lunes, 8 agosto 2022 15:38

Las mejores formas de energía para conseguir un autoconsumo renovable

Es el momento del cambio. Con el incremento del precio de la electricidad cada vez son más los particulares y empresas los que tienen problemas para pasar la factura mes a mes.

En los últimos años se han producido drásticas subidas de precios que amenazan la producción de negocio, y esto afecta a la riqueza del país y a la creación de empleo. Al mismo tiempo hace que muchas familias tengan que estar condenadas a la pobreza energética.

Es importante cambiar la mentalidad y empezar a hablar de energía verde. Cómo vamos a estudiar a lo largo de este artículo, este tipo de energía se puede aprovechar de muchas maneras.

Un buen ejemplo lo tenemos en las soluciones de energía ecológicas de EcoFlow, empresa que busca soluciones innovadoras y ecológicas para que podamos aprovechar la energía del sol allá a dónde vayamos.

Así es cómo han diseñado generadores de energía portátiles muy eficientes, ligeros, fáciles de transportar y equipados con lo último de lo último en tecnología, con el objetivo de hacer que nuestra vida sea más sencilla.

¿Cuáles son las mejores formas de obtener energía ecológica?

1.     Energía solar

Dentro de la energía solar podemos encontrar la energía solar fotovoltaica y la energía termosolar. En cualquier caso, estamos hablando de soluciones muy prácticas, tanto cómo para generar energía, como para el autoconsumo. Se caracterizan por ser limpias, económicas y por poder adaptarse a las diferentes necesidades que el consumidor pueda tener.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que dentro de esta categoría puede haber muchas opciones (como las estaciones portátiles de EcoFlow), así que vale la pena ponerse en contacto con un experto en este tipo de energía para que nos pueda recomendar las más eficientes en base a lo que necesitemos.

Por ejemplo, aquellos sistemas que actualmente se emplean para la generación de electricidad que utiliza un voltaje superior se pueden unir a las microsoluciones de energía solar. Pueden unificarse de varias maneras, como podrían unirse las placas solares para conseguir mantener las farolas.

2.     Energía eólica

Si estamos hablando de energías ecológicas eficientes no podemos pasar por alto todo lo que nos ofrece la energía eólica.

Al contrario de lo que se suele pensar, lo cierto es que no toda la energía eólica que se produce es el resultado de esos grandes aerogeneradores que están ubicados en puntos geográficos clave, como puede ser en un parque eólico. Conviene recordar que la energía eólica se obtenía antiguamente a través de molinos de viento, y que todavía se sigue haciendo.

Sin embargo, el sistema más eficiente en la actualidad para producir energía eólica es el uso de un generador eólico de microgeneración energética. Estos aparatos consiguen un alto rendimiento al poder generar hasta 50 kW de potencia.

Llegados a este punto podemos tener la duda sobre el aprovechamiento que se le puede dar a esa energía. Podría usarse, por ejemplo, para alimentar herramientas, máquinas, incluso para aliviar la carga eléctrica que reciben los hogares y las empresas.

También tiene amplias aplicaciones dentro del ámbito agrícola y ganadero.

Otro uso muy interesante es el de dar energía eléctrica a comunidades que se encuentren muy alejadas de la red eléctrica (o directamente fuera de la misma). Así, puede ser un buen sustituto a otras formas de producir energía que son más caras y contaminantes, como los generadores diésel.

La energía solar supone un notable ahorro tanto a medio, como a largo plazo, sobre todo para ciertas entidades.

Ahora bien, lo más recomendable es que se utilicen en combinación con otros métodos para obtener energía. Por ejemplo, como apoyo a la red eléctrica. Así no nos quedaremos sin suministro aquellos días en los que el viento no haya producido lo suficiente para generar la energía que se necesita consumir.

3.     Energía del agua

La energía del agua no es precisamente la primera opción cuando se piensa en energías renovables, y es una lástima porque supone una de las formas de energía para autoconsumo más eficientes que se pueden encontrar. Ni se conoce ni se utiliza mucho, pero es muy práctica para los hogares.

Por ejemplo, en aquellos edificios que se encuentran aislados de la civilización, o en las viviendas que estén alejadas de la red eléctricas (cómo podría ser un negocio que se ha montado alejado del núcleo urbano, o una fábrica pequeña), se pueden emplear soluciones de microhidráulica con el objetivo de generar energía eléctrica para obtener un autoconsumo de lo más interesante.

Otro ejemplo más certero podría ser el de un hotel que está situado lejos de la red eléctrica. Podría aprovecharse de la energía del agua para obtener electricidad y así dar el mejor servicio posible al cliente.

Una de las principales ventajas de la energía del agua es que es una solución energética totalmente compatible con la conexión a la red, por lo que se pueden usar ambas soluciones de forma indistinta.

4.     Energía minihidráulica

Aunque ya la hemos nombrado en el apartado anterior, teniendo en cuenta su importancia, debe tener su propio apartado.

Esta energía es bastante similar a las energías hidráulicas con las que se trabajaba en el pasado al utilizar los molinos de agua. Son sistemas que funcionan debido a la presión que genera un salto de agua sobre una turbina. Esta presión terminará convirtiéndose en electricidad aprovechable.

El único problema que tiene esta solución es que requiere de la existencia de un río en las cercanías. Y no solo eso, sino que tiene que ser exterior (el sistema no funcionará con un río subterráneo).

Con un experto en energías renovables podrás conocer mejor cuál es tu solución y determinar si puedes implantar un sistema que te ayude a aprovechar la energía minihidráulica.

Estas son las 4 fórmulas de energía por excelencia que nos permitirán reducir el importe de la factura. Eso sí, no hay que pensar en una efectividad inmediata, ya que los resultados empezarán a verse tanto a medio como a largo plazo.