miércoles, 28 septiembre 2022 14:25

Cayetana Álvarez de Toledo pasa de los actos del PP y coquetea con los de Arrimadas

El Partido Popular tiene un verso libre. Se trata de Cayetana Álvarez de Toledo y es una de las grandes ausentes en los actos que organiza la formación política por toda la geografía española. A pesar de ser diputada en el Congreso por el Partido Popular, Álvarez de Toledo no es de las habituales en los actos de agenda de su formación. Si bien el PP organiza actos a diario por toda España, Cayetana Álvarez de Toledo prefiere ir a otros eventos en los que comparte momentos con miembros de otras formaciones políticas. En los últimos meses, se ha podido ver como la diputada madrileña se ha acercado a altos cargos de Vox y a políticos de Ciudadanos que ostentan altos puestos institucionales. A tan solo un año vista de las elecciones, Cayetana Álvarez de Toledo prefiere coquetear con otras formaciones políticas antes que apoyar a la cúpula de su partido.

Cayetana Álvarez de Toledo se ha convertido en la diputada más díscola del Partido Popular. Sus desavenencias con la antigua presidencia del PP encabezada por Pablo Casado dinamitaron sus relaciones con Génova. Ejemplo de ello es que la parlamentaria nacional no asiste a los actos que la nueva dirección del partido, capitaneada por Alberto Núñez Feijoo, celebra por toda la geografía española. En las previsiones casi nunca aparece Cayetana Álvarez de Toledo, sin embargo, ya ni está ni se la espera.

Cayetana Álvarez de Toledo se ha convertido en la diputada más díscola del Partido Popular

Pero a pesar de no asistir a los actos del partido, Cayetana Álvarez de Toledo si acude a otras convocatorias políticas a las que van otros miembros de otras fuerzas políticas presentes en el hemiciclo. Este es el caso de la manifestación que se celebró el pasado domingo 18 de octubre en Barcelona para reivindicar la obligatoriedad de impartir un mínimo del 25% de las clases en castellano en los colegios catalanes. Esta marcha fue organizada por la plataforma Escuela de Todos que integran diferentes asociaciones constitucionalistas como S’ha acabat! o Societat Civil Catalana. A esta convocatoria se unieron Cayetana Álvarez de Toledo y otros líderes de Ciudadanos que también comparten ideología liberal y constitucionalista como la diputada del Partido Popular. Su sintonía es tal que el eurodiputado de Ciudadanos, José Ramón Bauzá, no dudo en compartir en sus redes sociales una fotografía juntos acompañados también por la presidenta de los naranjas Inés Arrimadas.

Sin embargo, este acercamiento podría no llegar a trascender a la hora de diseñar las listas puesto que Ciudadanos está viviendo sus horas más bajas. Mientras los sondeos internos auguran una victoria al Partido Popular, también dan escasos e incluso nulos escaños a los de Arrimadas. De este modo, Cayetana Álvarez de Toledo tendría que pensarse muy bien si unirse al proyecto de los naranjas arriesgándose a perder su condición de diputada. Mejor ser un verso libre que quedarse sin escaño.

CUCA GAMARRA QUIERE A CAYETANA ÁLVAREZ DE TOLEDO EN SU EQUIPO

A pesar de sus coqueteos con líderes de otras formaciones política, sorprendentemente Cayetana Álvarez de Toledo está muy bien posicionada en el Partido Popular. Nadie se esperaba el giro que ha dado Génova con respecto a la diputada Cayetana Álvarez de Toledo. No ha respetado nunca la disciplina de partido. Se ha enfrentado constantemente con la cúpula del PP y siempre ha seguido la agenda que más le convenía. A pesar de este currículum de sobra conocido por todos, Cuca Gamarra, la secretaria general del Partido Popular, ha abierto la puerta a darle de nuevo cargos de peso en la formación conservadora. Esta decisión ha generado un fuerte malestar en el PP dado que entienden que no se puede premiar la deslealtad de Cayetana con más protagonismo. La mayoría de los populares entendían que tendría que haberse montado un partido por su cuenta o debería haberse marchado a unas siglas que se adaptaran más a su discurso, pero Cayetana ha conseguido lo imposible.

Cayetana Álvarez de Toledo es de las pocas que se la ve entrar sola en los congresos. No tiene muchos amigos en el partido, más allá de sus asesores y la gente que depende de ella. Pero aún así y pese a no tener ningún tipo de lazo con Alberto Núñez Feijoo, la diputada tiene un tirón interno inexplicable que Cuca Gamarra quiere fagocitar y poner del lado del partido. Cayetana Álvarez de Toledo, de hecho, tiene poca afinidad con la forma de hacer política de Feijoo hasta el punto de que gente del Partido Popular asegura a MONCLOA.com que ha tildado al expresidente de la Xunta de ser un “segundo Rajoy” que seguirá, además, la doctrina de Pablo Casado.

Cuca Gamarra la quiere en su equipo porque entiende que Cayetana representa el ala dura del PP que tanta oposición interna hizo a Pablo Casado. El temor de que este ala aguirrista vaya a ponerse en pie de guerra contra el nuevo Partido Popular se ha extendido como la pólvora y la secretaria general del PP, Cuca Gamarra, entiende que es básico y fundamental llamar a filas a quienes mejor lo representan.