sábado, 3 diciembre 2022 21:08

La experiencia que ofrece Álvaro Cuevas a sus lectores a través de su nueva novela, ‘Viajar por lugares increíbles que jamás hayan soñado’

Una gran cantidad de lectores se inclina por aquellas historias que les permiten recorrer mentalmente por lugares nunca antes vistos. Por eso, dentro de la literatura, el género de ciencia ficción es uno de los más leídos.

Sin embargo, Álvaro Cuevas decide ir más allá y agregar el género distópico dentro de la ciencia ficción, como una herramienta para impulsar la crítica social, necesaria para entender las crisis actuales que atraviesa el mundo. En mayo de 2022, el guionista y escritor español lanzó su novela Donde acaba todo, de la que revela más detalles en esta entrevista. 

¿De dónde nació la inspiración para crear Donde acaba todo?

«La idea inicial nació de una pregunta un poco rara mientras veía la película de Horizonte Final: ¿Y si el universo no fuese finito y las galaxias se replicaran continuamente? Esto me llevó a hacerme más preguntas que fueron enlazándose solas en mi cabeza: ¿Y si hubiese otra Tierra? ¿Habría otro yo en otra Tierra? ¿Y si la otra Tierra estuviera más avanzada que nosotros? ¿Y si nosotros encontrásemos la otra Tierra antes? ¿Seríamos amistosos con ellos? ¿Yo sería piadoso conmigo mismo?

De ahí fui prácticamente imaginándome cómo sería la historia de la humanidad hasta llegar a ese salto evolutivo en el que pudiéramos viajar rápidamente entre galaxias contiguas. Me tenías que ver con 17 años tratando de recoger ideas de lo que sucedería en un futuro. Me hizo gracia imaginarme que algunas cosas se cumplieran, pero no por brillantez, sino porque los seres humanos tropezamos con la misma piedra varias veces. Por supuesto, no traté de hacer un Nostradamus y dar fechas, sino exponer unos hechos que me vinieran bien para desarrollar la novela.

En el primer manuscrito que escribí, la historia se centraba en un único personaje: Atlas, una especie de alter ego mío en el que escupía todas las frustraciones que sentía en la adolescencia. Por supuesto, de mayor volví a leer la historia y me parecía que pecaba de falta de ritmo. Tenía que incluir muchas más tramas, un personaje femenino que fuera mi orgullo como escritor y enriquecer la historia principal con unos personajes grises e incluso un antagonista con tanta fuerza que fuera capaz de destruir el universo entero.»

¿Por qué escogiste el género distópico para escribir esta novela?

«Yo creo que un poco por frustración al ver películas de ciencia ficción que no terminaban de dar un paso más allá del happy ending y de evitar la crítica social que antes sí que hacían grandes autores como Orwell, Asimov o Huxley. Sé que es algo que funciona siempre y que el espectador o el lector lo que quiere es evadirse, disfrutar de una historia sencilla y que le hagan viajar por lugares increíbles que jamás hayan soñado. Pero pienso que eso está un poco trillado y que con todos los avances que estamos viviendo necesitamos un enfoque más realista y pesimista de la ciencia ficción. Ahondar en temas que ya están afectando a la sociedad y que grandes científicos están avisando que ocurrirán sucesos que cambiarán a la humanidad… tarde o temprano.

Con la ciencia ficción distópica podía poner un poco de lógica y de decir: ‘como no arreglemos esto, sucederán hechos que se nos escaparán de las manos, como guerras, pandemias o incluso la involución de todos nosotros’. Me he inspirado mucho en los avances tecnológicos de grandes corporaciones y en lo que creo que tendrá mucho sentido en unos años como el hackeo del genoma, la nanobiotecnología y otras cosas que me hicieron plantearme: ‘¿Hasta qué punto la evolución nos va a hacer parecer dioses?’ Si el genoma humano se alterase tanto que pudiese volar, tener más fuerza, más velocidad o incluso una inteligencia artificial que se adaptara a sus pensamientos… ‘¿Seguiríamos siendo humanos? ¿Cómo sería la convivencia entre estos seres?’. En la novela podrás ver que abro muchas preguntas que intento responder con lógica.

Mi parte favorita del libro es cuando los protagonistas viajan al planeta Tierra y descubren que no es como ellos se la imaginaban. Ven que ha sucedido una guerra brutal y que los supervivientes son niños y ancianos que han iniciado otra ‘guerra’ entre ellos. Porque el hilo conductor de la saga que quiero completar es el odio. De cómo es algo que se ha repetido miles de veces en nuestra historia, porque lo llevamos en el ADN y es algo que debemos quitar para, verdaderamente, evolucionar.»

