jueves, 8 diciembre 2022 04:16

Los simpatizantes de Vox demuestran el gran error de los «Aristogatos» con Macarena Olona

Macarena Olona se ha convertido en una de las mayores sorpresas políticas del último año. Y es que, tras su liderazgo de las listas de Vox por Andalucía y la mayoría absoluta de Juanma Moreno, la de Santiago Abascal decidía «desaparecer públicamente» por motivos de salud, para resurgir poco después con más fuerza que nunca. Fuerza que, sin embargo, no ha sido suficiente para convencer a los «Aristogatos» de Vox para mantenerla en el partido. Algo que, sin embargo, ha afectado más a la formación de Santiago Abascal, que al futuro político de Macarena Olona, tal y como demuestran las cifras de popularidad de dichos líderes.

Vox arrancaba en política hace unos años con una gran propuesta para todos los españoles: hacer una fuerte oposición contra los partidos de «centro» y, especialmente, contra las nuevas formaciones de izquierda, como es el caso de Podemos. Una promesa que parecía conquistar los votos de miles de españoles, que hacían que la formación de Santiago Abascal acabase teniendo representación parlamentaria poco después de su nacimiento.

Sin embargo, la polémica no ha abandonado nunca a la formación verde, especialmente, debido a algunos de sus contenidos, más conservadores. Unas críticas que parecen ir poco a poco haciendo mella en la formación de Santiago Abascal, que parece haberse quedado estancado en intención de voto, a pesar de que mantiene una presencia parlamentaria de la que no pueden disfrutar otras formaciones como Ciudadanos.

Tampoco la polémica parece haber dejado a la formación de manera interna. Especialmente, en los últimos meses, donde Macarena Olona ha sido la gran «señalada» de la formación. Más aún, desde que se postuló por Vox como la cabeza de lista por las elecciones autonómicas en Andalucía. Un «castigo» que está saliendo caro a la formación derechista.

VOX, PREOCUPADO POR LA FUERZA DE MACARENA OLONA

Clara era la tensión interna entre Macarena Olona y Javier Ortega Smith dentro de Vox. Una tensión que se potenciaba debido al espíritu «libre» de la política dentro de la formación, siempre fiel a sus principios, pero actuando como verso libre entre sus compañeros. Una tensión entre la política y el actual candidato de Vox al Ayuntamiento de Madrid que acababa provocando que Olona fuese la gran «elegida» para liderar las listas por Andalucía.

Una estratagema con la que el partido de Abascal no sólo ganaba una gran líder para las elecciones autonómicas, sino con la que también conseguían solventar, de algún modo, la tensión interna del partido en Madrid. Una solución que implicaba un claro «destierro» de Macarena Olona a tierras andaluzas, bajo la promesa andaluza.

Situación que acababa provocando la salida de la política de Macarena Olona, después de la mayoría absoluta conseguida por Juanma Moreno en Andalucía. Salida que se justificaba debido a razones de salud de la ex candidata, pero que dejaban un claro regusto agridulce en la formación. Algo que parecía solventarse con el regreso de Olona, más fuerte que nunca.

Sin embargo, pronto quedaba claro que Iván Espinosa de los Monteros, uno de los claros artífices de la salida de Olona, no iba a permitir su regreso a Vox. Un «cierre de puertas» que ha provocado que cada vez sean más las voces que auguran que Macarena Olona creará su propio partido más pronto que tarde. Una formación que, sin duda, supondrá un claro mazazo para el partido de Santiago Abascal.

LAS CIFRAS NO MIENTEN: LOS ARISTOGATOS NO PUEDEN CON OLONA

Y es que las cifras, tal y como ha podido saber este diario, no mienten. La fuerza política y social de la que goza actualmente Macarena Olona es difícilmente abatible por la «popularidad» de Santiago Abascal. Menos aún por el aprecio ciudadano hacia Iván Espinosa de los Monteros o el propio Ortega Smith.

Algo que queda más que demostrado en las gráficas de búsqueda. Cifras que muestran que, en los últimos meses, la fuerza de la ex candidata andaluza crece entre la población española, mientras los «aristogatos» parecen estar perdiendo «fuelle» en la ciudadanía. Números que marcan tendencia en Google, donde, a comienzos de mes, Macarena Olona marcaba una media de 23 búsquedas; muy por encima de las cifras que registraba Abascal (9), o Espinosa de los Monteros (3). Más desaparecido aún está Javier Ortega Smith, que parece haber pasado desapercibido en los últimos meses.

Cifras aún más relevantes durante el verano, cuando Olona superaba las cien búsquedas en tendencia. Resultados muy por encima de Abascal o Espinosa de los Monteros, que apenas rozaban las diez búsquedas de forma conjunta.

Tendencias que muestran el craso error que cometió Vox permitiendo la salida, por la puerta de atrás, de Macarena Olona de sus filas. Una salida que ha llevado a Santiago Abascal a «castigar» a Ortega Smith por haber «quemado» a Olona en Andalucía. Un destierro que no sólo ha provocado el resurgir de Macarena Olona en la política nacional, sino que también podría suponer el principio del fin del apoyo en las urnas a Vox, liderado ahora por unos «aristogatos» que no parecen convencer, ni dentro ni fuera de su propia formación.