martes, 29 noviembre 2022 01:48

El PSOE intentar validar la guerra interna favoreciendo a su eslabón más débil

Tres tenores de las filas socialistas se están saliendo de las líneas marcadas por el Gobierno. Se trata de Emiliano García Page, Javier Lamban y Guillermo Fernández Vara. Estos tres políticos socialista no han dudado en criticar distintas directrices y medidas impuestas por el Gobierno. Y es que, esta insubordinación ha desatado en una guerra interna dentro de las filas de la formación. Por este motivo, desde Ferraz han decidido mover ficha y tomar medidas respecto al eslabón más débil de los tres que componen el grupo de insubordinados. Así, han decidido enviar a la ministra de Hacienda y Función Pública, María Jesús Montero, y a la portavoz del Gobierno y titular de Política Territorial, Isabel Rodríguez, un acto cuyo protagonista era el presidente de Extremadura. La misión de estas políticas era favorecer al líder regional y apoyarle y todo para tratar de sacarle del grupo de díscolos socialistas que en las últimas semanas no han dejado de criticar las directrices ha ido tomando el Gobierno y se han salido del carril impuesto por el grupo socialista.

En las últimas semanas, el PSOE se ha encontrado con un grupo de tres díscolos que se han salido de las líneas marcadas por la formación y el Gobierno. Esto está dividiendo el partido a nivel interno, ya que ha desatado toda una guerra interna dentro de las filas socialistas. Por este motivo, desde Ferraz han decidido mover ficha y validar la batalla favoreciendo uno de los eslabones más débiles de este grupo de insubordinados. Y es que, de los políticos regionales que componen el grupo de díscolos hay uno al que consideran la pieza más débil de esta cadena. A pesar de que los políticos regionales se saben fuertes, dado que son de los poco barones socialistas con capacidad para revalidar su cargo y mantenerse una legislatura más en el poder, hay que no está en la misma situación de peso. O, por lo menos, eso es lo que opinan desde las filas del PSOE, ya que han puesto el foco en él. Se trata de Guillermo Fernández Vara, el presidente de Extremadura.

gUILLERMO FERNÁNDEZ VARA ES EL ESLABÓN MÁS DÉBIL DE LOS TRES TENORES

En Ferraz tienen una misión para la ministra de Hacienda y Función Pública, María Jesús Montero, y la portavoz del Gobierno y ministra de Política Territorial, Isabel Rodríguez. Así, según aparece publicado en la página de la Moncloa, las dos políticas han asistido al desayuno informativo organizado por un medio español, que ofrece el presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, en The Westin Palace de Madrid. Su asistencia a este evento no algo casual, dado que tienen el objetivo de tratar de apoyar y favorecer al líder de Extremadura y todo para tratar de sacarle del grupo de los díscolos, de los tres tenores. Quieren volver a encarrilar a Guillermo Fernández Vara y quieren que vuelva a tomar la línea marcada por el Gobierno.

Sin embargo, hay dos políticos a los que dan por perdidos se trata de Emiliano García Page, el presidente de Castilla-La Mancha, y Javier Lamban, el líder aragonés. En particular, el dirigente manchego es el que ha adoptado la postura más crítica frente al Gobierno y no duda en hacerlo ver cuando una iniciativa no le gusta. Además, es un secreto a voces que Emiliano García Page no goza de la total confianza del presidente del Gobierno a pesar de ser uno de los pocos líderes autonómicos que podrían quedarle al Partido Socialista. A él se suma también Javier Lamban para cerrar el grupo de los tres tenores que se han salido de las líneas impuestas por el PSOE. Por este motivo, desde Ferraz han dado orden a las dos políticas para que se acerque al eslabón más débil del grupo de los díscolos. Y para el seno socialista, Guillermo Fernández Vara es la pieza más débil y por eso han decidido favorecerle. De esta forma, han validado la guerra interna que este grupo de díscolos han provocado dentro de las filas socialistas.

EL PSOE VIO QUE GUILLERMO FERNÁNDEZ VARA SE ESTABA ACERCANDO A EMILIANO GARCÍA PAGE Y HA TOMADO MEDIDAS

Entre los líderes autonómicos socialistas hay algunos que se salen del carril. Se tratan del presidente de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, y el de Castilla-La Mancha, Emiliano
García Page. Ambos han decidido salirse de ciertas líneas que han marcado desde el Gobierno central poniéndoles en el disparadero de Ferraz. El último en hacerlo ha sido el líder extremeño que ha apostado por continuar con la energía nuclear mientras la postura del Gobierno central es desmantelar este tipo de energía. La vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico del Gobierno de España, Teresa Ribera, ha reiterado en numerosas ocasiones su ‘no’ a las energías nucleares a pesar de que haya escépticos en su propio partido como el presidente de Extremadura, Guillermo Fernández Vara.