jueves, 8 diciembre 2022 19:30

Enrique Ruíz Escudero ha decidido cumplir con el mandato de la sanidad universal y atender a migrantes con VIH

La Secretaría de Sanidad de la Comunidad de Madrid ha decidido cumplir con el mandato de la sanidad universal y ordenar a todos los centros de salud que se les brinde atención médica a los migrantes que estén en situación irregular y necesiten tratamientos para enfermedades como el VIH, así como a las mujeres embarazadas que se encuentren en la misma situación migratoria.

Esta decisión fue tomada a consecuencia de las protestas que han protagonizado los miembros de varias organizaciones no gubernamentales dedicadas a la atención de migrantes y pacientes que padecen VIH y que llevaban meses denunciando la situación y responsabilizando a Enrique Ruíz Escudero, consejero de Sanidad, de negarles el acceso a la salud, solicitando requisitos que en muchos de los casos les era prácticamente cumplir, como el hecho de que debían tener por lo menos 90 días empadronados en la Comunidad de Madrid, así como una situación migratoria regular, sin tomar en cuenta las dificultades que desde el Gobierno han puesto durante el último año a todas las personas que llegan al país con la intención de solicitar protección internacional.

De acuerdo con la información suministrada por la organización Acción Triángulo, esto sería una buena noticia para muchos de los migrantes que son pacientes de VIH, que desde hace meses estaban luchando para recibir la atención médica necesaria pues en muchos de los casos les habían suspendido el tratamiento y en otros se negaban a dárselo, por no tener estatus migratorio todavía en el país.

De acuerdo con el documento que recibieron en las gerencias y servicios de admisión de los hospitales públicos de Madrid, la orden es establecer un procedimiento provisional para darle acceso al sistema sanitario público de la Comunidad de Madrid a personas que carezcan de documentos de asistencia sanitaria.

La orden, de acuerdo con el documento, incluye a mujeres embarazadas y a personas afectadas por enfermedades transmisibles que supongan un riesgo para la salud pública, como el VIH, la tuberculosis, enfermedades de transmisión sexual o cualquier enfermedad de declaración obligatoria, en el marco de la vigilancia, control y seguimiento de la alerta sanitaria.

Todas las personas migrantes, cuya situación en el país sea irregular, y que requieran algún tipo de atención médica por embarazo o por cualquiera de estas enfermedades antes enumeradas, tendrán que acceder a los hospitales públicos de la Comunidad de Madrid a través de los servicios de urgencias y además deberán tramitar el Documento de Asistencia Sanitaria para Extranjeros (DASE).

Durante los últimos meses han habido por los menos tres protestas frente a la Secretaría de Sanidad de la Comunidad de Madrid, pues los miembros de diversas organizaciones exigían en Enrique Ruíz Escudero que cumpliera con el mandato de garantizar la sanidad universal de la que tanto hablan las autoridades de la Comunidad de Madrid, pero que la estaban limitando a personas que ya habían podido regularizar su situación migratoria en España, sabiendo además que desde comienzos de este año, la situación de acceso para las citas para manifestar la voluntad de solicitar protección internacional están limitadas al punto que es casi imposible acceder al sistema de atención por parte del Estado.

Con esta resolución además se evitará la situación que se venía dando en la que los pacientes más graves recibían la atención médica y posteriormente recibían una factura en la que la Comunidad de Madrid procedía a cobrarles por los servicios y tratamientos médicos que recibían, sobre todo en pacientes con VIH, donde los médicos de los centros de salud pública de la capital española los atendían, les recetaban los medicamentos y posteriormente les emitían una factura que en algunos de los casos podía llegar hasta los 700 euros, a personas que acuden a organizaciones no gubernamentales de ayudas para obtener alimentos y apoyo en el proceso de integración a la sociedad española.

Para los líderes de estas organizaciones que se dedican a poyar a los migrantes que padecen VIH, esta decisión de la Comunidad de Madrid de darle acceso a la sanidad a estos migrantes que han llegado al país huyendo de los suyos, tratando de obtener ayuda para sobrellevar la enfermedad.

Se tiene previsto que a partir de enero del próximo año, las autoridades de la Secretaría de Sanidad de Madrid se reúnan con los miembros de estas organizaciones que ejercieron presión, para evaluar cómo se irá desarrollando el programa, que de acuerdo con el documento, podría ser algo provisional, por lo que insistirán en que se mantenga en el tiempo, pues esta no es una situación pasajera, pues ya desde hace años han venido llegando al país migrantes provenientes de países pobres en los que es prácticamente imposible el acceso a la salud y el acceso a la atención médica para tratar enfermedades graves que se pueden controlar, como lo es el VIH, que fue el motor de estas protestas.