viernes, 7 octubre 2022 07:44

Aragonés llama «ultraconservador» a Lesmes por decir que la desjudicialización puede significar impunidad

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonés, ha calificado hoy de «ultraconservador» al presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Carlos Lesmes, por cargar ayer contra la «desjudicialización» del procés al entender que puede significar impunidad. Estas afirmaciones, ha dicho el presidente catalán, le reafirman en su apuesta por la mesa de diálogo.

Lo ha dicho en declaraciones a los medios en una visita a las zonas afectadas por el granizo de la semana pasada en La Bisbal d’Empordà (Girona), después de que Lesmes criticara el acuerdo entre el Gobierno y la Generalitat para desjudicializar el conflicto porque cree que puede provocar una «huida de la ley». Aragonés ha criticado que estas declaraciones «demuestran que la cúpula judicial del Estado español está copada por sectores ultraconservadores que cargan contra un proceso de diálogo y negociación, que es lo que llevan a cabo las democracias maduras ante conflictos políticos».

El presidente catalán ha defendido que las palabras de Lesmes lo reafirman a seguir en la misma línea y a «no abandonar esta apuesta por forzar al Estado a una negociación» por la amnistía y el referéndum. «A cada resistencia, a cada dificultad que se haga desde sectores ultraconservadores del Estado español, nos reafirmamos en esta apuesta», y ha acusado a la cúpula judicial de España de ser alérgica a la democracia.

Al ser preguntado por si Lesmes debería dimitir, Aragonès ha contestado que debería haber dejado su cargo hace tiempo porque «está caducado con una anomalía judicial». Asimismo, ha apostado por trabajar para hacer avanzar el proceso de negociación con el Gobierno «más allá de fijar fechas o plazos concretos», y espera que en las próximas semanas hayan nuevos acuerdos tras los pactos de la mesa de diálogo del mes de julio.

CRÍTICAS DE JUNTS

Después de que el secretario general de Junts, Jordi Turull, y su predecesor Jordi Sànchez hayan reprochado a ERC no aceptar críticas al no asistir a la manifestación de la ANC por la Diada, el presidente ha sostenido que escucha siempre las demandas de la ciudadanía y que cada uno es libre de participar en los actos que considera. En este sentido, ha dicho que respeta todas las posiciones y que apoya a la gente que se manifieste este 11 de septiembre «en positivo a favor de la independencia».

Sobre la posible salida de Junts del Govern, Aragonès ha afirmado que los socios del Ejecutivo están llevando a cabo reuniones en los órganos de coordinación que tienen habitualmente y ha rechazado hacer declaraciones que se utilicen «en una dinámica de reproches que nunca favorece a ningún proyecto político». Además, ha defendido que ERC y Junts trabajen «para garantizar la máxima estabilidad» del Govern, especialmente en la situación económica y social actual, en la que cree que los gobiernos deben dar respuesta a las necesidades de la ciudadanía.