jueves, 8 diciembre 2022 02:59

Durão Barroso: «No queremos un conflicto directo entre la OTAN y Rusia, pero hay una agresión»

Entre los más de 300 invitados se ha escuchado en más de una ocasión una afirmación que sacaba una sonrisa de quien fue primer ministro de Portugal y presidente de la Comisión Europea. «España y Portugal deberían ser un país con capital en Lisboa». Este ilustre invitado en los Premios Merca2 2022 se ha convertido en una de las estrellas de la noche al recibir el premio por los vínculos transatlánticos. José Manuel Durão Barroso ha respondido a varias preguntas relacionadas con la actualidad. Desde la guerra de Ucrania hasta la crisis energética. Su mensaje es optimista. Y mientras ha agradecido recibir este premio tras años fuera de la política, no se ha mordido la lengua a la hora de opinar sobre el desafío que atraviesa la Unión Europea. Pero el resumen es simple: de esto saldremos más fuertes.

Para Durão Barroso, los vínculos atlánticos están más reforzados que nunca. El que fue presidente de Portugal fue uno de los primeros en apostar por consolidar los vínculos entre Estados Unidos y los países miembros. «Nos necesitamos», ha asegurado en la gala de los Premios Merca2 2022. También cuando el alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida, le ha entregado el premio ha hecho referencia a esta necesidad de reforzar los lazos de la alianza atlántica. Pero en la entrevista se ha dejado llevar un poco más hasta el punto de recordar tímidamente esa foto de las Azores que reunió al expresidente de España José María Aznar con el expresidente de EE UU George Bush y el expresidente de Reino Unido Toni Blair. Para el expresidente de la Comisión Europea, los lazos atlánticos se han reforzado más ahora que nunca por la grave crisis que atraviesa el continente a cuenta de Ucrania.

Al menos, Durão Barroso cree que los países miembros (y pese a la salida de Reino Unido) están trabajando al unísono. La guerra de Ucrania ha puesto en relieve la necesidad de los países miembros de trabajar juntos y Durão Barroso entiende que al menos hemos sabido responder con proporcionalidad al conflicto. Sobre si Ucrania debe entrar o no en la UE, el expresidente de Portugal lo tiene claro: siempre y cuando cumpla las condiciones que se le requieren. «Hay muchos otros países que han solicitado entrar en la UE y aún están pendientes de una resolución», ha detallado el exprimer ministro de Portugal. 

Sin embargo, y pese a que Durão Barroso ha destacado que se siente totalmente solidario con Ucrania después de que haya sufrido un ataque tan despiadado como el de Vladimir Putin, el expresidente de la Comisión Europea cree que la ayuda que se le ha dado y se le está dando a Ucrania es completamente proporcional. «¿Imaginas un conflicto abierto entre la OTAN y Rusia?», se ha preguntado el mandatario portugués. Todo proporcionado, incluida la ayuda que España le ha dado al país agredido.

«¿Imaginas un conflicto abierto entre la OTAN y Rusia?»

La única noticia con cierto balance positivo, salvando las distancias, es que para Durão Barroso este conflicto ha dejado claro y en relieve que es necesaria una alianza más fuerte entre los países europeos. A la pregunta de si este conflicto ha debilitado o fortalecido los lazos de la UE, Barroso lo tiene claro: los ha fortalecido considerablemente. El expresidente de Portugal ha hecho gala de su europeísmo y ha aclarado en más de una ocasión que desde los años 2000 siempre ha sido un gran defensor de hacer más fuerte la alianza atlántica. Ahora considera, casi 20 años después de la foto de las Azores, que esa alianza es más necesaria que nunca.

Por último, Durão Barroso también ha dado su opinión sobre la crisis económica en forma de inflación que atraviesa el país. Para el presidente, era completamente de esperar todo lo ocurrido con los tipos de interés, que han subido considerablemente para controlar los precios desbocados. El expresidente de la Comisión Europea ha considerado que las reacciones que ha habido por parte del Banco Central Europeo son completamente normales y lógicas, pese a que no ha querido entrar en asuntos internos del país. Aun así, ha discrepado sobre cómo se ha abordado la crisis por parte de algunos países, pero sin querer mojarse más de la cuenta. Entretanto, sí que ha recibido un baño de masas al recibir el premio por ser un «amigo de España» y por su labor al frente de Portugal y de Europa.