jueves, 8 diciembre 2022 22:49

El dúo de la historia cava la tumba política de Yolanda Díaz para defender a Irene Montero

Juan Carlos Monedero y Pablo Iglesias dirigen Podemos a su antojo y tras la polémica ocasionada por la aplicación de la Ley de Solo Sí es Sí se han aliado para cavar la tumba política de Yolanda Díaz para defender a Irene Montero, sobre quien han caído todos los señalamientos a raíz de la polémica revisión de las penas de personas que habían sido condenadas por delitos de abuso sexual.

«El dúo de la historia» ha decidido arremeter, con todo, contra la líder de Sumar, porque la vicepresidenta segunda de Gobierno ha decidido mantenerse al margen de la polémica y no pronunciarse a favor de Irene Montero, como sí lo han hecho otros miembros del Ejecutivo y del partido morado, que han decidido cerrar filas a favor de la ministra de Igualdad.

Pablo Iglesias defiende, a capa y espada, a la madre de sus hijos, más allá de todo el escándalo que supone lo que ha sucedido con la aplicación de una de las leyes bandera de Irene Montero y Monedero se les ha sumado señalando a Yolanda Díaz como la pieza rompedora de la unión de la izquierda, lo que podría suponer un gran impacto político para Unidas Podemos y todos los partidos de la izquierda, sacando al PSOE, que sería, en todo caso, el gran beneficiado de las fricciones.

La tarde del pasado viernes Pablo Iglesias dejaba caer un tuit, sin mencionar a la ministra del Trabajo, pero que era una flecha directa a ella, porque solo hizo un llamado a la calma y señaló que había que esperar el pronunciamiento del Tribunal Supremo en relación con las consecuencias de la aplicación de la Ley de Irene Montero.

Para estos dos políticos la solidaridad con Montero ha de ser automática, solo por pertenecer a Podemos y es por ello que siguen presionando para que Díaz se pronuncie a favor de la ministra, mientras que desde los partidos de la oposición, jueces, fiscales y hasta organizaciones de la sociedad civil que están alarmadas por lo que está sucediendo con los reclusos que han sido condenados por delitos de violencia sexual y cuyas penas ahora se podrán ver reducidas por la interpretación que se está haciendo de la ley.

Para el dúo de la historia el hecho de que Yolanda Díaz no le esté dando cabida a Podemos y su liderazgo, dentro de la formación los está haciendo rabiar y es por ello que la están poniendo como una completa traidora, pese a que hasta hace un par de semanas, justo antes de que comenzara la polémica, era la propia Irene Montero quien decía en cuanta entrevista le hacían que la líder de Sumar sería su candidata para las elecciones generales, pese a que la ministra de Trabajo jamás ha dicho que concurrirá y solo había dejado claro que no se presentaría con su iniciativa para las autonómicas y las municipales.

Monedero, desde la sorna, no ha querido decir, de frente, nada contra Díaz, pero ha publicado en su cuenta de twitter varios videos de la ministra hablando en gallego, donde se burla, diciendo que tampoco entiende nada, haciendo clara alusión al último pronunciamiento que hizo en el cual fue consultada sobre la Ley de Irene Montero, pero que la ministra evadió diciendo solamente que no había que generar alarma.

Para Monedero e Iglesias el norte de la campaña contra Yolanda Díaz no es otro que demostrar que aunque ninguno de los dos detenta cargo alguno dentro de Podemos, como organización política, es mucho el peso que aún tienen sobre la militancia, mientras que la vicepresidenta segunda está apenas en el proceso de endulzar a aquellos que no comulgan ya con el planteamiento del partido morado.

Es por ello que buscan neutralizarla para que su formación política no salga adelante ni surja, pues saben que si no se llega a dar una alianza estratégica entre ambas organizaciones, el voto de Podemos podría estar severamente dividido para las elecciones generales, pero para las autonómicas y municipales se podría ver también mermado.

Sin embargo, dentro del partido morado, aunque han decidido cerrar filas a favor de Irene Montero, un ala de la organización está cansada de que las directrices del partido las estén dando Monedero e Iglesias, pues ambas figuras son criticadas por no permitir que surjan nuevos liderazgos dentro del grupo político que pretender fortalecer a la izquierda española, pero que más allá de lo que lograron después de 2014, la realidad es que no han sabido capitalizar las victorias políticas que han tenido y con sus propias acciones han ido perdiendo fuelle y justo en este año, que será decisivo para las elecciones del próximo año, han tenido varias fracturas a nivel ideológico que los ha puesto en el paredón de los desaciertos, sin que hayan sido capaces de identificar los malos pasos que están dando.