jueves, 8 diciembre 2022 04:15

El Conseller de Interior catalán defiende que los Mossos tengan «orientación política»

El conseller de Interior, Joan Ignasi Elena, ha defendido que los Mossos d’Esquadra tengan «orientación política» y ha negado que haya inestabilidad en el cuerpo policial tras el cese del comisario jefe Josep Maria Estela, defendiendo que lo que le da estabilidad es el crecimiento.

Lo ha dicho durante su comparecencia –a petición propia– en la Comisión de Interior del Parlament para informar sobre el cese de Estela, que fue sustituido este mes de octubre por el número dos de la Jefatura de la policía catalana, el comisario Eduard Sallent.

«Es evidente que los cuerpos policiales tienen que tener una orientación política. Quien defienda lo contrario defiende que los cuerpos policiales actúen por libre y no respondan ante nadie», ha explicado.

Ha reafirmado que su relación con el comisario Estela es buena a nivel profesional y personal, y ha agradecido su trabajo durante estos meses, donde han trabajado juntos con los objetivos de modernización, rejuvenecimiento, feminización y proximidad de los agentes con la ciudadanía.

RELIEVE PARA SEGUIR AVANZANDO

Sin embargo, ha asegurado que esta decisión era necesaria: «Hacía falta un relieve para poder continuar avanzando. Las diferencias constatadas me han llevado a tomar esta decisión como responsabilidad que tengo como conseller, para poder garantizar sacar adelante las prioridades políticas que he definido», ha añadido.

Elena ha asegurado que, como conseller de Interior, ha venido a transformar las políticas públicas de seguridad y a mejorar la policía y el resto de cuerpos de seguridad y emergencias del país.

Ha manifestado que la dirección de los Mossos d’Esquadra no puede recaer en una sola persona, sino en un grupo de personas que se complementen entre ellas, con una «dirección coral» para que tomen las decisiones de común acuerdo.

«Las organizaciones piramidales son del pasado. Hemos iniciado un cambio de cultura organizativa, más adaptada a nuestros tiempos», ha sostenido, y ha reclamado confianza en la Jefatura y no poner en duda su honorabilidad y profesionalidad.

Otro de los motivos de cese de Estela ha sido el «ritmo de feminización del cuerpo de los Mossos», ya que, según ha dicho, compartían la necesidad de feminización del cuerpo, pero discrepaban sobre el ritmo.

Para acabar, ha asegurado que no habrá injerencias políticas en la operativa policial, y no permitirá que haya injerencias policiales en las decisiones que corresponden a la dimensión política: «Si me entero de que hay injerencias políticas, no lo voy a permitir».

GRUPOS PARLAMENTARIOS

Desde el PSC-Units, el diputado Ramon Espadaler ha lamentado que actualmente el cuerpo de los Mossos d’Esquadra esté «menos cohesionado gracias a su pésima actuación», y ha asegurado textualmente que no cuelan las razones del cese de Estela, mientras que la diputada Mercè Esteve (Junts) ha manifestado que desde que Elena es conseller todo son sorpresas y cambios, y ha sostenido que la feminización en el cuerpo no solamente se consigue con una comisaria jefa, en sus palabras.

«No nos convence su intervención», ha manifestado el diputado de Vox Sergio Macián, y ha asegurado que las decisiones de Elena están creando inestabilidad en los Mossos y le ha pedido literalmente que se deje de experimentos, de direcciones corales y de feminización, que lo que quieren son expertos; mientras que Xavier Pellicer (CUP) ha alegado que no cuelan las razones que ha dado sobre el cese y ha pedido transparencia absoluta desde la Conselleria.

El diputado de los comuns David Cid ha expresado literalmente que parece el día de la marmota, y ha asegurado que Elena decide cómo orientar el cuerpo, pero de lo que no tiene derecho es de desestabilizar el cuerpo policial; mientras que Matías Alonso de Cs ha dicho: «Esto va de control político absoluto del cuerpo y de hegemonía política».

Asimismo, la diputada Lorena Roldán (PP) ha sostenido que en nueve meses ha habido dos «purgas» y ha reiterado que Elena sigue utilizando a los Mossos d’Esquadra como una moneda de cambio, por lo que pide su dimisión; mientras que el diputado Chakir El Homrani (ERC) ha lamentado que se ponga en duda la profesionalidad de los mandos de Mossos porque cree que es injusto, y ha asegurado que la estabilidad es cumplir con la jubilación anticipada, trabajar con ayuntamientos y policías locales y llegar a 22.000 agentes de los Mossos d’Esquadra.