viernes, 7 octubre 2022 16:55

Los ángeles guardianes apagafuegos de nuestros montes

En el marco de uno de los más catastróficos veranos en lo que respecta a los incendios forestales,  se debe realizar una especial mención a la labor de los aviones anfibios CL-215T y CL-415 y el personal del 43 Grupo de Fuerzas Aéreas del Ejército del Aire y del Espacio.

En el Día Mundial de la Prevención de Incendios Forestales, que se celebró el pasado 18 de agosto,  se informó por parte del Ministerio de Defensa de España del gran aumento de  intervenciones realizadas por parte del 43 Grupo. Así, hasta dicha fecha los aviones anfibios, que no hidroaviones  como se les suele definir, ya que pueden tanto amerizar como aterrizar gracias a su fuselaje en forma de barco y su tren respectivamente, han participado en 132 incendios, frente a los 80 del total del pasado año, llegando a actuar en seis incendios a la vez, y sus compañeros de la Unidad Militar de Emergencias (UME) en ocho. Aunque el 43 Grupo forma parte del Ejército del Aire y del Espacio y  depende orgánicamente de su Mando Aéreo General (MAGEN),  a efectos operativos está bajo las órdenes de la referida UME. Para el resto de misiones, como por ejemplo las de Búsqueda y Salvamento o Search and Rescue (SAR), depende del Mando Aéreo de Combate (MACOM).

6 21 Moncloa
Imagen de la parte inferior del fuselaje de un CL-215T en la que se aprecia la forma de casco de un barco. (Foto Julio M. Gutiérrez)

Como suele ser habitual, el 43 Grupo despliega  su personal y sus aeronaves cuando se inicia en junio  la campaña de verano de extinción de incendios en seis destacamentos (Málaga, Talavera la Real (Badajoz), Matacán (Salamanca), Santiago de Compostela, Zaragoza y Pollensa en Mallorca),  además  de actuar en la zona centro desde su sede, la macro base de Torrejón (Madrid), donde también tiene su cuartel general y centro de mando la UME.

Coincidiendo con dicha efeméride, que aprovechó la ministra de Defensa para visitar las referidas instalaciones madrileñas del 43 Grupo,  su coronel Miguel Oliver detalló que: “Hasta el 15 de agosto han realizado 588 salidas de extinción, más del doble que en 2021 y, lo más importante para las tripulaciones, más de 2.000 horas de vuelo, casi el triple que en el mismo periodo del año anterior”. También señaló que ahora mismo, de los diez aviones de alarma con los que cuentan para la campaña antincendios, tres están operando en la extinción del incendio forestal en Castellón.

En total el 43 Grupo de Fuerzas Aéreas contaría, sobre el papel, con 14 veteranos Canadair CL-215T y su evolución Bombardier CL-415,  aunque actualmente la empresa heredera de estos extendidos anfibios es De Havilland Aircraft of Canada Limited o simplificado De Havilland Canada (DHC), con capacidad para cargar 6.000 libros de agua en 12 segundos.

Aunque hablamos sobre el papel, por que de los CL-215T actualmente en plantilla,  3 fueron entregados en 1979 y otros 2 en 1984 como CL-215 con motor a pistón y, aunque fueron reconvertidos a la versión T (propulsada por turbinas) a principios de los años 90, no dejan de acumular en torno a 40 años en sus células, y no estarían ya todos operativos. Tal situación hace imprescindible la renovación de estos anfibios por la más moderna versión del modelo, la denominada DHC-515 Firefighter, cuyo programa de construcción fue anunciado por la referida empresa canadiense, con sede en Calgary (Alberta),  el pasado 31 de marzo. Esta decisión, varias veces pospuesta, se tomaba tras firmar varias cartas de intención de compra con varios clientes europeos, entre los que podría estar España, para dotarse con los primeros 22 ejemplares de este avión apagafuegos, que empezarán previsiblemente a salir de fábrica a mediados de esta década.

1 1300 cl 515 yellow red water dump ver b flat 2 copia Moncloa
Imagen digital de como será el nuevo DHC-515 (Foto Vicking Air)

Respecto al personal, unas 150 personas, entre pilotos, mecánicos y personal de apoyo, componen actualmente esta indispensable Unidad, disponible 24/7 los 365 días del año, aunque los cinco meses de la campaña de Lucha contra los Incendios Forestales (LCIF), de junio a octubre, es la que les exige una “implicación al 100%, donde no hay permisos”, señaló dicho coronel jefe.

“Todo el mundo ve los aviones en vuelo, pero detrás hay mucho trabajo y personal, ‘los invisibles’ como ellos mismos se denominan”, ha manifestado el coronel Oliver, que ha remarcado el orgullo hacia una Unidad en la que “todos despliegan y todos hacen de todo”.

El 43 Grupo celebró su 50º aniversario en noviembre de 2021, un hito en la historia del Ejército del Aire y del Espacio y en la lucha contra los incendios forestales, que es su misión principal, siendo su lema ¡Apaga…y vámonos!

Estamos ante una Unidad muy consolidada, en la que están destinados nada menos que el 15% de los pilotos de transporte de la Institución,  que estaría al filo de las 200.000 horas de vuelo, la mayoría en misiones reales. Desde 2019, el Ejército del Aire y del Espacio ha incorporado dos aeronaves del 43 Grupo al Mecanismo de Protección Civil de la UE (RESCEU), lo que tiene como resultado la disposición permanente de dos aviones susceptibles de desplegar a la mayor brevedad donde la Unión Europea demande.