lunes, 5 diciembre 2022 22:23

Arrimadas, Villacís e Igea: los últimos mohicanos de Ciudadanos

La riada de bajas que sufre Ciudadanos en favor del Partido Popular ha dejado a la formación naranja al borde del abismo. Tanto es así que se ha visto obligada a nombrar como secretario de Organización a Carlos Pérez-Nievas, exconsejero del Gobierno de Navarra por un partido fuerista como la extinta CDN que fundó el expresidente autonómico Juan Cruz Alli. 

La desbandá es especialmente visible en Andalucía tras el nombramiento de Juan Marín como presidente del Consejo Económico y Social tras rechazar las ofertas de Ciudadanos para probar suerte como candidato a las municipales de Sevilla o su municipio, Sanlúcar de Barrameda.

Inés Arrimadas mira para otro lado y no ha tramitado siquiera un expediente a pesar de que ha aceptado un cargo designado por el Partido Popular con la excusa de que el puesto, supuestamente, no es político.

El presidente andaluz Juanma Moreno ha pasado de comerse los votos de Ciudadanos a tragarse al partido naranja a nivel orgánico: Rocío Blanco se ha mantenido como consejera de Empleo, Formación y Trabajo Autónomo; Rocío Ruiz, anterior Consejera de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación, ha sido designada como miembro del Consejo Audiovisual de Andalucía; y Marta Bosquet, expresidenta del Parlamento de Andalucía, ha sido nombrada presidenta del Instituto Andaluz de Investigación y Formación Agraria. 

ENFADO CON EL PP ANDALUZ

«Queremos saber si alguien ha pagado un puesto en el PP entregando los datos de nuestros afiliados en Andalucía». Así lo ha manifestado el diputado nacional de Ciudadanos, Guillermo Díaz, tras las informaciones publicadas en las que «el PP afirma tener el censo de afiliados de Ciudadanos en Andalucía».

Por ello, «nuestros servicios jurídicos ya están trabajando» en «todas las herramientas que tengamos al alcance» para «proteger los datos de nuestros afiliados”, ha señalado Díaz. «Es un hecho gravísimo que surge del interior del PP» y que «atenta de manera muy seria a la protección de datos, ha advertido el diputado malagueño, además de pedirle a los populares «que paren ya. Hay muchas formas de ganar elecciones sin corrupción, mayoría absoluta no significa poder absoluto».

PROBLEMAS EN LA CUNA DEL PARTIDO

Los problemas de Ciudadanos también surgen en su cuna: Luz Guilarte ha renunciado a encabezar las listas del Ayuntamiento de Barcelona en las próximas municipales después de haber sido descabalgada de la portavocía del partido por decisión de sus dos compañeros de grupo.

«Confío en que esta decisión facilite que la dirección pueda acordar y poner al frente de este reto municipalista un liderazgo ajeno a esta situación», afirma Guilarte. El nuevo portavoz es Francisco Sierra, que previsiblemente será expulsado de Ciudadanos por esta jugada. 

CIUDADANOS INTENTARÁ RECONECTARSE CON LA SOCIEDAD

«Tenemos que volver a reconectar con la sociedad, volver a ilusionar». Con estas palabras Inés Arrimadas intenta que el reseteo del partido conlleve, además de la renovación de algunos de sus compañeros en la cúpula, una renovación de ideas con las que mantener al menos la representación en el Congreso de los Diputados.

Para lograrlo resultarán clave los resultados en las próximas elecciones autonómicas tras las debacles que han sufrido en las de la Comunidad de Madrid y Andalucía, donde se han quedado sin representación, o en Cataluña, territorio en el que está en mínimos. 

VILLACÍS E IGEA, ACTIVOS DE CIUDADANOS

Dos de los principales activos de Ciudadanos son Begoña Villacís, que intentará mantenerse en el Ayuntamiento de Madrid en la próxima cita electoral, y Francisco Igea, que logró la machada de mantener la representación en Castilla y León.

Igea logró mantenerse como procurador en la provincia de Valladolid y ahora aparece en las quinielas como candidato en la capital castellano-leonesa, que está regida por el socialista Óscar Puente desde 2015.