martes, 29 noviembre 2022 03:03

Tus impuestos pagan el chófer del marido de Teresa Ribera

Los chóferes de los altos cargos que componen el Gobierno de España se pagan con dinero público. Organismos como la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) no iban a ser menos y también han decidido poner vehículos oficiales a sus altos cargos entre los que se encuentra Mariano Bacigalupo, el marido de la ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico Teresa Ribera. Solo durante el próximo año, la CNMV se gastará 316.000 euros públicos para que sus trabajadores vayan en vehículo oficial. Y uno de estos trabajadores es casualmente Mariano Bacigalupo, marido de Teresa Ribera.

El Presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores, Rodrigo Buenaventura Canino, ha decidido dar luz verde a un contrato público para encontrar a una empresa que de servicio de conducción de los vehículos oficiales de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Gracias a una partida presupuestaria de 316.000,00 euros, los trabajadores de la CNMV podrán disfrutar de vehículos oficiales durante un año. Tal y como también ocurre en otras instituciones españolas, los altos cargos de la CNMV tendrán conductor privado para sus traslados.

Según han explicado en los pliegos contractuales, se prestarán tres servicios de conducción de los vehículos oficiales de la CNMV. Estos servicios serán de 60 horas semanales cada uno, de lunes a viernes no festivos, todos los meses del año, con horario pre-establecido de 8:00 a 20:00 horas. Además, uno de estos tres servicios se deberá realizar de forma conjunta con un servicio de escoltas que presta una empresa externa contratada por la CNMV, por lo que ese servicio requerirá la coordinación del conductor con el escolta asignado al mismo. Asimismo, podrán solicitarse servicios de conducción extraordinarios que se desarrollarán fuera de las horas semanales previstas y serán facturados con dinero extra.

podrán solicitarse servicios de conducción extraordinarios

Gracias a este contrato, los trabajadores de la Comisión Nacional del Mercado de Valores podrán desplazarse. Precisamente en este organismo encargado de supervisar los mercados de valores en España trabaja desde hace poco el marido de la ministra Teresa Ribera. Se trata de Mariano Bacigalupo y fue trasladado desde la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia de España (CNMC) a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) por presiones internas.

LA SALIDA DEL MARIDO DE TERESA RIBERA DE LA CNMC AUGURA «TIEMPOS DUROS» PARA LA MINISTRA

La ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, está al borde de la desaparición política, algo que ha quedado claro tras la salida de su pareja como consejero de la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC). Esta decisión, que han escudado asegurando que solo lo hacen para darle un puesto mejor en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), tiene mucho que ver con las continuas apariciones incómodas de Mariano Bacigalupo en asuntos de Estado. Que la vicepresidenta del Gobierno Teresa Ribera y su pareja montaron un lobby dentro del Gobierno para beneficiar sus intereses era vox populi en el Ejecutivo. Y ahora que le han apartado de la CNMC, todos en el Ejecutivo dan por hecho que se acerca el fin del reinado de Teresa Ribera. La fecha clave: principios de 2023.

El Gobierno llevaba meses incómodo con la presencia de Mariano Bacigalupo en la CNMC. En un principio, el presidente del Gobierno le pidió algún que otro favor que no fue solucionado de forma satisfactoria para el líder socialista. Pero con el paso del tiempo en Moncloa se dieron cuenta de que el tándem Bacigalupo-Ribera no era beneficioso para el Gobierno, sino para los intereses de estos dos dirigentes. La pareja llevaba meses utilizando su influencia interna para conseguir medrar a nivel interno. Incluso el propio Bacigalupo intercedió con las petroleras para que las críticas a la ministra se redujeran, pero una vez más, Bacigalupo no solucionó el problema de forma satisfactoria para nadie. Ahora, el Ejecutivo ha decidido apartarle con el mismísimo voto de la vicepresidenta.

La idea del Gobierno era la de amortiguar la salida de la pareja de la vicepresidenta dándole un cargo aparentemente igual que el anterior, el problema es que en la CNMV Bacigalupo no tiene tanta mano para ayudar a su pareja como la que tenía en la CNMC. El Consejo de Ministros aprobó este martes la salida de Mariano Bacigalupo de la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia para llevarle a un puesto prácticamente idéntico en la CNMV. La excusa del Gobierno ha sido la de que tiene una amplia experiencia jurídica que puede ayudar a desempeñar sus funciones en la nueva Comisión, cuando la realidad es que Moncloa se ha hartado de las injerencia de Bacigalupo en cuestiones de Estado por intereses personales.