jueves, 6 octubre 2022 02:57

El marido-artista de Pilar Llop dispone del Ministerio de Justicia para colocar a su amigo

La ministra de Justicia, Pilar Llop, se ha hecho con un equipo de confianza para encarar la legislatura. Fuentes internas del ministerio de Justicia aseguran que tal es la confianza que tiene en su equipo que hasta sus altos cargos guardan una estrecha relación personal con sus familiares. Este es el caso de su jefe de gabinete, Rafael Pérez, que ha coincidido con el marido de la ministra en uno de los eventos por excelencia de Sevilla. Se trata de la Semana Santa donde inexplicablemente el jefe de gabinete de la ministra y su marido compartieron oficinas para tratar de garantizar la seguridad durante las procesiones de 2019. El marido de Pilar Llop, Javier Gómez Ramallo, lo hizo como Presidente del Colegio Oficial de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de Sevilla, y por su parte, el jefe de gabinete lo hizo como director del Centro de Coordinación Operativa (CECOP) de la Policía sevillana. Ambos coincidieron en dicha intervención que fue televisada dando cuenta de la estrecha relación que tienen.

image 57 edited Moncloa

Dos años más tarde de este encuentro en plena Semana Santa, Pilar Llop fue nombrada ministra tras ejercer como presidenta del Senado de España. Fue entonces cuando la asturiana tuvo que formar a su equipo y casualmente el amigo de su marido fue colocado como jefe de su gabinete. Pilar Llop decidió colocar como su director de gabinete a Rafael Pérez García que ya había ostentado otros cargos públicos en distintas instituciones. El sevillano ha sido director del Centro de Coordinación Operativa (CECOP) del Ayuntamiento de Sevilla desde 2006 hasta 2011 y director General de Seguridad y Emergencias del consistorio servillano desde 2011 hasta 2020.

Con esta trayectoria y los lazos con su marido, la recién nombrada ministra de Justicia decidió confiar en el amigo de su pareja para encabezar su gabinete. Le colocó en un puesto de suma responsabilidad que forma parte de los puestos más altos del organigrama del ministerio de Justicia. Fuentes internas consultadas por MONCLOA.com afean que el propio marido de la ministra coloque a su amigo en uno de los cargos con más responsabilidad dentro del ministerio.

Con esta trayectoria y los lazos con su marido, la recién nombrada ministra de Justicia decidió confiar en el amigo de su pareja para encabezar su gabinete

Estas mismas fuentes afean que, a pesar del feminismo de la ministra, su marido ha conseguido colocarle como jefe de gabinete a un afín suyo. Afín con el que no solo comparte ciudad natal, Sevilla, sino con quien también ha trabajado durante las festividades más importantes de la capital hispalense. Pero es que no es la primera vez que Rafael Pérez García obtiene un cargo público por su amistad con el matrimonio Gómez-Llop ya que cuando Pilar era la máxima responsable de la Cámara Alta ya la acompañaba como jefe de protocolo. Fue ahí cuando estrechó lazos con Pilar Llop quien decidió llevársele al ministerio de Justicia. Los amigos de su marido han sido premiados.

LA GESTIÓN DE RAFAEL PÉREZ COMO JEFE DE GABINETE DE PILAR LLOP

Aunque está obsesionado con dejar poco rastro en Internet, el jefe de gabinete de Pilar Llop es muy conocido en el ministerio. Es guardia civil y se ha hecho famoso en el ministerio de Justicia por algo es precisamente por la “vida cuartelaria” que ha impuesto a los asesores y colaboradores de la magistrada. Las órdenes de Rafael Pérez, jefe de gabinete de la titular de Justicia, son sencillas. Para ver a la ministra en una audiencia privada hay que pedir cita y esperar a que este alto cargo te dé el visto bueno, algo que se puede demorar semanas dado que Llop se ha “enclaustrado” en su despacho. Al mismo tiempo, Rafael Pérez también ha impuesto a todos los cargos intermedios del Ministerio de Justicia una vida cuartelaria que muchos creen que ha traído de su paso por Baeza. Sea como sea, el malestar con la ministra crece por minutos. Pero el conocer los orígenes del “enchufe” del jefe de gabinete de Llop con la ministra perturba aún más los ánimos en Justicia.

“Solo habla de violencia de género, si la sacas de ese tema, colapsa”, aseguran fuentes del Gobierno. Llop hace apariciones esporádicas, cortas y sin muchas preguntas de por medio. Esto se debe a que la ministra se ha convertido en un jarrón Ming que no se puede tocar hasta que arranque la campaña electoral de la Comunidad de Madrid, en las cuales será la candidata socialista, según fuentes del partido. Ser un jarrón Ming tiene sus consecuencias. Si se rompe antes de la venta, sería un drama para el PSOE. Por eso hay asesores que han tenido que asumir la responsabilidad de “custodios” de este jarrón llamado Llop. El principal guardián de la integridad de la imagen de la ministra es su jefe de gabinete. Y, según cuentan fuentes del propio ministerio, su técnica para que Llop no se rompa antes de las elecciones ha decidido aislarla tanto de la prensa como de los propios asesores.