jueves, 8 diciembre 2022 23:12

Mar Espinar se vende barata y pide un cargo en la Asamblea por no montar unas primarias

El PSOE ha encontrado por fin candidato para enfrentarse con José Luis Martínez-Almeida por la Alcaldía de Madrid. «Nombramiento» de María Reyes Maroto como la elegida desde Ferraz para representar al socialismo en la capital española que no ha gustado dentro del PSOE madrileño, que se ve «ninguneado» por el equipo de Pedro Sánchez. Enfado que ha aprovechado Mar Espinar para asegurarse un futuro político de lo más cómodo en la Asamblea de Madrid. Un futuro que, sin embargo, parece demostrar, o bien las pocas aspiraciones de Espinar dentro de su partido, o bien la capacidad de la socialista de «conformarse» tras ser «defenestrada» en la carrera por las municipales madrileñas.

Durante meses, el PSOE ha evitado dar un nombre para su candidatura por las elecciones municipales de Madrid de 2023. Una candidatura que parecía estar «discutiéndose» entre dos claras favoritas del socialismo madrileño: Mar Espinar, actual portavoz del Grupo Municipal Socialista de Madrid, y Mercedes González, delegada del Gobierno en Madrid y la clara favorita de los pasillos de Ferraz para enfrentarse al edil popular en los próximos comicios.

Sin embargo, hace unos meses, desde el PSOE se daba la gran sorpresa, «desagradable» para ambas: ninguna de las dos esperadas candidatas era la «escogida» finalmente por el Ejecutivo nacional en su apuesta de Madrid. Algo que intentaba justificar de forma pública el secretario general de los socialistas en Madrid, Juan Lobato, destacando que el candidato escogido, no sólo tendría un gran nombre dentro del socialismo, sino que conseguiría entusiasmar a los votantes socialistas a pocos meses de la cita con las urnas.

Promesas que se traducían en un gran baile de nombres, entre los que destacaron el viudo de Almudena Grandes, Luis García Montero, o el del famoso presentador de Telecinco, Jorge Javier Vázquez. También nombres de ministros como Fernando Grande-Marlaska o Margarita Robles sonaron para el puesto, que finalmente «recaía» hace apenas unos días en la actual ministra de Industria, Comercio y Turismo del Gobierno de España, María Reyes Maroto.

MAR ESPINAR «SE VENDE» A FERRAZ

Nombramiento que no ha hecho más que profundizar el enfado de muchos dentro del PSOE madrileño, que han comprobado que el trabajo realizado durante estos últimos meses no ha servido para que ni desde Ferraz ni desde el Ejecutivo nacional se «apruebe» a los principales líderes socialistas que, hasta ahora, trabajaban por las siglas socialistas en la capital. Y es que, con la promesa de un liderazgo fuerte, lo cierto es que el Gobierno de Pedro Sánchez parece «deshacerse» de una de sus ministras más grises del Ejecutivo, enviándola a destino no del todo indigno para la actual ministra.

Movimientos dentro de la Ejecutiva nacional que parecen haber sido aceptados con resignación por la portavoz socialista en Madrid, Mar Espinar. «Toca estar todos unidos, toca seguir estando muy concentrados, y toca seguir currando, en la calle, en el barrio» destacaba la portavoz que, ante las preguntas de los medios de comunicación, aseguraba que no se presentaría como adversaria a Reyes Maroto en el proceso de primarias del PSOE madrileño.

Un «paso al lado» por el que Mar Espinar habría puesto «un precio» a Ferraz: entrar en las listas del PSOE en la Asamblea de Madrid, en la que el PSOE calcula que contará con cerca de 20 representantes, queriendo ser Mar Espinar uno de estos veinte nombres. Una petición «complicada» ya que, tal y como apuntan fuentes a Moncloa.com, lo cierto es que hay cerca de 40 candidatos por cada uno de estos asientos de los socialistas en la Asamblea, y Ferraz necesitaría garantizar uno de ellos para Mar Espinar, que no se conformaría con ser el número 21 de las listas, ante la posible caída del PSOE en las urnas del próximo 2023.

Cargo que, sin duda, podría suponer para Mar Espinar un sueldo público de cerca de 60.000 euros anuales en la Asamblea de Madrid por mantenerse «en silencio» en las próximas primarias del partido. Un «intercambio» que, sin embargo, muestra el «bajo precio» que Mar Espinar ha puesto a su lealtad al partido; y es que fuentes aseguran que la portavoz socialista podría haber sido mucho más ambiciosa, exigiendo un cargo que llegase a alcanzar los 90.000 euros anuales, ya fuese en Madrid, Ferraz, e incluso en el Gobierno.

Situación que aún podría revertirse en los próximos días, en los que Mar Espinar podría rectificar y presentarse a las primarias contra Reyes Maroto. Un gesto que mostraría, por un lado, la aparente falta de liderazgo de Ferraz y del propio Gobierno sobre sus propios miembros de partido. Y por otro, la gran ruptura que existe en el PSOE en la capital española; y es que, a pesar de que Mar Espinar asegura que los socialistas están unidos por Madrid, lo cierto es que los últimos «decretazos» de Ferraz ante la candidatura del partido por el Ayuntamiento de Madrid siguen generando un gran malestar dentro del PSOE-M, que podría apoyar a Mar Espinar si decide presentarse a las primarias, minando las ya pocas posibilidades del socialismo de conquistar las urnas madrileñas el próximo mes de mayo.