lunes, 5 diciembre 2022 09:14

Juzgan mañana por desobediencia grave al exdiputado de la CUP Antonio Baños

El Juzgado de lo Penal Número 30 de Madrid juzga mañana jueves, a las 13 horas, al exdiputado de la CUP en el Parlament de Cataluña Antonio Baños por un presunto delito de desobediencia grave a la autoridad por haberse negado a contestar a las preguntas de la acusación popular de Vox durante el juicio del procés, donde compareció como testigo en febrero de 2019.

El juicio tendrá lugar un día después de que la portavoz de la CUP en la Cámara catalana, Eulàlia Reguant, fuese juzgada por los mismos hechos pero ante el Tribunal Supremo, por su condición de aforada al ser diputada en el Parlament.

A diferencia de Reguant, para quien la Fiscalía ha pedido cuatro meses de prisión e inhabilitación, Baños se enfrenta a una petición de seis meses de cárcel. Fuentes fiscales consultadas han asegurado que lo más probable es que el fiscal rebaje la pena y la iguale a la de diputada de la CUP, Dicha modificación, sin embargo, no podrá hacerse hasta el final del juicio, cuando el Ministerio Público eleve a definitivas sus calificaciones provisionales.

Desde 2019, Baños ha defendido públicamente su decisión de no contestar a las preguntas de los de Santiago Abascal en el Supremo en aquella sesión del juicio del procés en la que, como testigo, estaba obligado a contestar a todas las preguntas que le hiciesen. Ha asegurado que fue un gesto «para marcar un límite y demostrar que el fascismo no puede entrar en ninguna institución, en la judicial tampoco».

MULTA ANTERIOR

Según el escrito de acusación de la Fiscalía de abril de 2021, ante la negativa de Baños a declarar, el presidente de aquel tribunal –el magistrado Manuel Marchena– le informó de que su presencia era en condición de testigo y que, por lo tanto, tenía que responder a todas las preguntas que se le formulasen, ya fuese por parte de las defensas o de las acusaciones.

Desde el Ministerio Público han subrayado que, pese al aviso, Baños reiteró su voluntad de negarse a contestar a las preguntas de Vox. Así las cosas, el propio Marchena optó por formular él mismo las preguntas de la acusación popular, pero el dirigente se negó, de nuevo, a responder. Aunque Baños luego dijo que sí accedía a contestar si era interrogado a través del tribunal, el tribunal dio por concluida la comparecencia.

Por estos hechos, se dictó un expediente sancionatorio y se impuso multa de 2.500 euros a Baños y a Reguant. Esta semana, la defensa de la ahora portavoz de la CUP en el Parlament ha defendido en el Supremo que no se puede condenar a Reguant por lo ocurrido durante el juicio del procés porque ya pagó una multa por ello.

Según ha explicado el abogado de la diputada, si se le condena se vulneraría el principio ‘non bis idem’, un derecho fundamental que establece que una persona no puede ser sancionada dos veces por los mismos hechos. La Fiscalía, sin embargo, ha desestimado los argumentos y ha defendido que corresponde la pena de prisión e inhabilitación por los hechos enjuiciados.