¿Cómo describirías el proceso de escritura y reescritura de esta novela y por qué tomó alrededor de 13 años para su lanzamiento?

«Básicamente por cobardía y por falta de medios. Con 17 años uno no se atreve ni a enseñarlo a sus mejores amigos por el qué dirán, por si tu historia es mala con avaricia o por si tú como escritor dejas mucho que desear. Lo bueno es que conforme avanzaban los años, retomaba la novela y añadía cosas nuevas, le daba tridimensionalidad al personaje de Atlas y también yo iba cambiando la forma de expresarme. Estudié comunicación audiovisual y me especialicé en guion de cine y series, por eso acabé haciendo capítulos en los que prácticamente solo había diálogos.

En pandemia aproveché para escribir un tutorial de cómo escribir un guion de cine y descubrí la autopublicación de Amazon. No sabía que el mismo autor podía subir su material a Amazon y que ellos se encargasen de toda la logística. Por supuesto, como todo, tiene sus pros y sus contras, pero me dio ánimos para relanzar la historia de Donde acaba todo, por lo que durante un año me puse a reescribir seriamente y añadí nuevos capítulos. Decidí dividirlo en varios libros hasta lanzar el primero que ha sido recientemente: Donde acaba todo: el planeta perdido«.

¿Qué mensaje pretendes transmitir a los lectores en relación con el momento que atraviesa el mundo actualmente?

«Lo que me gustaría transmitir es que no nos convirtamos en esa sociedad estúpida que siempre imaginamos que seremos. Porque si te fijas, casi todas las grandes historias de ciencia ficción nos están avisando de todo lo malo que vamos a hacer y que no ponemos ningún remedio: crisis, pandemias, cambio climático. Sabemos que todo eso nos destruirá, pero a día de hoy dependemos de unos pocos para cambiar nuestro ‘destino’ y encima millones de personas ni se creen que esto nos esté afectando. Realmente, creo que la involución que comento en mi novela lleva ya un tiempo pasando: desde el auge de terraplanistas, antivacunas, personas que no creen que el cambio climático exista y otros que piensan que todo es una conspiración… Realmente nos merecemos lo que nos pasa en la novela de Donde acaba todo porque no ponemos remedio».

¿Qué puedes decirnos del protagonista de la historia?

«Le he transferido la mitad de mi alma de mi adolescencia. Todo el odio, la indignación y las cuestiones filosóficas que le llevan a odiar más a los seres que le rodean. Es un joven solitario, perdido, que creo que puede caer mal a los lectores, pero conforme avance la historia acabará entendiéndole perfectamente. También me gustaría mencionar al otro protagonista, ya que la trama se divide en la historia de Atlas y en la historia de Akrón, un lugarteniente de otra Tierra que debe investigar la vuelta de unos seres digitales que están amenazando al sistema. Una historia de thriller que alterna con la de Atlas para dar un poco de respiración a la profunda historia y crítica social que se muestra.»

¿Dónde se puede adquirir la novela?

«En Amazon. Puedes hacerte con la edición en tapa blanda, dura o en e-book

¿Se sabe ya cuándo va a llegar la segunda parte de la saga?

«La segunda parte está muy avanzada, pero no me quiero poner fechas falsas como hacen otros autores que juegan con la ilusión de los fans. Solo puedo decir que se llamará Donde acaba todo: La guerra de la luz y le voy a dar más protagonismo al antagonista de la primera parte. Un ser omnipresente que busca encontrar a toda costa el centro del universo para poder replicarse sin control.

Me gustaría que la sensación en el lector sea como si viese a Thanos en Infinity War y que deseara que cumpla su objetivo, porque acaba entendiéndolo. También veremos cómo Atlas poco a poco se va transformando en lo que sería un antagonista. Este libro será mucho más largo, no será una novela corta como el primero, y en el que voy a dar más presencia a personajes secundarios y que conectarán todas las tramas con el final de la segunda y la tercera novela».

Con su novela Donde acaba todo, el guionista y escritor Álvaro Cuevas pretende hacer una reflexión acerca de los errores que el ser humano repite permanentemente y que han provocado su involución. A través de la plataforma Amazon, las personas pueden adquirir el libro en versión Kindle o con tapa dura y disfrutar de la primera parte de una saga muy prometedora.

634091d40391d Moncloa