miércoles, 7 diciembre 2022 23:38

Los directores de periódicos vascos exigen el respeto a los derechos humanos del periodista Pablo González

Los directores de los periódicos vascos del Grupo Noticias, Grupo Vocento, Gara y Berria han hecho pública una carta, a iniciativa de la Asociación y el Colegio Vasco de Periodistas, en la que defienden los principios democráticos, los derechos humanos y exigen que, desde la presunción de inocencia, se apliquen en el caso del periodista vasco Pablo González.

Bajo la acusación de ser un espía ruso, González lleva más de seis meses encarcelado en Polonia, en prisión preventiva, incomunicado y sometido a un régimen carcelario «duro». Fue arrestado en febrero, cuando estaba trabajando como reportero en ese país, informando sobre el éxodo de la población ucraniana tras la invasión rusa. González es un experto en este terreno y sus trabajos periodísticos han sido publicados en diferentes medios de comunicación. «Hasta el momento, no se ha presentado ninguna prueba que justifique su detención y encarcelamiento», denuncian en su misiva.

«Pedimos a todas las instituciones implicadas que hagan un esfuerzo por su liberación y para garantizar que tenga un proceso judicial justo y transparente, con independencia del resultado. Asimismo, reiteramos la necesidad de que, en cualquier circunstancia o emergencia, se deje trabajar a los medios de comunicación y a los/as periodistas con libertad, seguridad y plena garantía de respeto a los derechos humanos. La guerra no puede ser excusa para cercenar la libertad de expresión y el derecho de la ciudadanía a la información», señalan los directivos de la prensa escrita vasca.

En este sentido, denuncian que las condiciones de vida que Pablo González padece en prisión son «inaceptables: sufre un régimen de incomunicación, no recibe correspondencia con normalidad, no se le permiten visitas familiares y tiene problemas para comunicarse con sus abogados». Según destacan, en este caso se están «vulnerado la libertad de prensa, el derecho a la defensa y los derechos más básicos de las personas detenidas que están recogidos en diferentes normas y tratados de la Unión Europea y de las Naciones Unidas».