jueves, 29 septiembre 2022 06:26

Un empresario español pone la alfombra roja al lavado de dinero en Venezuela con criptocajeros

La opacidad institucional de Venezuela ha hecho que la economía del país suramericano se haya convertido en una gran lavadora de dinero, en la cual se están utilizando las operaciones con criptomonedas para blanquear importantes cantidades de fondos provenientes de negocios no lícitos. Ante este panorama la compañía española Bit Base S.L ahora ha enfilado sus planes de expansión para invertir en país caribeño, a través de la apertura de una tienda para comprar y vender criptomonedas y la instalación de criptocajeros.

De acuerdo con publicaciones hechas en medios de comunicación locales, la compañía ha mantenido conversaciones con autoridades del régimen de Nicolás Maduro con la intención de comenzar a operar en Venezuela, pues lo consideran un mercado atractivo debido al marco regulatorio que la dictadura suramericana ha creado para las operaciones con criptoactivos, que van desde la Superintendencia de Criptoactivos de Venezuela y Actividades Conexas Venezolanas (SUPCACVEN), hasta un conjunto de decretos gubernamentales que le dan forma a las operaciones.

El organismo fue fundado en 2018 y está adscrito a la vicepresidencia de la república de ese país. Se encarga de regular las operaciones en Petro, que es la criptomoneda que creó régimen venezolano, y todas las demás criptomonedas con la que se realizan operaciones en Venezuela. Ese mismo año Maduro creó la Tesorería de Criptoactivos y con todo este escenario, el chavismo se ha blindado mediante el uso de criptomonedas para hacer sus negocios. Hay que destacas que en Venezuela regía un riguroso control de cambio desde 2003, que ha sido medianamente flexibilizado durante los últimos cinco años y que hay una dolarización de facto en el país, debido a la devaluación del bolívar, que es la moneda local.

Expertos en materia de seguridad aseguran que muchos de los funcionarios del régimen chavista sancionados por Estados Unidos y la Unión Europea han aprovechado las criptomonedas para lavar sus capitales, a través del pago de jugosas comisiones a intermediarios, haciendo transacciones que les permiten blanquear los fondos e introducirlos de nuevo al país, a través de estas personas, sin que se rastree el origen y el destino de esos recursos, burlando de esta manera las sanciones internacionales impuestas.

Tras la marca Bit Base aparecen los españoles Alex Fernández Fernández y Adriá Llorens Centella, como administrador único y administrador solidario, respectivamente. Esta empresa comenzó a operar en España el 30 de enero de 2018 y tras haber sido fundada con un capital de 3 mil euros, en 2020 tuvo un importen neto en las cifras del negocio de 14,3 millones de euros y una inversión en aprovisionamientos de 13 millones de euros, pero unos beneficios que apenas alcanzaron los 150 mil euros.

En Moncloa.com intentamos conversar con los portavoces de la compañía, a través de un correo electrónico y llamadas telefónicas, pero no obtuvimos respuesta. Un empleado de la compañía que atendió a la llamada en la sede de Madrid indicó que haría llegar el mensaje a los gerentes, pero al cierre de esta edición, no recibimos ninguna respuesta de vuelta.

Bit Base se vende como la empresa de criptomonedas más importante de España y cuenta con 97 cajeros ubicados en todo el país, lo que representa el 42% del total de los ATM que existen en la península. En su página web señalan que actualmente tienen tiendas operativas también en Portugal y que en América Latina el salto lo dieron con la apertura de una tienda en Uruguay que opera por lo menos desde hace un par de meses.

La compañía está a la espera de que la AENA (Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea) les dé la aprobación para instalar cuatro cajeros de criptomonedas en los terminales aéreos de Alicante – Elche, Ibiza y Palma de Mayorca, pero las aspiraciones de la empresa es definitivamente llegar a los aeropuertos de Madrid y de Barcelona, que son los principales terminales aéreos del país.

Resulta, cuando menos, curioso que una empresa de este tipo, que se ha expandido tan vertiginosamente en el país, tenga intenciones de hacer negocios con un régimen que ha sido reconocido mundialmente por las constantes violaciones de derechos humanos, vínculos con el narcotráfico, lavado de dinero, crisis económica, política y social, que ha obligado a casi 7 millones de venezolanos a huir del país.

¿Dónde están los dueños de las criptomonedas?

En un informe recientemente publicado por la Conferencia de la Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo, titulado: No todo lo que brilla es oro, el alto costo de dejar las criptomonedas sin regulación, se dice que Venezuela es el tercer país del mundo donde hay más propietarios de criptomonedas, con el 10.3% de la población con algún tipo de criptoactivo, lo que significa que hay aproximadamente 2.8 millones de personas con recursos en el mercado. El país suramericano aparece en este ranking solo por debajo de Ucrania y Rusia, dos países que se encuentran actualmente en medio de un conflicto bélico, que de acuerdo con el reporte de la ONU, el 12,7% de los ucranianos y 11,9% de los rusos tiene algún tipo de criptomoneda.