domingo, 25 septiembre 2022 07:12

Las fuerzas especiales del Ejército de Tierra español se dotan de un nuevo fusil de precisión alemán

El Mando de Operaciones Especiales(MOE) del Ejército de Tierra (ET) se acaban de dotar de un moderno  rifle de precisión, el Heckler & Koch G28, que reforzará la capacidad en este campo de sus células básicas de acción, que son los Equipos Operativos (EO).

El MOE, que fue creado en 1997, como heredero de los seis Grupos de Operaciones Especiales (GOE) formados a lo largo de los años ochenta del pasado siglo, además de la Bandera de Operaciones Especiales de la Legión (BOEL), ha tenido siempre en lo referente a su personal la máxima de calidad frente a cantidad. Aunque obviamente dicha calidad se ha de potenciar dotándose de los medios más modernos y eficaces del mercado, como es el caso del rifle semiautomático G28, que dispara el potente y versátil cartucho 7,62x51mm, que está estandarizado en el marco de la OTAN, lo que facilita mucho la inter-operatividad en el ámbito de la Alianza.   No deberíamos olvidar que el Gobierno de España aporta a menudo a la Fuerza de Respuesta Rápida de la OTAN o NATO Response Force (NRF), en concreto a su componente de fuerzas especiales, equipos del MOE, por lo que su adecuado equipamiento es además un compromiso internacional de España.

Un profesional del MOE apuntando su nuevo fusil G28 (Foto Julio M. Gutiérrez)

En total el Mando de Apoyo Logístico del Ejército (MALE) encargó la primavera de 2020 un lote de 27 fusiles G28 de la conocida y reputada firma germana Heckler & Koch (HK), que lleva años equipando a las Fuerzas Armadas (FAS) españolas, empezando por su fusil de asalto estándar, el HK G36. Aunque en un principio podría pensarse que se destinarían a los Equipos de Tiradores de Precisión Pesados y Ligeros, como armas de apoyo usadas por el observador o spotter, Moncloa.com pasó por la sede del MOE, sita en Rabasa (Alicante), para preguntar su rol.

Allí, los profesionales del MOE, en concreto de su Bandera de Operaciones Especiales “C.L. Maderal Oleaga” XIX, además de mostrarnos el nuevo fusil de precisión, nos explicaron que el concepto de uso del G28 es el de su empleo por los tiradores selectos que se encuadran en los referidos EOs. Esta definición se enmarcaría internacionalmente  en la categoría de tirador designado  o Designated Marksman Rifle (DMR), que llena el vacío entre los integrantes de los EO y los citados Equipos de Tiradores de Precisión Pesados y Ligeros. Estos últimos, en el caso del MOE, cuentan también con un buen material que va desde las pesadas pero devastadoras armas contra material norteamericanas Barrett M95 de 12,70 mm y los británicos  Accuracy International Arctic Warfare Magnum (AWM) de calibre .338 Lapua Magnum (que equivaldría a un calibre de 8,6×70 mm) y su “hermano menor”: el fusil Arctic Warfare (AW), que dispara el citado cartucho de 7,62×51.

Un tirador selecto del MOE buscando una posición idónea para disparar, como es preceptivo apoyado por un compañero. (Foto Julio M. Gutiérrez)

Volviendo al G28, se potencia mucho  la capacidad de los tiradores selectos con un arma de una gran precisión y mucho mayor alcance que los G36, dotados de ópticas de aumentos,  dado que el G28 es capaz de  acertar a blancos con una precisión de alrededor de 1,5 MOA (Minute of Angle) dentro de todo su alcance efectivo, que se precisa en la ficha del arma como de primer disparo a 600 metros y fuego de supresión contra blancos tamaño humano hasta 800 metros.

Los legionarios del BOEL XIX nos explicaron también que era un arma relativamente ligera, lo que favorece su traslado, ya sea mediante la típica correa, o en largos trayectos en la mochila mediante un adaptador, por lo que el combatiente puede también llevar su arma individual, el citado G36 o un subfusil. El arma pesa 3,8 kilos sin carga, y 6,8 armada con sus cargadores trasparentes de 20 proyectiles y los accesorios, como es la mira óptica también alemana Schmidt & Bender de 3-20X50 mm aumentos PMII Ultra Short,  que posibilita su empleo en puntería zonal o puntal.

También los profesionales del MOE nos explicaron que es una arma diseñada para un uso ambidiestro, y gracias a su culata plegable con carrillera ajustable se puede adaptar perfectamente a las características físicas de los diferentes tiradores. Igualmente destacan que en su rail M-LOK sito en el guardamanos se pueden colocar diferentes elementos, como un módulo de luz y láser. La pequeña estación meteorológica que contiene cada arma de fábrica facilita datos al tirador, y gracias a su bípode Harris se facilita el disparo en la posición de cuerpo a tierra.

Igualmente reúne los criterios de discreción, como el hecho de que los recibidos estén pintados en un color arena oscuro o Flat Dark Earth (FDE), tan adecuado para la cada vez más desértica España, y posibles escenarios de  actuación como el Sahel u Oriente Medio. Igualmente para las habituales acciones sorpresa que realizan los escurridizos miembros del MOE, el G28 cuenta con un supresor de sonido SRM6 de la firma OSS, como el que podemos ver fijado en la parte delantera del arma en las fotografías.