miércoles, 28 septiembre 2022 14:05

El Banco Santander está desesperado por la cantidad de estafas a través del phishing

Dentro del Banco Santander no paran de llevarse las manos a la cabeza, debido al incremento en la cantidad de estafas cometidas a sus clientes, mediante la modalidad del phishing, pues las organizaciones delictivas dedicadas a ello han logrado vulnerar e imitar hasta el número de la plataforma de SMS que utiliza el banco para timar a los clientes para obtener los datos de sus cuentas y vaciarlas.

Esta situación se contrasta con lo publicado en el informe de criminalidad del Ministerio del Interior que reconoce el aumento en las estafas informáticas, advirtiendo que ha habido un incremento sostenido en esta modalidad delictiva durante los últimos años, y que ya representan el 13,4% del total de los delitos que se cometen en el país.

Mariana Moreno ha sido una de las víctimas. Hace un par de semanas recibió un SMS de un número que se identificaba como Banco Santander, donde le indicaban que su tarjeta de débito había sido bloqueada por seguridad y le solicitaban que ingresara a través de un enlace que la redirigía a una plataforma muy similar a la de aplicación móvil del banco y le pedía los datos de ingreso a la cuenta.

Tras varios intentos, la víctima comenzó a recibir notificaciones de los movimientos que estaban haciendo dentro de su cuenta, que al final fue saqueada y le dejaron 94 euros en total. Después de muchas idas a la policía y a la agencia bancaria para resolver la situación, los trabajadores del banco le reconocieron que la situación ya era crítica, debido a la cantidad de clientes que semanalmente eran víctimas de estas estafas informáticas.

El balance semestral del Ministerio del Interior indica que durante los últimos 12 meses procesaron 236.451 denuncias de víctimas que habían sido afectados por alguna estafa electrónica a través de sus dispositivos móviles, en forma de SMS o de correos electrónicos con enlaces maliciosos que roban los datos bancarios de las personas para obtener los fondos de las cuentas o el saldo de las tarjetas de débito o crédito. Esta cifra representa un incremento de 68,5% en comparación con el 2019 que es el año de referencia anterior a la pandemia ocasionada por la Covid-19, cuando las autoridades policiales procesaron por lo menos 140.354 denuncias por casos de delitos informáticos.

Los modus operandi de las organizaciones delictivas que se dedican a esto son múltiples, pero el objetivo siempre es el mismo, captar datos bancarios para vaciar las cuentas. La mayoría de las veces suelen utilizar el envío de SMS con enlaces fraudulentos que se encargan de robar la información de las víctimas cuando ingresan y por lo general se hacen pasar por los bancos, la compañía de correo, Amazon o compañías telefónicas, ofertas laborales, falsos concursos, por lo que las autoridades hacen un llamado a la ciudadanía a evitar caer en este tipo de estafas.

En la actualidad no solo los clientes del Banco de Venezuela ha sufrido este tipo de ataques. Muchos de los mensajes que están circulando a través de las redes también hablan de mensajes donde se hacen pasar por Unicaja, BBVA y por empresas como Mercadona y El Corte Inglés, sobre todo con ofertas engañosas de oportunidades laborales.

Durante años, expertos en materia de seguridad han alertado sobre este tipo de modalidad delictiva, que los delincuentes han ido perfeccionando con el avance de la tecnología y pese a las advertencias, las víctimas caen con mayor facilidad.

Es por ello que las instituciones financieras insisten a través de sus canales de comunicación que jamás pedirán información sobre los accesos a las cuenta o claves secretas, por lo que además advierten a los clientes que ante cualquier duda siempre deben comunicarse con la atención al cliente, antes de acceder a estos enlaces sospechosos o antes de introducir sus datos bancarios en cualquier página de internet.

En el caso de Moreno, ella ahora tendrá que esperar aproximadamente 90 días para que el banco haga un análisis sobre la incidencia y evalúe los movimientos que hicieron los delincuentes dentro de su cuenta bancaria, pues al final lograron hacer más de 10 movimientos y pagos a través de internet hasta que ella se percató de la situación y llamó para que fueran bloqueados los accesos a la cuenta y las tarjetas que fueron vulneradas.

Para el momento en que acudió a la policía para formular la denuncia le hicieron la advertencia de que jamás se deben aportar información a través de este tipo de enlaces, pero los funcionarios reconocieron que los delincuentes son cada vez más sofisticados en las formas en las que diseñan los mensajes para engañar a las personas y que por eso también se ha incrementado el número de víctimas, pues todo les hace pensar que, en efecto, podría tratarse de información solicitada por las instituciones bancarias en las que son clientes.