domingo, 25 septiembre 2022 07:53

Los policías de Málaga dedica su tiempo a montar controles de velocidad a las motos de agua

Los funcionarios de la Policía de Málaga tienen una nueva función, que no tiene a los habitantes de la provincia muy contentos. Para el verano les han encargado hacer controles de alcoholemia y de velocidad a las motos de agua y sus conductores, como si se tratase de una prioridad, cuando las comunidades están hartas de ser víctimas de diversos tipos de delitos.

La información fue compartida por la cuenta de twitter de @SocialDrive donde publicaron un video donde se aprecia a los funcionarios con los respectivos radares para controlar la velocidad con la que se desplazaban las motos de agua y con los dispositivos para verificar los niveles de alcohol de quienes las conducían.

Para los usuarios de las redes sociales, esta actividad desarrollada por los uniformados representa una pérdida de tiempo, pues muchos de los comentarios iban enfocados en la necesidad de que presten atención a otros hechos que requieren más control y vigilancia por parte de los cuerpos de seguridad.

Ente las quejas de los ciudadanos, señalaban que es necesario un control más estricto de las fronteras, pues aseguran que mientras los uniformados se empeñan en hacer controles innecesarios, por las costas de Málaga siguen llegando pateras llenas de inmigrantes africanos, sin que las autoridades sean más cuidadosas con esta manteria.

Por otro lado, aseguran que en varios puntos de la ciudad se han incrementado los hechos delictivos, por lo que piden más presencia policial para evitar que estas situaciones se repitan y que les permita a los ciudadanos sentirse más seguros en las calles, sobre todo en esta época donde hay más personas que llegan a la región a pasar el verano, pues denuncian que han aumentado los robos, los hurtos y las agresiones en las calles de la localidad.

De acuerdo con los denunciantes, el video publicado habría sido tomado a principio del mes de agosto, como parte de un operativo pionero que buscaba controlar las embarcaciones y motos de agua que merodeaban las zonas de los bañistas, pues al parecer habían recibido varias denuncias de excesos de velocidad en áreas donde había personas bañándose.

Para las personas resulta risible que se destinen recursos y funcionarios para este tipo de funciones, que a juicio de los habitantes de la región deberían ser actividades de la Guardia Civil, en todo caso.

En las imágenes difundidas a través de las redes sociales se ve una embarcación de la Guardia Civil custodiando la costa malagueña, pero también muestran a varios funcionarios de la policía local, que son quienes se encargan de hacer la vigilancia y el control a las personas que eran llamadas a orilla de playa, para que pudiesen verificar el nivel de alcohol, a través de los dispositivos que se usan normalmente en puntos de verificación en las vías. El operativo, supuestamente se desarrolló entre las 4:00 pm y las 7:00 pm en el litoral malagueño.

Para los malagueños esto es tan solo una estrategia de las autoridades locales para recaudar recursos a través de la imposición de multas, pues consideran un exceso controlar la velocidad a la que van las embarcaciones en las aguas del litoral. De acuerdo con la legislación local, la velocidad máxima para navegar dentro de las marinas y puertos es de 3 nudos, mientras que no existirían las limitaciones de velocidad en el resto de las áreas marítimas, más allá de los límites que establecen las bollas para que no haya incidentes entre bañistas y embarcaciones.

Quienes comentaban la información en las redes además advertían el empeño de los gobiernos locales y del Ejecutivo de prohibir todo lo que se les ocurre, haciendo referencia a las regulaciones impuestas desde La Moncloa, en relación con el Plan de Ahorro energético que obliga a mantener los aires acondicionados de los locales comerciales y las empresas en 27 grados, a pesar de las altas temperaturas que hay actualmente en el país, por la época de verano, todo a consecuencia del compromiso que asumió España con Bruselas de reducir en 7% el consumo del gas.

Los ciudadanos se quejan de los excesivos controles que han dejado el tema de la seguridad ciudadana de un lado, haciendo énfasis en aspectos que consideran que no son tan importantes como garantizar que disminuyan los índices delictivos, pues la percepción de la población es que durante el verano se han registrado más hechos delictivos, incluyendo el incremento en las denuncias de presuntos pinchazos ocurridos en centros nocturnos.

En Monlcoa.com intentamos obtener información oficial sobre este tipo de operativos, a través de un correo electrónico que fue enviado a Patricia García Fuentes, en el ayuntamiento de Málaga, pero hasta el cierre de esta edición no hemos obtenido ninguna respuesta de las autoridades malagueñas sobre el origen de estos operativos de control y sobre las competencias de la policía local en las áreas del mar de Málaga.