viernes, 7 octubre 2022 11:03

Alexandre de Palmas (Carrefour), el hazmerreír del sector de la distribución

Se llama Alexandre de Palmas. Y pasará a la historia por ser el primer director general de Carrefour en España que ha conseguido enemistarse con todos sus compañeros del sector al mismo tiempo que se ha convertido en el hazmerreír nacional. Alexandre de Palmas vio un filón gracias a una idea de la vicepresidenta del Gobierno Yolanda Díaz. Hasta el punto de que su equipo de comunicación vio con buenos ojos orquestar un encuentro grabado con la también ministra de Trabajo para ganar popularidad. La idea era poner un tope a los precios de algunos productos y así demostrar a los españoles que tanto el Gobierno como el propio Carrefour eran «sensibles» con su situación de vulnerabilidad. El problema es que no solo Alexandre de Palmas ha hecho el ridículo poniendo tope a unos productos propios que son más baratos en Dia; sino que también se han reído de Yolanda Díaz al subir el precio de los alimentos básicos mientras Alexandre de Palmas firmaba con la vicepresidenta esta peculiar colaboración.

Que Carrefour diga una cosa y haga la contraria no es nuevo. Mientras Alexandre de Palmas, recién afeitado, acudía al encuentro con la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, el equipo directivo de Carrefour España subía el precio de los tomates y de otros productos básicos. Mientras el director general de la empresa en España le decía a la ministra que establecería un tope a 30 productos, la cadena subía el porcentaje de muchos de los productos, algo que se demuestra con los mismos tickets de compra. Pero esto es algo que no sorprende a nadie, pues que Carrefour diga que va a hacer algo y luego haga justo lo contrario no es ninguna novedad para quienes conocen al equipo. Lo que sí ha sorprendido es que Alexandre de Palmas haya conseguido que las otras cadenas de distribución se pongan de acuerdo a la hora de criticar la actitud oportunista del flamante director de la marca.

Captura de pantalla 2022 09 09 a las 16.31.06 Moncloa

Es difícil encontrar una opinión positiva cuando se pregunta a otras cadenas de distribución sobre Alexandre de Palmas. El lanzar esta propuesta de 30 productos por 30 euros a la par que se reúne con la ministra de Trabajo para presumir de la buena sintonía que tiene con parte del Ejecutivo ha dejado en evidencia que el director de Carrefour en España ha ido por libre y no ha tratado el problema de la inflación con sus compañeros del sector. Alexandre de Palmas es el primer director general de una cadena de distribución que está mal visto por los suyos. Y razones no le faltan a los otros directivos.

Alexandre de Palmas es el primer director general de una cadena de distribución que está mal visto por los suyos

El anuncio de que Carrefour establecería un tope de precios a determinados productos es «tramposo». Son puros fuegos artificiales. Exactamente el mismo día que Alexandre de Palmas se daba la mano con Yolanda Díaz, la cadena ha subido los precios de muchos de sus productos básicos. Pero como decíamos, este artificio no es algo nuevo. La marca ha promocionado una cosa y hecho exactamente lo contrario en numerosas ocasiones. La «buena noticia» es que Alexandre de Palmas ha entendido y asimilado muy bien la histórica filosofía de Carrefour y la ha elevado a otro plano. Su predecesor era capaz de poner un cartel de que hay que ahorrar el gasto de energía innecesario en una nevera vacía o de colocar un contenedor de basura para reciclar dividido en tres partes que van a parar exactamente a la misma bolsa de basura. Pero Alexandre de Palmas se ha llevado, valga la redundancia, la palma al conseguir anunciar junto a la ministra de Trabajo un control de precios al más puro estilo bolivariano mientras subía el coste de sus productos básicos. ¡Y el mismo día!

Por pasar a los datos concretos, el arroz Carrefour ha subido un 14,7%, el arroz largo un 20%, el vaporizado un 23,5% y los tomates triturados subieron nada menos que un 75,9%. Poco más que añadir.

LA «ECOESQUIZOFRENIA» DE CARREFOUR

Dejaremos al margen de esta sección los «ofertones» de Carrefour en los que te anuncian el antes y el después. Aunque no sin dejar algunos pequeños ejemplos como introducción antes de entrar en la «ecoesquizofrenia» de Alexandre de Palmas. No es raro ver carteles de «Antes, 1€. Ahora, 1€». Pero los más divertidos son aquellos en los que directamente te ponen que la oferta es un coste más caro que la anterior. Aún así, quizá lo más grave es la campaña de greenwashing perpetua que se ve en los pasillos de los centros comerciales acompañadas de toneladas de plástico y derroche de energía.

Los aguacates quizá sean un buen ejemplo para ilustrar la ecoesquizofrenia de Carrefour. Aunque también los pepinos, las lechugas o las coliflores pueden ser testigo del abuso del plástico de la marca. Pero los anuncios de Carrefour en los que presume de no usar materiales nocivos para el medio ambiente pesan, y mucho, sobre sus clientes. Volviendo a la primera frase, Carrefour literalmente vende hasta los aguacates envueltos en plástico. Otro de los ejemplos más curiosos son las papeleras de reciclaje de Carrefour. Dos huecos para colocar envases u orgánico que van a parar exactamente a la misma bolsa.

Son muchas las fotos épicas que nos ha dejado Carrefour en su centro comercial. Las ofertas o el uso abusivo del plástico son algunos de los ejemplos, pero la procedencia de los alimentos también ha sido objeto de mofa. ¿Quién no recuerda escenas como la venta de judías?, que mientras que en la pequeña pizarrita figura que son productos de España, en la etiqueta asegura que viene de Marruecos. Aunque las hay más divertidas, como las naranjas que vienen de la Comunidad Valenciana acompañadas de un texto que pone que la verdad es que vienen de Sudáfrica. Sea como sea, Alexandre de Palmas ha asumido con total naturalidad ese espíritu de Carrefour.