sábado, 1 octubre 2022 14:22

Tropas de Montaña: tradición y modernidad, siempre al servicio de España

España es un país bastante montañoso, y tal condición geográfica ha sido tradicionalmente usada en su favor para hacer frente a los ejércitos invasores. Dicha tradición castrense la recoge hoy en día el Mando de Tropas de Montaña (MTM) del Ejército de Tierra (ET).

A primeros de este mes de septiembre la ministra de Defensa ha podido ver in situ cómo trabajan y se preparan parte de estos profesionales, dado que visitó a los pies de los Pirineos la ciudad de Jaca (Huesca), la sede del Regimiento de Infantería “Galicia”  64 de Cazadores de Montaña, además de la Escuela Militar de Montaña y Operaciones Especiales (EMMOE), fundamental para la formación de los profesionales del MTM.

A su llegada, la ministra fue recibida por el jefe del referido Regimiento “Galicia”, el  coronel Antonio Ortiz, que junto a su compañero del mismo rango, Juan Alonso, el director de la EMMOE, han expuesto a la ministra cómo es la formación de esta unidad de infantería, especializada y adiestrada para moverse y combatir en terrenos montañosos y zonas de frío extremo.

EtEHTAsXEAAKNej Moncloa
Las fuerzas del MTM realizan un continuo y duro entrenamiento, principalmente en los Pirineos. (Foto Ejército de Tierra)

“Aportamos unas capacidades especiales y únicas que nos permiten llevar a nuestra gente donde otros no llegan”, ha explicado el jefe del Regimiento, quien ha destacado la “exhaustiva preparación física, técnica y psicológica” de los Cazadores de Montaña, apta para múltiples escenarios.

El MTM y sus dos Regimientos nacen de la necesidad de disponer de unidades de combate en montaña que puedan adaptarse a desplegar en zonas de altitud elevada, con marcados desniveles, en las que se dan unas condiciones meteorológicas extremas y cambiantes y escasean las vías de comunicación. Su completa preparación permite a sus integrantes cargar con mochilas de 31 kilos y actuar de forma muy descentralizada y con gran iniciativa, y ser todos capaces de ejercer el liderazgo, dado el aislamiento del entorno en el que se trabaja. Se da la circunstancia de que es la unidad con la media de edad más joven del ET.

Aunque luchar en dicho entorno montañoso se hunde en la tradición de los combatientes españoles, como los que lucharon contra Napoleón I, el Ejército español no ha contado con tropas oficialmente designadas de montaña hasta su creación oficial el 31 de mayo de 1899, siguiendo las senda de fuerzas como los “Alpini” italianos creados en 1872 y la similar fuerza francesa,  embrión de los actuales “Chasseurs Alpins”, constituida en 1888.

El antecedente más directo del actual Mando español  fue la Brigada de Alta Montaña creada en 1966, siendo constituido el actual MTM el pasado 1 de febrero, tras una serie de vicisitudes organizativas que, de haberse consolidado, hubieran dejado en mínimos a las tropas de montaña del ET. Actualmente el MTM forma parte de la nueva División “San Marcial”, que además reúne otras unidades claves para la acción inmediata del ET, como son el Mando Operaciones Especiales (MOE), la Brigada “Almogávares” VI de Paracaidistas, las Fuerzas Aeromóviles del ET (FAMET) y el Regimiento de Operaciones de Información nº 1 (ROI 1).

ENMA HkWkAArwLV Moncloa
Un helicóptero CH-47D de las FAMET desplegando topas del MTM. (Foto Ejército de Tierra)

Actualmente el MTM, encabezado por  el general de brigada de Infantería Francisco Germán Martínez Lozano, tiene su Cuartel General en la ciudad de Pamplona. De él dependen: el citado Regimiento de Infantería “América” nº 66 de Cazadores de Montaña (RICZM) que tiene sede en Berrioplano (Navarra)  y el referido RICZM “Galicia” nº 64, que es uno de los más antiguos de España, ya que sus orígenes se remontan a 1534, y que es apodado como El Señor.

Aunque la EMMOE no pertenece al MTM, sino que depende de la Dirección de Enseñanza, Instrucción, Adiestramiento y Evaluación (DIENADE) del Mando de Adiestramiento y Doctrina (MADOC), es vital para su existencia, dado que forma a su personal. Fue fundada como Escuela Militar de Montaña mediante una orden del entonces Ministerio del Ejército de 1945, año en el que también se fundó la Compañía de Esquiadores Escaladores. Posteriormente en el emblemático año 1975 adquirió su nombre actual, con el propósito de adecuarla a los numerosos cursos que en ella se imparten.

Se trata de un centro de enseñanza de perfeccionamiento, asesor del mando en la especialización y mantenimiento técnico del personal, en el estudio y experimentación de los procedimientos de empleo de las unidades y de los medios tanto de montaña como de operaciones especiales.

Reconocido en 2020 como un Centro Docente Militar de Referencia, desde su creación la EMMOE ha desarrollado 77 cursos de montaña, en los que se han diplomado alrededor de 2.400 alumnos nacionales pertenecientes al ET, Guardia Civil, Guardia Real, Armada (Infantería de Marina) y Ejército del Aire, así como 70 alumnos extranjeros.  Asimismo, ha desarrollado 66 cursos de operaciones especiales en los que se han diplomado más de 2.000 alumnos.

En 1985 se creó el Grupo Militar de Alta Montaña, cuyo fin fue el fomento del prestigio y la presencia institucional del Ejército de Tierra mediante su participación en expediciones civiles y militares, tanto en España como en el exterior.