viernes, 30 septiembre 2022 06:03

El despilfarro en el regadío agrava la sequía en España ante la inacción de Teresa Ribera

Como cada verano, España entra en sequía. Se trata de un indicador climático que alerta de la falta de agua en diversos ecosistemas españoles. Este verano, la reserva de agua ha caído al 39%, el menor porcentaje desde la gran escasez de 1995. Y es que no solo la falta de lluvias agrava el problema, también el despilfarro en cuanto al regadío hace mucho porque la sequía se propague por las diversas comunidades autónomas españolas. El grupo Ecologistas en Acción ha asegurado que el problema de sequía se deriva de una mala gestión y consumo excesivo de agua, orientado a regadío, y no tanto a la falta de lluvias. Es por ello que el grupo ecologista ha enviado una petición al ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, liderado por Teresa Ribera, para que reduzca sustancialmente el riego en la mayor parte del país, y no lo vuelva a subir hasta que el nivel de los embalses se sitúe de nuevo dentro de la media de los últimos años. «Restringir el agua a la población, mientras se gasta de manera masiva para una actividad económica privada como el regadío, resulta inaceptable«, denuncian desde Ecologistas en Acción.

2022 ha sido un año fructífero en cuanto a lluvias. Según datos proporcionados por la organización ecologistas, durante la primavera de 2022 llovió un 12% por encima de la media. De este modo, parecía que la sequía este año no iba a ser tan importante como otros veranos. Sin embargo, las previsiones han sido erróneas ya que los embalses españoles se encuentran nada menos que 20 puntos porcentuales por debajo de la media de los últimos 10 años para esta misma fecha. Además, la escasez de recursos hídricos ha empezado a hacer mella en provincias como Galicia, Castilla y León, Extremadura, Andalucía, Cataluña o Navarra.  

durante la primavera de 2022 llovió un 12% por encima de la media

«Más que a la falta de lluvias, esta situación se debe a un exceso de consumo, generado por el regadío, cuya superficie no para de crecer», denuncian desde Ecologistas en Acción. Y es que el regadío supone actualmente entre el 85% y el 93% del consumo total de agua en España, dependiendo de si se contabilizan los retornos. Estos datos, además, no contemplan el regadío ilegal, que es habitual en muchas zonas de España. Según las estimaciones, estos regadíos ilegales podrían llegar incluso a representar el 30% de los riegos en zonas de producción agrícola que se dedican en gran parte a la exportación. Los campos españoles están dejando sin agua a España, un país donde cada vez son más habituales las olas de calor con escasez de lluvias debido al cambio climático.

LOS ECOLOGISTAS DENUNCIAN EL DESPILFARRO DEL REGADÍO ANTE EL MINISTERIO DE TERESA RIBERA

Ecologistas en Acción ha decidido denunciar ante el ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico del Gobierno de España esta situación. Para el grupo ecologista se está fomentando un uso irresponsable del regadío por parte del ministerio de Agricultura y de algunas comunidades autónomas que están disparando el consumo neto de agua del regadío. «Ya se riega durante todo el año. Actualmente, en España, el agua se deriva al regadío tan pronto llega a los embalses, que cada vez funcionan menos como almacenes de agua y más como estaciones de transferencia de este recurso”, explica Santiago Martín Barajas, portavoz de la organización ecologista.

Teresa Ribera
Teresa Ribera (PSOE)

Prueba de ello se observa al comparar el nivel de los embalses situados en la Comunidad de Madrid con los del resto del país. En Madrid, los embalses se encuentran al 63%, nada menos que 23 puntos porcentuales por encima de la media de los embalses del conjunto del país. Ello es debido a que estos embalses, operados por el Canal de Isabel II, se dedican casi exclusivamente al abastecimiento urbano, sin derivar apenas nada de agua al regadío. Sin embargo, en provincias como Andalucía, donde la mayor parte del agua se destina al regadío, la situación es crítica. De este modo, los ecologistas demuestran que el despilfarro en el regadío está favoreciendo sobremanera la sequía en España.

“Ecologistas en Acción llevamos varios meses solicitando al ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico que restrinja el volumen de agua derivado a los regadíos, al menos hasta alcanzar unos niveles de agua almacenados más próximos a la media de los últimos años. Sin embargo, el ministerio ha hecho caso omiso a nuestras demandas y es, en buena medida, responsable de la situación en la que actualmente se encuentran nuestras cuencas hidrográficas. Una situación que en cierto modo está poniendo en riesgo el abastecimiento de cada vez más municipios. Por ello, volvemos a pedir al ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico que reduzca sustancialmente el riego en la mayor parte del país, y no lo vuelva a subir hasta que el nivel de los embalses se sitúe de nuevo dentro de la media de los últimos años”, zanja el portavoz de Ecologistas en Acción, Santiago Martín Barajas.