jueves, 8 diciembre 2022 04:59

Espinar y López, fuera: el jefe de gabinete de Reyes Maroto aterriza con mano dura en el PSOE-M

Juan Ignacio Díaz Bidart ha entrado con paso firme en los despachos del Grupo Socialista en el Ayuntamiento de Madrid. Y mano dura, ya que entre sus primeros objetivos está, según informan a Moncloa.com fuentes del Consistorio, que las dos figuras con más peso de los concejales socialistas actuales hagan las maletas camino de otras institucionea. Según estas fuentes, Mar Espinar y sobre todo, Enma López Araujo, no repetirán el la lista del Ayuntamiento que encabezará la aún ministra Reyes Maroto.

El caso es que la llegada de Díaz Bidart no ha caído nada bien en Mayor, donde están las dependencias del Grupo Socialista que hoy lidera Mar Espinar. Reyes Maroto, la candidata elegida por Moncloa, tiene problemas de falta de notoriedad y conocimiento entre el electorado. No así entre la clase empresarial, que valora su trabajo como ministra de Industria y Turismo, en el que siempre ha tenido un ojo sobre Madrid, quizás viendo a largo plazo la posibilidad de aterrizar como candidata a alcaldesa de la capital. De maneras amables y con notable hiperactividad, Maroto se tiene sin embargo que ganar el liderazgo en la ciudad de Madrid, teniendo en cuenta que no está absolutamente -ni realmente- alineada con Juan Lobato. Para ello cuenta con la mano dura de Díaz Bidart.

El actual jefe de gabinete del Ministerio, con rango de director general, estaría preparando una lista propia al Ayuntamiento. Según las mismas fuentes, así lo está comunicando a quien quieire oírle, para indignación de los actuales edles. Una lista sin Espinar ni López, desde luego, cuya potencia política podría amenazar o quitar legitimidad al liderazgo impuesto de Reyes Maroto. A quien quiera oírle, porque lo primero que se cuestiona es si desde el Ministerio se van a poder hacer unas listas a la medida de Reyes Maroto, o más bien será entre Moncloa y Callao (sede del PSM) desde donde saldrán los candidatos a ocupar escaño en el fastuoso Salón de Plenos de Cibeles.

El PSM ha sido históricamente un nudo en el que confluyen muy distintas familias socialistas. Espinar tiene la suya y Enma López otra distinta, con raíces en Vigo y con un paso prometedor por los equipos del presidente en Moncloa. Difícilmente Maroto va a poder imponer una lista de fieles para el Ayuntamiento.

Muchas voces cuestionan el papel de Díaz Bidart como heraldo y puño de hierro de la ministra. Economista, profesor en la Universidad Carlos III, Bidart forma parte del núcleo de influencia del ministro Escrivá, con sello de procedencia en Torrelodones. El voto de Bidart, concejal en este municipio de la pre sierra de Madrid sirvió para llevar al poder al movimiento llamado «vecinos de Torrelodones». Se trata de un conjunto de notables y profesionales de este municipio que rompió el histórico dominio del PP para llevar a la alcaldía a Elena Biurrun. Con la llegada de Escrivá al Gobierno, varios de estos «vecinos» fueron imopulsados a puestos de responsabilidad gubernamental.

Juan Ignacio Díaz Bidart, quien como único concejal socialista posibilitó la investidura de Biurrun, fue llevado a la dirección del Gabinete de la ministra Reyes Maroto. Conocido y con puestos patronales en el sector de la hostelería, Bidart ha sido premiado con un puesto de consejero dominical en AENA, correspondiente a su cargo orgánico en el Ministerio.

Su desembarco en el entorno municipal, sin embargo, no está siendo plácido, con acusaciones de «matonismo» por parte de miembros del equipo de trabajo socialista en Mayor. Se considera que las formas bruscas y autoritarias de Bidart tienen que ver con la necesidad de imponer el liderazgo de Maroto en una plaza en la que ha sido la tercera opción, tras las fallidas del director del Instituto Cervantes, el poeta Luis García Montero, o la de la ministra de Justicia, Pilar Llop.

Sin gallos en el corral -Espinar ni López- y con la mano dura de Díaz Bidart, el jefe de gabinete cree que podrá aligerar la llegada y el impacto del aterrizaje de Reyes Maroto en la capital. El único problema que puede tener el socialista es que Juan Lobato vea a Díaz Bidart como una amenaza. Si Reyes Maroto está donde está es porque es el perfil más gris y menos “amenazador” para la autoridad de Lobato en la Comunidad de Madrid. Algo que parece que no es ajeno al jefe de gabinete “Bully” que Reyes Maroto ha traído a la capital.