domingo, 25 septiembre 2022 05:07

El Gobierno da seis meses a Margarita Robles para que abandone el Ministerio de Defensa

Pedro Sánchez lo ha negado, pero estos movimientos son la mejor prueba de que algo pasa en La Moncloa y aunque quieran taparlo, la crisis de gobierno está la vista de todos y una de las principales afectada es la ministra de Defensa, Margarita Robles, a quien le han dado seis meses para que abandone su despacho, con la excusa de que podría ir como candidata a las elecciones municipales y autonómicas que se celebrarán el próximo año.

Robles se rebeló contra Sánchez y en medio de una entrevista que concedió a Antena 3, tras ser consultada sobre la posibilidad de ser la candidata del Partido Socialista Obrero de España (PSOE) fue enfática en responder y decir que no se veía ahí.

La ministra sabe que ella es una de las piezas que quieren mover dentro del Gobierno y su nombre aparece para encabezar las listas, lo que le daría un lapso de apenas seis mese para ello, por lo que ese sería el tiempo que le quede al frente del despacho de Defensa.

En la entrevista divagó sobre su gestión y sobre la labor que está llamada a prestar. Robles considera que, en este momento, debe prestar su vocación de servicio público en el Ministerio de Defensa junto a los hombres de las Fuerzas Armadas. “Para mi es un lujo estar en el Ministerio de Defensa”, ha dicho en la entrevista televisiva.

“Empecé muy joven como servicio público, porque me creía que la judicatura servía para cambiar las cosas. Ahora estoy en el Ministerio de Defensa, estoy absolutamente orgullosa de estar en este Ministerio y de compartir el proyecto de Sánchez”, ha comentado Robles, sabiendo que al final ella es un simple peón dentro del tablero del Gobierno y que si Pedro Sánchez .

La mejor excusa que consiguió Robles para justificar el por qué ella no debería salir del Ministerio de Defensa ha sido la invasión rusa a Ucrania. Ha asegurado que en este contexto, debe estar con los militares “para apoyarlos y decir a los ciudadanos españoles que se sientan orgullosos de España, que es un gran país”.

Mientras Robles aprovecha la tribuna de la entrevista para dejarle claro al jefe de Gobierno que ella no quiere salir y menos a ser candidata por Madrid, donde sabe que el PSOE no tiene la más mínima probabilidad de obtener una victoria, y menos en este momento en el que el Partido Popular se consolida como el partido que más adeptos tiene en todo el país.

La ministra sabe que ella es solo uno de los nombres, pero que esta posibilidad de su salida de Defensa es parte de los movimientos que ocurrirán dentro del Gobierno y que es casi un secreto a voces, porque aunque Sánchez ha tratado de vender al país que no hay ni habrá una crisis de Gobierno, los últimos acontecimientos señalan que la salida de algunos ministros se hará de esta manera, bajo excusas que se adaptarán según se vaya desarrollando la agenda política del país.

Robles aprovechó su intervención televisiva también para fijar posición sobre las ideas comunistas de la ministra Yolanda Díaz, que ha propuesto fijar el tope de los precios de alimentos básicos. La ministra de Defensa ha dicho que no es precisamente a la ministra de Trabajo hablar sobre estos temas y que Díaz lo ha hecho solo para quedar bien ante el país.

Hay que recordar que Yolanda Díaz en este momento está haciendo movimientos electorales, pues trata de aglutinar a su alrededor la simpatía de votantes para su plataforma SUMAR, que está en pleno proceso de formación.

Pero Díaz, a diferencia de Robles, ya tiene su tienda lista, por si a Sánchez le da por “mandarla” a alguna misión especial de cara a los comicios autonómicos y municipales, pues aunque dijo que ella y su organización no llegarían a esta cita electoral, la ministra de Trabajo está orquestando un plan que la lleve agrupar alrededor de su liderazgo a todo el electorado desencantado de Podemos.

De hecho, Díaz sabe que es una de las piezas del Gobierno que más influencia tiene, al punto que la gente de Podemos todavía la tiene como primera opción para que sea su candidata en las elecciones generales, a pesar de que la ministra les ha dejado claro que no los quiere ni cerca de Sumar.

Ante este panorama, Margarita Robles sabe no tiene mucho margen de acción, si Sánchez le insiste en que tendrá que ir como cabeza de lista para una derrota segura en Madrid. Esta será la muerte política de la ministra de Defensa y toda la responsabilidad recaerá sobre el presidente de Gobierno, a pesar de que en el PSOE tratarán de hacerle entrar en razón, de manera que se puedan escoger mejor los candidatos, aun cuando saben que Pedro Sánchez está obnubilado con el poder y que no se deja aconsejar de casi nadie.