sábado, 24 septiembre 2022 15:12

Patronal de limpieza exige voluntad política para cambiar Ley de desindexación y de contratos de sector público

La Asociación Profesional de Empresas de Limpieza (ASPEL) ha reclamado voluntad política al Gobierno para cambiar la Ley de desindexación y la Ley de contratos de sector público en el sector servicios (LCSP).

“El cambio de esta normativa permitiría ofrecer servicios de calidad durante toda la vigencia de los contratos”, ha manifestado el presidente de ASPEL, Juan Díez de los Ríos y miembro de la CEOE, tras las palabras del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, reclamando a las empresas “estar a la altura” y el anuncio de la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz de volver a subir el Salario Mínimo Interprofesional (SMI).

“Pedimos al Gobierno y, en especial a los Ministerios de Hacienda, cambios en su LCSP y al de Economía, reformar su Ley de Desindexación ayudados por Trabajo y por el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá. Es fundamental que todos ayuden y no recaiga todo el peso de los cambios que nos piden en costes en las empresas”, ha subrayado el presidente de Aspel.

“¿Que empresario asume firmar un contrato de limpieza para 5 años y en el primero o segundo año le cambian por Real Decreto del Gobierno los costes y tiene que estar obligado por ley a quedarse y asumir las pérdidas que esos cambios le producen hasta el final?”, se ha pronunciado Díez de los Ríos, quien ha insistido en que es necesario que se reforme la Ley de Desindexación para que no se desequilibren los contratos en ejecución por sueldos, IPC o SMI.

“No es tanto lo que afecta, solo que a un 20% de los contratos de limpieza en ejecución firmados nos dejen revisar precios, que son esenciales para la sociedad, como ya lo han permitido para las obras de construcción con el RD 3/22. El sector de la limpieza no se niega a subir salarios, pero pide que la administración ayude y así asumiría las mismas obligaciones que se nos exigen al sector privado”, ha señalado.

Al mismo tiempo, han denunciado que es “inasumible” para las empresas firmar contratos con prorrogas obligadas y sin revisar para los próximos cinco años y que, posteriormente, se incluyan cláusulas de revisión al IPC o las subidas salariales. Desde ASPEL, proponen, quitar las prórrogas obligatorias de los contratos públicos de limpieza y volver al acuerdo entre partes de nuevo en la LCSP.