viernes, 30 septiembre 2022 12:31

Nada más español que los juegos de azar: su historia

#APUESTAS | Contenido para mayores de 18 años

Marc Fontbona cuenta en su libro «Historia del Juego en España» que la pasión por el juego ya se reportaba desde el año 218 A.C. en la Península Ibérica, no solo con dados sino con peleas de gallos y carreras de carruajes. En la Edad Media, ya funcionaban en la península ibérica salas de juego y tafulerías, principalmente de naipes, que se vieron en necesidad de aprobación regia para mantenerse a flote. Y, más recientemente, el Gobierno Español cimenta la regulación del juego a través de su Dirección General de Ordenación del Juego en 2012. 

 El juego de azar más viejo del mundo 

Existen instituciones culturales tan eminentes y esenciales cuyo origen se remonta al mismo inicio de la humanidad. Como ejemplo de esto, tenemos el dado, quizás uno de los primeros juegos en inventarse y, sin duda, el más longevo. Sus orígenes se remontan a hace miles de años cuando sus figurillas se hacían a partir de huesos de animales. En Irán se hallaron unas excavaciones datadas en el año 3000 A.C. que sacaron a la luz diversos utensilios y, entre ellos, un par de dados.   

En un momento, se llegó a teorizar que pertenecían más a rituales de magia que a juegos de azar. Esta no sería la primera vez: muchos otros juegos de azar como el Tarot y las damas chinas tienen un bagaje eminentemente esotérico, pues la línea entre suerte y destino es una que muchas culturas han explorado. Sea como sea, el hecho de que un elemento como este haya sido encontrado entre utensilios y herramientas de trabajo indica que incluso en la prehistoria, estos juegos eran cultura

En la España moderna, por otro lado, los juegos de azar sobreviven en el sincretismo eterno entre cultura y entretenimiento: puedes lograr que te lean las cartas fácilmente en una calle del casco antiguo de Sevilla como puedes encontrar sitios dedicados a analizar los mejores casinos de España como  casinobueno.com. Si algo nos ha enseñado la historia, es que las costumbres nunca mueren, sino que como los humanos sobreviven a través de la adaptación. 

De la Edad Media a la Revolución Industrial

En el siglo XIII, el rey Alfonso X el Sabio nos cuenta: “Dios quiso dar a los hombres toda clase de alegrías en la vida para que, disfrutando de ellas, lograsen soportar mejor las penas y trabajos que pudieren sobrevenirles.” En sus muchas reflexiones, este rey recopiló en sus escritos lo que la España cristiana aprendió del juego del ajedrez de la España musulmana y cómo logró su aceptación, siendo en esencia un aprendizaje de las destrezas y conocimiento que debía poseer un caballero desde la antigüedad clásica

Pero había otro tipo de juegos que no eran tan bien vistos, como es el caso de los naipesconocidos popularmente desde el siglo XIV. Se decía que este tipo de juegos fomentaban la blasfemia y la ruina de la familia, así como el desorden público y los enfrentamientos callejeros. Por este motivo, la Iglesia los condenó y persiguió a lo largo de su historia.  

Siglos después, con la venida de la Revolución Industrial, no mucho había cambiado en lo referente a su estatura moral. No obstante, es innegable que el efecto de las evoluciones tecnológicas de la Era Moderna en el surgimiento de juegos más atractivos y variados con los que pasar el tiempo libre es uno que sigue pasando hasta el día de hoy, como es el caso del poker en España. Juegos tan tradicionales como la tómbola de Marisol se cimentaron en este tiempo y la ruleta, que llegó a nosotros proveniente de Francia por 1870, vino también para quedarse, aun si curiosamente no fuese moneda de oro que gustase a todos. 

La llegada de los casinos online a España

En la historia moderna de España, ha habido períodos en los que las leyes del juego limitaban todas las formas de apuestas. A diferencia de hoy, que los casinos son legitimados por una regulación impulsada por el crecimiento inesperado de la industria y que el juego se ofrece desde el Estado, con un crédito destinado a la acción social, entrado el siglo XX mucho de su estatura social seguía siendo eminentemente oscurantista. 

En el año 1923 se prohibió el juego en territorio español y no se retomó hasta el fallecimiento de Francisco Franco, momento en que la sociedad española se apuró a enterrar los tapujos y prohibiciones de su era. Desde 1977 se trató el tema de la despenalización del juego, recogida en el Real Decreto 16/1977 y solo hasta nuestros tiempos este empezó a ver la luz como una industria en auge

En el año 2012, con la ley 13/2011 se reguló de manera más profunda todo lo referente a juego online, casinos, casas de apuestas y bonos que ofrecen los proveedores de servicios de juego online. Hoy en día, alrededor del 60% de la industria de juegos de azar está ocupado por casinos, el 40% corresponde a loterías públicas y deportes. Lo cierto es que el azar es una preocupación común y vigente para el día a día de los españoles. Pues, como lo demuestra su inmortal afición por los juegos, siempre existe la esperanza de que, con un buen golpe de suerte, nuestra vida de un giro hacia la fortuna.