martes, 6 diciembre 2022 00:32

Los barones del PP, muy pendientes de Isabel Díaz Ayuso: «¿Qué tiene para doblegar a Feijoo?»

En el Partido Popular empiezan a estar hartos del «peso» de Isabel Díaz Ayuso en la formación y de su capacidad para condicionar a Alberto Núñez Feijoo. Los barones populares no entienden qué tiene Ayuso para que haya llevado al presidente del PP a hacerle caso (otra vez) cuando todos en su mayoría piensan justo lo contrario. La renovación del Consejo General del Poder Judicial se ha bloqueado no por iniciativa de Génova, sino por la presión ejercida por Isabel Díaz Ayuso, tal y como aseguran fuentes solventes del entorno del presidente del partido. En la formación conservadora quieren renovar el CGPJ cuanto antes porque entienden que es su deber institucional. Al menos en su mayoría y como consecuencia de la dimisión de Lesmes. El problema es que Ayuso ha conseguido boicotearlo por la «enorme» presión que ejerció sobre el presidente popular.

Todo esto ha generado un enfado en el PP que no se veía desde que Pablo Casado no reaccionaba a las encuestas y mantenía la mano de Teodoro García Egea activa en todas las autonomías. «¿Qué tiene Ayuso para doblegar a Feijoo?», se pregunta más de uno en Génova después de lo ocurrido con el Consejo General del Poder Judicial. Parecía que todo estaba encarrilado hasta que Ayuso llamó de forma incesante al presidente de su partido para «exigirle» que no cediera a la renovación con la excusa de la reforma del delito de sedición. Estas constantes llamadas se han filtrado al resto del partido, pero no tanto el contenido. Hay quien entiende que Isabel Díaz Ayuso juega con ventaja porque tiene «algo» que ha llevado a Feijoo a doblegarse a su voluntad. Pero otros consideran que simplemente se trata de que el peso político de Ayuso abruma al líder del PP hasta el extremo de que no quiere generar otro enfrentamiento como el que acabó con la dimisión de su predecesor. En cualquier caso, el resto de barones no le quitan el ojo de encima a la presidenta de la Comunidad de Madrid.

Isabel Díaz Ayuso ha sido la principal precursora del descarrilamiento de las negociaciones para renovar el CGPJ. Ahora parece que se han retomado, pero eso no quita que los barones han visto que Ayuso le dice a Feijoo lo que tiene que hacer en cuestiones de primer nivel. Nadie acaba de entender qué tiene Ayuso para que Feijoo esté tan plegado a sus consideraciones. Algunos insisten, según fuentes de Génova, que es la larga mano del jefe de gabinete de la presidenta, Miguel Ángel Rodríguez, la que ha conseguido condicionar al presidente del PP. Otros en que el coqueteo de Ayuso con la mayoría absoluta aterra a un Feijoo que sabe que está muy lejos de conseguirla en el resto del país. Pero todo saben que hay algo más que no se cuenta en la relación entre Alberto Núñez Feijoo y la presidenta de la Comunidad de Madrid.

Fueron muchas las llamadas

Las fuentes del PP insisten en que no hay que olvidar que hay un pacto no escrito entre Feijoo y Ayuso que se «firmó» con la caída de Casado. Ayuso le prometió al presidente del PP que no se presentaría a las primarias con tal de que Feijoo convocara el congreso autonómico del PP de Madrid cuanto antes y con la condición de que no se metiera en la política que iniciara Ayuso en la capital. Hasta ahora, la presidenta de la Comunidad de Madrid ha hecho lo que ha querido y ha ganado el Ayuntamiento de Madrid, que llenará de «monchitos» en cuanto se celebren las elecciones de mayo de 2023, pero parece que quiere más: como puede ser condicionar la política interna del Partido Popular a nivel nacional. Todo esto está visto con mucho recelo por todos los barones del PP.

Fueron muchas las llamadas. Algo que no entienden en el PP porque consideran que Ayuso se ha tomado unas libertades con el presidente del partido que no le corresponden. Tanto es así que más de uno cree que Ayuso se permite esos lujos porque tiene la mayoría absoluta completamente «atada» y porque algunos sospechan que puede tener algún que otro documento más que comprometa al presidente. En cualquier caso, y pese a la campaña que ha hecho la presidenta de la Comunidad de Madrid en los medios de comunicación para negar que influyó fuertemente en Alberto Núñez Feijoo para bloquear de nuevo la renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), lo cierto es que el plan de Ayuso ha salido a rajatabla.