martes, 29 noviembre 2022 04:54

Ione Belarra quiere dar más galones a Nacho Álvarez para que ocupe el espacio de Yolanda Díaz

La secretaria general de Podemos, Ione Belarra, ya empieza a preparar la formación morada para la guerra contra la vicepresidenta del Gobierno Yolanda Díaz. Aún hay dudas en algunas mentes pensantes de Podemos sobre si la líder de Sumar querrá ir en confluencia con los morados a las elecciones, pero lo cierto es que a medida que se alejan las posiciones entre Ione Belarra y Yolanda Díaz, la secretaria prepara el terreno y busca nuevas caras que puedan impulsar la marca. El que suena con más fuerza ahora es Nacho Álvarez, secretario de Estado de Derechos Sociales, un activo de Podemos que ha trabajado alejado de las cámaras, al menos en parte, y que ahora quieren elevar a la máxima categoría de cara a las elecciones. En Podemos insisten en que Álvarez podría ser un revulsivo si se le saca más ante las cámaras.

La idea de Ione Belarra es la de conquistar otras áreas de acción que Podemos ha dejado de lado. Irene Montero, ministra de Igualdad, ha copado todos los titulares de la formación con su feminismo, pero en Podemos impera la sensación de que han abandonado algunos nichos que son fundamentales para la izquierda. Fuentes de Podemos destacan que Nacho Álvarez tiene intención de ocupar la parte fiscal, en especial los impuestos de los ricos y otros clichés que Podemos quiere explotar para arrebatar a Yolanda Díaz el monopolio ideológico que ha ejercido desde que es vicepresidenta del Gobierno. De momento, desde la formación dejan claro que la forma de iniciar este proceso es la de pasear al secretario de Estado de Asuntos Sociales por los medios hasta que consiga la popularidad que necesita.

Nacho Álvarez siempre ha gozado de la confianza de Pablo Iglesias. De hecho, en calidad de secretario de economía de Podemos ha sido uno de los grandes firmantes del programa electoral que el partido ha presentado estos últimos años.

Yolanda Díaz ha perturbado los planes de Unidas Podemos. Lo que debía ser una transición sencilla, se ha convertido en un gran problema para Ione Belarra por el hecho de que la ministra de Trabajo haya renunciado al color morado y a presentarse a las elecciones con esas siglas. Desde que le ofrecieron la candidatura de Podemos, Yolanda ha mirado reticente a esa constante compra de polémicas por parte de Irene Montero y otros activos de la formación morada. El cambio de paradigma ha obligado a Ione a repescar dentro de su propia formación para ver qué caras y qué revulsivos presenta en las elecciones para intentar que Sumar no se convierta en la nueva conformación de izquierdas. Las opciones son complicadas: o dividir más a la izquierda o directamente desaparecer. Pero siempre les quedarán las elecciones municipales y autonómicas, a las que no se presenta Yolanda Díaz con su formación.

Nacho Álvarez es un buen perfil para ocupar ese área que hasta ahora ostentaba Yolanda Díaz. Los problemas fiscales de los españoles han pasado a un segundo plano desde que Podemos comprara discursos como el del feminismo con Irene Montero. Algunas fuentes del partido insisten en que la culpa de que Montero haya ocupado todos los titulares es de la prensa, no de la estrategia de Podemos, pero lo cierto es que sí que asumen que desde la formación tiene que recuperar el discurso económico que tanto preocupa a los españoles. Y más ahora, que con la inflación se ha convertido en una de las cuestiones políticas más abandonadas por Podemos.

la formación tiene que recuperar el discurso económico

De momento el plan es sobreexponerlo a los medios de comunicación para que coja visibilidad y así poder presentarle como un nuevo candidato. Lo cierto es que los perfiles de Podemos están muy deteriorados, según las valoraciones de los ministros que se deslizan de las empresas sociológicas. Es necesario para la formación morada un «lavado de cara» que traiga nuevos perfiles que ilusionen. Y más cuando en frente está una Yolanda Díaz que podría llevarse a la mayoría de conformaciones de izquierdas para las elecciones generales.

La idea es que Nacho Álvarez, además, ocupe ese espacio que ha fagocitado Yolanda Díaz. Salario de los trabajadores, impuestos revolucionarios a las grandes fortunas, impuesto de patrimonio y sucesiones, atacar las bajadas de tasas de las comunidades autónomas, recuperar ayudas sociales para los más desfavorecidos o directamente contemplar bajadas del IRPF para las rentas bajas (así como el IVA a algunos productos básicos) serán algunos de los nichos que formen la piedra angular que construya a su vez el discurso de Nacho Álvarez en Podemos. Y todo para ver si así recuperan fuerza en algunas áreas de acción que el equipo morado ha dejado de lado.