viernes, 9 diciembre 2022 01:45

Catarata de chistes sobre Vox tras su preocupación por los pantanos

Cuenta la leyenda que España le debe a Franco la Seguridad Social, las vacaciones pagadas o los pantanos. Sobre este último extremo mucho se ha hablado y reído, de ahí el mote de «Paco, el rana» que sufrió el dictador.

Vox intenta ahora desprenderse de la etiqueta de ‘franquista’, a pesar de que Santiago Abascal repetía con intención que el Gobierno de Pedro Sánchez era el peor de España en los últimos ochenta años.

PANTANOS

Vox intenta evitar las altas temperaturas y la ausencia de lluvias con el Cambio climático, al igual que habla de libertad para intentar congraciarse con los antivacunas o de violencia familiar para no enfadar a los negacionistas de la violencia de género. 

El partido conservador ha mostrado su inquietud porque la reserva hídrica de las cuencas del Guadiana, el Guadalquivir y Guadalete-Barbate se encuentra a menos del 26,7 %, 25,6 % y 29 %, respectivamente; y las del Tajo y el Segura apenas superan el 40%. Además, en el caso del agua embalsada, los embalses y pantanos cerraron el mes de julio al 37,9%, su nivel más bajo en una década, explican.

Esta situación ha motivado que el grupo parlamentario que lidera Abascal haya registrado una Proposición No de Ley para promover la adopción de un Plan Nacional del Agua «pensando, por ejemplo, en los agricultores de zonas como la Axarquía malagueña que se han visto obligados a sacrificar sus cultivos de aguacates o mango con podas severas o arranque de los árboles para salvar el resto de la cosecha», explican.

«POSTULADOS ECOLOGISTAS»

Vox, carne de meme por su preocupación por los pantanos tan asociados a Franco, ha protestado por las limitaciones al consumo de agua en varias autonomías. «Son medidas puntuales que perjudican a los españoles y que sólo responden a la irresponsabilidad de ciertos políticos de no haber adoptado las soluciones apropiadas en el tiempo para evitar que esta situación se produjese», explican. 

Según la tercera fuerza del Congreso, «España necesita infraestructuras hídricas para almacenar, distribuir y asegurar el abastecimiento de agua anual, así como la conservación y fomento del regadío». Pero estas medidas no se aplican porque el Gobierno «traga con los postulados ecologistas». 

«Es necesario adoptar una política real nacional a través de un verdadero Plan Nacional que cree una autopista del agua por la que la misma pueda circular y llegar a donde se necesite. El agua es un recurso escaso, pero mientras hay zonas donde hay abundancia, en determinadas regiones de España su escasez es un problema de primera magnitud. El agua de todos y no de las regiones donde se encuentra», añaden.