sábado, 1 octubre 2022 19:54

El PP saca artillería pesada contra Yolanda Díaz y su propuesta de regular los precios de los alimentos

A estas alturas del partido, la vicepresidenta segunda de Gobierno y ministra del Trabajo Yolanda Díaz quizá se esté replanteando la idea de haber sugerido que se debían poner topes de precios a los alimentos, pues su idea ha levantando bastante polvo entre los españoles y entre sus adversarios políticos que no hacen más que refrescarle la memoria de que estas alternativas ya han sido implementadas en regímenes comunistas como el venezolano o el cubano, y que han fracasado.

El Partido Popular no ha perdido el tiempo y ha aprovechado este desliz socialista de Díaz para sacar la artillería pesada y desempolvar videos del difunto dictador Hugo Chávez, de la época cuando anunciaba a los venezolanos que comenzarían a supervisar los precios de los alimentos y obligarían a los empresarios a bajarlos, para hacerlos más accesibles a la población, con el plus de la amenaza de que al empresario que no estuviese de acuerdo con la medida, le expropiarían la empresa para que fuera gestionada por los trabajadores.

En Venezuela lo que ocurrió fue que una vez que comenzaron a controlar los precios de los productos más básicos, se desató la escasez, pues las compañías dejaron de fabricarlos, porque les generaban pérdidas y fue la época en la que comenzó la debacle económica y alimentaria en el país caribeño.

Una de las fichas del PP que ha desempolvado este tipo de materiales fue la diputada Paloma Tejero Toledo, de la Asamblea de Madrid, portavoz de Medioambiente, Vivienda y Agricultura, quien utilizó su cuenta de Twitter para compartir el video de Chávez, con un llamado directo a Yolanda Díaz, a quien llama Yoli y la increpa a decir que la idea de ponerle un tope a los precios de los alimentos no es suya.

Por una parte está la ministra de Trabajo tratando de impulsar su liderazgo, con la estrategia de poner a sufrir al Gobierno de Pedro Sánchez y a sus ministro más light, que han salido al paso a criticar las últimas movidas socialistas de Díaz, mientras ella solo quiere atrapar votantes de la centro izquierda para su proyecto de SUMAR.

Desde lo más profundo del sanchismo han saltado las alarmas contra la medida de Yolanda Díaz; la ministra de Defensa, Margarita Robles ha sido la primera en salir al paso para recordarle a la líder de SUMAR que topar el precio de los alimentos no está dentro de sus competencias y que solo se trataba de una propuesta para congraciarse con la gente, porque a lo interno del Gobierno tienen más que claro que ella está en campaña, de cara a las elecciones generales del próximo año.

También levantó la mano el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, quien dijo que eso de fijar precios mínimos en bienes y productos no era «deseable» y también dejó muy claro que la propuesta lanzada por Yolanda Díaz es una invasión de competencias, a pesar de que muchos han intentado justificar la jugada de la ministra aduciendo que su despacho también gestiona la economía social.

Mientras el Gobierno analiza cómo salir del atolladero, de cara a las próximas elecciones autonómicas y municipales, Yolanda Díaz juega más a largo plazo, porque ella ya dejó claro que su pelea la dará más adelante, en las generales, y es por ello que tiene a Podemos rogando que les haga caso y vendiéndola como una posible candidata, capaz de medirse en las «grandes ligas» de España.

Desde lo más profundo del Partido Popular saben lo mal parados que están dentro del Gobierno y lo mal que le está yendo al PSOE y a Podemos en las encuestas, pues desde que llegó Alberto Núñez Feijoo a Génova, no hacen más que subir y posicionarse en la preferencia de los españoles, pero cualquier oportunidad es buena para hacer propaganda en contra del Gobierno y con esta última medida que busca impulsar Yolanda Díaz, que de momento solo ha sido bien recibida pro Carrefour, les ha dado material para refrescar que esto es más propio de los países socialistas tipo Venezuela y Cuba, que de países con un libre mercado como España.

Mucho le costará a Pedro Sánchez levantar la imagen de su Gobierno después de toda la polémica desatada tras la propuesta de Yolanda Díaz; de hecho, el presidente no ha dicho absolutamente nada al respecto, cuando es justamente su responsabilidad tratad de poner orden a lo interno y no permitir que cada uno de los ministros juegue como mejor le parezca, pues al final, todas estas decisiones políticas influyen directamente en el desarrollo de lo que resta de legislatura.

Díaz seguirá insistiendo en su propuesta, pero desde el Partido Popular tienen claro que este tipo de «resbalones» les da material para que comiencen a alimentar la campaña que se avecina, porque la meta es coronar a Núñez Feijoo en La Moncloa y sacar la mayor cantidad de votos en las municipales y las autonómicas.