lunes, 5 diciembre 2022 21:46

Los equipos de extinción trabajan para apagar seis incendios de más de 20 hectáreas en Galicia

Los equipos de extinción trabajan para apagar seis incendios que afectan –cada uno de ellos– a más de 20 hectáreas este martes en Galicia –es la extensión a partir de la cual informa la Xunta–.

Dos de ellos se localizan en la provincia de Lugo –uno activo en Pantón desde las 22.39 horas de este lunes y otro estabilizado en Ribas de Sil– y los otros cuatro, en Ourense –estabilizados en Laza, Riós y Oímbra y controlado en Castrelo do Val–.

Según la información actualizada por la Consellería de Medio Rural a primera hora de este martes, un fuego iniciado en la parroquia de Frontón, en Pantón (Lugo), calcina ya más de 20 hectáreas. En Ribas de Sil, mientras, han ardido ya unas 40 hectáreas.

Por su parte, los incendios estabilizados en la provincia ourensana han arrasado 2.100 hectáreas estimadas en el caso de Laza –se unió con el de Chandrexa de Queixa–, 103 hectáreas el de Riós y 70 el de Oímbra. Ya ha sido controlado, tras quemar 175 hectáreas, el fuego de Castrelo do Val.

El lunes quedaron extinguidos varios fuegos en la provincia de Ourense: en O Irixo, en la parroquia de San Cosmede de Cusanca, donde ardieron unas 680 hectáreas; en Carballeda de Valdeorras, parroquia de Casio, con 440 hectáreas; en Boborás, parroquia Astureses, con 99,4 hectáreas calcinadas; en el municipio de A Gudiña, que se inició en Pentes, y que calcinó 76,5 hectáreas.

Sobre las 20,00 horas del pasado viernes, más de una semana después de que empezase en la parroquia de Cures, quedó extinguido el fuego de Boiro, en la comarca de O Barbanza (A Coruña). Las hectáreas arrasadas por este fuego forestal ascienden a 2.200, de las que 607 eran monte arbolado y las 1.593 restantes, raso.

El fuego de Boiro, que es el mayor de los registrados hasta ahora durante el mes de agosto en la comunidad gallega en lo que respecta a superficie afectada –aunque le sigue de cerca el de Laza–, provocó la activación de la alerta por proximidad a viviendas y desalojos, quemó el monte de A Curota y se extendió a los municipios de A Pobra do Caramiñal y Ribeira.

Entre los extinguidos en el mes de agosto se encuentran los de Verín (600 hectáreas), Caldas de Reis (450 hectáreas), Ponte Caldelas (380 hectáreas), A Mezquita (224 hectáreas) y Maceda (120 hectáreas).

Otro de los extinguidos más significativos fue el del municipio de Monfero (A Coruña), parroquia de Queixeiro, ya que puso en riesgo la reserva natural de las Fragas do Eume, si bien se apagó después de quemar solo 0,01 hectáreas de monte arbolado. También ardieron 0,21 hectáreas en Vilariño de Conso, con afectación al Parque Natural do Invernadeiro.

La lista de los ya extinguidos en agosto se completa con: As Pontes (dos fuegos de 109 y 60 hectáreas) Arbo (82 hectáreas), Calvos de Randín (50 hectáreas), Ponteareas (15,6 hectáreas), San Xoán de Río (8,2 hectáreas), Ames (6 hectáreas) y Vilariño de Conso (0,21 hectáreas).