sábado, 24 septiembre 2022 17:35

El truco para descongelar la nevera en pocos minutos

El congelador es un electrodoméstico casi imprescindible en el hogar, especialmente en unos tiempos en los que el ritmo de vida nos obliga a ser previsores y acumular comida para evitar tener que ir a hacer compra con demasiada frecuencia. Gracias al congelador podemos conservar alimentos y platos preparados en tuppers durante muchos días. Sin embargo, a veces lo tenemos un poco olvidado, ya que no lo abrimos a diario. Mal hecho.

LA IMPORTANCIA DE DESCONGELAR UNA O DOS VECES AL AÑO

Para mantenerlo en perfecto estado y que enfríe perfectamente sin consumir energía de más, hay que brindarle ciertos cuidados. Como por ejemplo descongelar esa escarcha que se suele ir formando en las paredes. Es un proceso que da un poco de pereza, pero es importante marcarlo en el calendario y hacerlo al menos un par de veces al año para optimizar el rendimiento del aparato. Una vez descongelado, podemos aprovechar para hacer una limpieza a fondo. ¿No sabes por donde empezar?

descongelar

Hay varios trucos para descongelarlo, pero antes como funciona y cuánto tarda en descongelarse forma natural. Este electrodoméstico permite conservar los alimentos a temperaturas por debajo de los 0 °C, más o menos entre -3 °C y -4 °C. Si desconectamos el congelador, la temperatura sube rápidamente y comienza el proceso de descongelación.

Si el compartimento está lleno de alimentos congelados, la temperatura media se mantiene durante bastante tiempo, al menos 48 horas. Por eso lo ideal es que esté vacío, y así de paso aprovechamos para consumir ese paquete de acelgas congeladas que habíamos olvidado. Si el congelador está medio vacío, la temperatura la conserva durante unas 24 horas. Así pues, aún estando vacío el aparato, el proceso natural de descongelación puede llevar bastante tiempo, por eso solemos recurrir a distintos trucos para ir más rápido y poder tenerlo listo en unos minutos.

USAR AGUA CALIENTE

El truco más conocido y eficaz para descongelar la nevera y quitar cualquier rastro de hielo o escarcha, es usar agua caliente. Acelera muchísimo el proceso y es muy sencillo. Consiste en calentar una olla con agua, meterla en el congelador y dejar la puerta para que el vapor vaya actuando. El hielo empezará a derretirse mucho más rápidamente.

Eso sí, es importante colocar un trapo debajo de la olla o la cacerola para que el calor no sea tan directo y no se estropee la superficie del habitáculo. Si la capa de hielo es muy gruesa, posiblemente habrá que calentar el agua varias veces. De vez en cuando hay que ir recogiendo el agua derretida con un paño muy absorbente, para que no se desborde. Si queremos aprovechar para limpiar las paredes, podemos añadir al agua un poco de zumo de limón o de bicarbonato de sodio, que tienen propiedades desinfectantes. Así, en un solo gesto, conseguimos dos objetivos.

descongelar

SECADOR DE PELO PARA DESCONGELAR

Otro truco para acelerar el descongelado es utilizar el chorro de aire caliente del secador de pelo. Es bastante eficaz, pero hay que tener en cuenta algunas precauciones. En primer lugar, no conviene acercar demasiado el secador a las paredes y a las bobinas del secador, ya que el calor elevado aplicado de forma directa podría dañar el electrodoméstico. Además, hay que tener mucho cuidado de no tocar el hielo con el secador, para no ponerlo en contacto con el agua, porque podría ser muy peligroso.

ESPÁTULA CALIENTE

Usar una espátula también es un buen método para descongelar rápidamente, incluso sin necesidad de desconectar el aparato. Tiene que utilizarse con mucho cuidado para no dañar las paredes. La espátula tiene que ser de metal. Se calienta al fuego y con ella se rasca el hielo adherido a las paredes del congelador, para que se derrita en la base y se desprenda el bloque. Es un truco que funciona bien si la capa de hielo no es demasiado grande. Es recomendable usar guantes para realizar esta tarea.

ASPIRADORA

Si el hielo que se ha acumulado en el congelador no es muy grueso, el truco de la aspiradora también es cómodo y eficaz. Tiene que ser una aspiradora apta para sólidos y líquidos, y solo hay que pasarla por las zonas de escarcha, hasta que veamos que los hielos comienzan a ceder y desprenderse por la succión del aparato. Después podemos cambiar la función a succión de líquidos y aspirar el agua, o bien recoger manualmente los hielos y secar las partes derretidas con una bayeta absorbente.

DESCONGELACIÓN NATURAL

Si no tienes demasiada prisa o no quieres recurrir a ninguno de los trucos que hemos mencionado, se puede dejar que el congelador se descongele por si solo. Para ello hay que desconectar el aparato y dejar la puerta abierta para que suba la temperatura. Es el método más seguro, porque no hay ningún riesgo de que se pueda estropear el aparato, pero también el que requiere más tiempo. Hay que colocar dentro un recipiente para que vaya recogiendo el agua derretida. Una vez descongelado podemos aprovechar para limpiar todo el interior y desinfectarlo antes de volver a llenarlo con nuestros alimentos.