viernes, 30 septiembre 2022 07:53

La radio de Vox que obliga a sus trabajadores a firmar contratos como discapacitados alegando errores de impresión

Imagínate que te llaman para trabajar en una empresa, cuyas oficinas estás ubicadas en un piso en una de las zonas más exclusivas y costosas de Madrid y que al momento de firmar el contrato te ponen como que tienes una discapacidad del 33%. ¿Insólito, verdad? Pues este es uno de los modus operandi que supuestamente aplican en Radio Decisiones, la radio de propaganda del partido de extrema derecha, Vox.

Han logrado que la estrategia les pase por debajo de la mesa, hasta el día que una de las exempleadas se percató de lo que estaba por firmar y al momento de hacer la observación, la representante de la empresa se limitó a argumentar que lo que decía el contrato, sobre la supuesta discapacidad de la empleada, había sido un «error de impresión», que nunca fue solventado durante todo el tiempo que la joven trabajó en el lugar, que fue casi un año, hasta que se hartó de esta y otras situaciones irregulares que ocurrían en su lugar de trabajo, por lo que renunció y posteriormente denunció lo que ocurría ante el Ministerio del Trabajo, donde ahora libra una batalla legal contra la compañía por esa y otra cuantas irregularidades. La joven ha preferido que su nombre no sea revelado, por temor a represalias por parte de la compañía.

Esta es, apenas, una de las tanta actuaciones «no del todo legales» que ocurren en esta compañía, cuyos empleados no se explican cómo logran sobrevivir, económicamente hablando, si los índices de audiencia son tan ínfimos que el mes que logran alcanzar las mil visitas en su página web es un motivo máximo de celebración.

Tras la denuncia de la empleada sobre el asunto de la discapacidad, a este medio llegaron otras denuncias que hablan de que supuestamente hay, por lo menos, otros 11 empleados en la misma condición, pero que nunca han accedido a denunciarlo ante las autoridades de Gobierno, para que les hagan una inspección que los obligue a regularizar la situación de todos los que trabajan para ellos, porque al final, lo de la discapacidad es apenas un detalle.

Se dice que el jefe de redacción de la radio, que ni siquiera es periodista, ocupa ese puesto por ser hijo de una mujer con mucha influencia en el partido verde de la extrema derecha y que solicitaba que contrataran siempre a mujeres guapas con las que constantemente propiciaba coqueteos, que en muchos casos llegaban a ser incómodos para sus compañeras de trabajo.

Todo parece indicar que esta compañía recurre a la trampa de colocar en los contratos de sus trabajadores el detalle de la discapacidad de 33% para de esta manera obtener los beneficios fiscales que contempla la legislación española, pues de acuerdo con lo establecido, todas las compañías del país reciben incentivos por cada trabajador discapacitado que tengan dentro de su nómina, además de los beneficios que también le corresponden por el pago de la Seguridad Social.

Expertos en el área aseguran que lo regular es que para dar de alta en la seguridad social a los trabajadores con discapacidad, cada empleado debe aportar su certificado, pero que como los trámites se hacen de manera telemática y digital, muchas veces las autoridades no se percatan de estas irregularidades hasta que hacen inspecciones en los centros de trabajo.

El socio de esta compañía es Ángel de la Rúa y la empresa está registrada bajo el CIF B06893812, con el nombre Hispa Bridge Communication S.L., pero lo que más llama la atención de esta empresa de medios, es la expansión que ha tenido en todo el territorio nacional, aun cuando carece de espacios publicitarios que de alguna manera pudiesen representar ingresos importantes para la compañía.

Otra de las irregularidades es ocurren en la compañía, según ex empleados, es la contratación de inmigrantes que se encuentran en el país en situación irregular, sin permisos de trabajo, y por lo tanto no les pueden dar de alta ante la Seguridad Social, sin contar con la altísima rotación de personal que hay constantemente, pues supuestamente los trabajadores son sometidos a jornadas extenuantes, sin ningún tipo de beneficio con compensación adicional de ningún tipo, y, por el contrario, las chicas son sometidas a situaciones incómodas por parte de algunas de las voces más importantes de la compañía.

Al final, gente que ha estado vinculada a la compañía asegura que existen muchas irregularidades muy obvias en cuanto al manejo de recursos, de personal y relacionadas con personas muy cercanas a la directiva, cuya procedencia los hace ser, cuando menos, sospechosos.