es necesario blincar esta residencia. Así, la cifra que ha invertido en este contrato asciende a 243.432,74 euros. Además, su principal objetivo es establecer un sistema de vigilancia ininterrumpida del entorno y del inmueble de Pazo de Meirás. Así, se establecerá un equipo de seguridad formado por un vigilante sin armadas durante las 24 horas del día, los siete días de la semana. Asimismo, en la central, a la que están conectadas las cámaras y detectores, trabajará otro vigilante sin armas en horario de seis de la mañana a diez de la noche, de lunes a viernes.

MARÍA JESÚS MONTERO HA DESTINADO 243.432,74 EUROS PARA BLINDAR EL PAZO DE MEIRÁS DE TODO TIPO DE INTRUSIONES

Y es que, el objetivo principal de este contrato proteger el inmueble y el entorno del Pazo de Meirás. Todo ello para tratar de evitar en la medida de lo posible cualquier intrusión o daños en la residencia. Además, los trabajadores de vigilancia colaborarán con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, a quienes comunicarán cualquier tipo de incidencia y colaborarán en todo lo que necesiten los agentes, según aparece recogido en el documento al que ha tenido acceso MONCLOA.com. Toda seguridad es poca para mantener protegida esta vivienda que tanto esfuerzo le ha costado al Estado quitar a la familia Franco. Por eso, no están dispuestos dejar sin seguridad el Pazo de Meirás y todos los objetos que guarda en el interior de la vivienda.

El Pazo de Meirás era una residencia de la familia Franco hasta hace muy poco. El Gobierno emprendió una lucha judicial con esta esta familia y su residencia de verano hace unos años y, finalmente, en diciembre de 2020 la Justicia dictaminó que la familia del dictador debía entregar las llaves de la vivienda del Pazo de Meirás al Estado. Sin embargo, la cosa no se iba a quedar ahí y los Franco decidieron recurrir este fallo, consiguiendo que se les devolvieran todos los objetos que había en la casa. Pero, durante este mes de julio, se produjo un nuevo giro de los acontecimientos y un juzgado de A Coruña volvió a fallar en favor del Estado. Así, obligaron a la familia Franco a entregar todo los objetos de la vivienda excepto las alfombras, dado que consideran que estos bienes son inseparables del inmuebles porque forman un conjunto iconográfico.

Por este motivo, María Jesús Montero no está dispuesta dejar el Pazo de Meirás desprotegido y ha decidido dedicar todos los recursos necesarios a su seguridad y vigilancia. Tanto es así, que incluso el personal encargado de la seguridad de esta residencia contará con un elevado salario. Y es que, la titular de Hacienda y Función Pública tiene claro que esta es una tarea importante y por ello deben recibir un elevado sueldo. A esta vigilancia le acompaña también los dispositivos electrónicos de los que dispondrán los vigilantes para facilitar su trabajo, entre ellos destacan las cámaras y lo conectores de seguridad. Además, el Gobierno ha destinado una elevada cantidad de dinero a sus obras y no quiere que sea en vano. Así, María Jesús Montero ha decidido instaurar todo un sistema de vigilancia las 24 horas del día, los siete días de la semana. Todo ello para blindar el Pazo de Meirás de cualquier tipo de intrusión o daños en el inmueble, así como en los bienes que se encuentra dentro de la residencia.