viernes, 7 octubre 2022 10:28

Nicolás Maduro doblega al gobernador chavista que tiene aspiraciones presidenciales

El nombre de Rafael Lacava lleva meses sonando como una opción para ser el sustituto de Nicolás Maduro en Venezuela, pero el gobernador chavista se ha doblegado y anunció que sus aspiraciones presidenciales quedarán a un lado mientras que el «heredero» de Hugo Chávez esté en el poder.

Así lo confesó Lacava en una entrevista que le hicieron en una radio venezolana, tras ser consultado sobre el tema, porque tras haberse hecho público que en su más reciente viaje a España tuvo un acercamiento con miembros de la oposición exiliados en el país, a quienes les habría planteado la posibilidad de sumar apoyos para convertirse en la figura de la transición, debido a la aceptación que tiene dentro del chavismo y dentro de los ciudadanos que tampoco confían en los dirigentes de la oposición.

Al día siguiente de estas declaraciones, como si de marcar el territorio se tratase, Nicolás Maduro fue a parar al estado Carabobo, gobernado por Lacava, para hacer un acto político en el cual inauguró una plante de micro llenado de bombonas de gas doméstico, elaborada por la Corporación de Gas de Carabobo, para darle respuesta a las comunidades afectadas por la falta de gas.

Todo parece indicar que Maduro fue a marcar territorio y en las redes sociales de Lacava sus seguidores le dejaron claro que el recibimiento que hubo en el acto era por él y no por quien ahora tiene el poder absoluto en Venezuela, desde que falleció Hugo Chávez en marzo de 2013.

«El cariño era para usted, gobernador, no para Maduro», es uno de los primeros comentarios que se puede leer en el video que publicó Rafael Lacava en su perfil de Instagram, mientras que otros de sus seguidores le escribían: «Te amamos a ti, a Maduro ni su madre lo quiere».

Sin embargo, esta movida del más alto nivel del chavismo hasta el estado Carabobo, sumado a las declaraciones dadas por el propio Rafael Lacava a la emisora de radio, deja claro que dentro del chavismo no dejarán que surja ningún otro liderazgo que pueda opacar a Nicolás Maduro, quien el pasado lunes anunció que para 2025 se realizarán en el país suramericano unas mega elecciones en las que se elegirán a los gobernadores y alcaldes, y a los diputados de la Asamblea Nacional y advirtió a su electorado que había que prepararse para unas elecciones presidenciales que se celebrarán en 2024.

A lo interno, el chavismo trabaja en borrar cualquier recuerdo que evoque a la era de Hugo Chávez frente al poder y cualquier viso de la crisis en la que a estado sumida Venezuela durante las últimas dos décadas. La nueva estrategia del régimen, ideada por la vicepresidenta Delcy Rodríguez y su hermano y presidente de la Asamblea Nacional, Jorge Rodríguez, es vender la imagen de que el país está boyante, desde el punto de vista económico y que están «trabajando en la recuperación de la economía», que según ellos ha sido destruida a raíz de las sanciones que Estados Unidos y Europa impusieron contra los funcionarios del chavismo.

Lacava ha dejado ver que tiene ansias de poder y sabe que tiene suficiente aceptación dentro del chavismo, pues a pesar uno de los chavistas más radicales, se ha distanciado mucho de las fracasadas gestiones que han desempeñado en el país los demás gobernadores afectos al régimen, pues pese a que Carabobo tiene los mismos problemas estructurales que el resto de los estados de Venezuela, el gobernador de esa entidad vende pequeñas obras como si se tratase de grandes avances que generan una percepción más positiva de él.

Esto además aunado al carisma y su particular forma de venderse de cara a la población, como un hombre cuya imagen no está reñida con la idea de tener dinero y vivir muy bien, contraria a la que ha sido la propaganda chavista a lo largo de los últimos 22 años, donde han intentado venderle a todo el país un modelo socialista basado en la precariedad, la austeridad y la pobreza.

Sin embargo, para Rafael Lacava el mensaje de Nicolás Maduro ha quedado muy claro y ha decidido doblegarse, para dejar el terreno libre al dictador venezolano que pretende permanecer en el poder todo el tiempo que le sea posible, tal como lo pretendía hacer su predecesor, Hugo Chávez, que solo se apartó del cargo de presidente cuando supo que estaba al borde de la muerte y decidió viajar a Cuba para tratarse el cáncer que padecía.

En este momento, Rafael Lacava está ejerciendo su segundo periodo como gobernador del estado Carabobo, una de las regiones venezolanas que ha sido más afectada por la crisis económica, debido al cierre de la gran mayoría de las empresas privadas que durante la era de la democracia existieron en esta región del centro de Venezuela, que muchas se fueron a la quiebra y otras fueron expropiadas en la era de Hugo Chávez.