jueves, 8 diciembre 2022 03:37

Cazabombarderos, misiles antiaéreos y una moderna fragata blindan el sur de España

El Jefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD) pone de nuevo en marcha lo que define con el concepto de “el valor de lo conjunto” con el objetivo de  blindar el espacio aéreo del sur de España, movilizando unos 2.100 efectivos de los dos Ejércitos y la Armada  y sistemas de defensa antiaérea en el marco del ejercicio Eagle Eye 22-03.

La idea es poner un importante número de medios como son los cazabombarderos EF-18M del Ejército del Aire y del Espacio, los misiles y cañones antiaéreos del Ejército de Tierra (ET) y una de las fragatas de la Armada con la mayor capacidad en este campo, la “Blas de Lezo”, bajo un mando único.

Así entre los días 7 y 11 de noviembre se  ha activado el referido ejercicio Eagle Eye 22-03, que tiene el objetivo de poner de manifiesto la eficacia de la integración conjunta de los citados medios asignados a la defensa del espacio aéreo nacional de España de forma permanente. Así están trabajando juntos los 2.100 participantes y los referidos medios asignados al Mando Operativo Aeroespacial (MOA), que es el cerebro del Sistema de Defensa Aeroespacial (SDA), que está bajo control operativo del Mando de Operaciones (MOPS) que, con sede en Retamares (Madrid), depende a su vez del JEMAD.

El mayor aportador de medios y personal es el Ejército del Aire y del Espacio, que tiene  a  1.560 hombres y mujeres trabajando 24/7 (24 horas al día, las 7 jornadas de la semana) activados en favor del Eagle Eye 22-03. Su principal contribución en el campo de las aeronaves consiste en el envío de 6 de los cazabombarderos McDonnell Douglas (hoy Boeing) EF-18M del Ala 12, que se han desplegado desde su base aérea de Torrejón (Madrid) a la de Málaga, que a diario y de día y de noche realizan las misiones de defensa aérea que le asigna el MOA.

1 10 Moncloa
Uno EF-18M del Ejército del Aire y del Espacio. (Foto Julio M. Gutiérrez)

Dicha vigilancia y control aéreo, y los lanzamientos de misiones de interceptación o scramble contra las supuestas amenazas, el MOA los delega al denominado Grupo Norte de Mando y Control (GRUNOMAC), ubicado en la Base Aérea de Zaragoza. Para realizar este cometido, el GRUNOMAC empleará los datos proporcionados por los diferentes Escuadrones de Vigilancia (EVA) del Ejército del Aire y del Espacio, así como los distribuidos por los sensores y medios terrestres y navales, como es la fragata “Blas de Lezo”. Además, el Centro de Operaciones Aéreas (AOC) que depende del MOA, también participante en esta activación, constituye el puesto de mando para la misión de vigilancia y control del espacio aéreo de soberanía nacional y, cuando corresponde, la de policía del aire (air policing), defensa aérea y de misiles balísticos.

La aportación de la Armada se basa en la referida fragata, de 6.000 toneladas de desplazamiento y 146,72 metros de eslora (largo), que cuenta con uno de los más complejos medios antiaéreos del mundo, basado en su sistema de combate AEGIS, de la multinacional norteamericana Lockheed Martin que, con su alcance de unos 500 kilómetros, aporta una fundamental capacidad de detección de amenazas.

image 81 Moncloa
La fragata «Blas de Lezo», destaca el sistema Aegis, que le permite detectar aeronaves hasta a 500 Km. (Foro Armada)

La tercera pata la aporta el Ejército de Tierra (ET) que ha puesto a disposición del Eagle Eye 22-03 su denominada Unidad de Artillería Antiaérea (UDAA), constituida en base a diferentes unidades del Mando de Artillería Antiaérea (MAAA) y se encargará de complementar las capacidades del MOA mediante su integración en el SDA. Esta UDAA, denominada como  “Alhambra”, ha desplegado sus medios y los cerca de 300 artilleros asignados en diversos puntos de la provincia de Granada.

La UDAA “Alhambra” estará compuesta por el Grupo de Artillería Antiaérea (GAAA) I/71, que tiene sede en el madrileño barrio de Fuencarral, como Unidad Base Generadora y otras tres Unidades del MAAA.                                                                                                                                              Esta suma de fuerzas se articula en un núcleo de Mando y Control, el de Apoyo Logístico y el de Fuego.   Los dos primeros están constituidos por citado GAAA I/71, mientras que el Núcleo de Fuego dispondrá de tres unidad de tiro (UT) de misiles: Hawk (como los lanzadores entregados a Ucrania) del GAAA II/74 (El Copero-Sevilla), los NASAMS del GAAA II/73 (Cartagena) y GAAA I/94 (Las Palmas) y Mistral también del GAAA II/ 71; completa las capacidades del NUFU una UT de cañones Oerlikon 35/90 Skyguard del GAAA I/73.  Además, y encuadrada en el Núcleo de Mando y Control, la UDAA cuenta con el imprescindible apoyo de la Unidad de Transmisiones del MAAA (UTMAAA), que proporciona los medios humanos y materiales que garantizan la integración en el SDA, y dispone de todos los enlaces (voz y datos) que permiten al Jefe de la UDAA ejercer el oportuno Mando y Control de su unidad.