lunes, 30 enero 2023 22:42

Emiliano García-Page imita a Vox para ganarse a las bases del PSOE

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha visto una oportunidad de oro. El PSOE no solo ha pactado con ERC para sacar adelante los Presupuestos con prebendas como la de reducir las penas por el delito de malversación para beneficiar a los líderes del procés, sino que ha prometido a los independentistas un posible referéndum que ha «excitado» al manchego. La idea de Emiliano García-Page es la de explotar esa permisividad del Gobierno con los nacionalistas para reavivar ese proyecto muerto que recibió el nombre interno del «PSOE de Page». Desde Ferraz ya han puesto en marcha toda la maquinaria para callar al manchego, pero lo cierto es que Page va con todo. Por ahora, el último aliado a medias que le quedaba al presidente autonómico era Javier Lambán, presidente de Aragón, pero no parece tenerlas todas consigo.

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, no solo tiene intención de escenificar su rechazo en los medios de comunicación, sino que también quiere emprender acciones contra su propio Gobierno que le den alas a nivel interno. Hay quien dice dentro de Ferraz que el presidente autonómico lo que quiere es preparar su posible candidatura para sustituir al propio presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, cuando éste en un futuro más cercano que tarde dé el salto a Europa. Pero lo cierto es que los viejos miembros del «PSOE de Page» tienen más que claro que ahora que se ha llegado a un acuerdo puntual con ERC en los Presupuestos que contempla el referéndum, sonarán de nuevo los tambores de guerra que tantos problemas internos han traído a los socialistas.

Los socialistas ven a Page como una amenaza menor. Y el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, tiene claro que debe elevar el tono si lo que quiere es hacerse notar. De momento, la única alternativa real al «sanchismo», tal y como reconocen fuentes del PSOE, es el presidente manchego. Las últimas palabras de Emiliano García-Page han sido escuchadas con atención en Ferraz, pero no le consideran una amenaza real dado que la mayoría de sus seguidores, empezando por Lambán, se han echado atrás ante las posibles consecuencias.

Emiliano García-Page dice que «no está nada de acuerdo» y ha reconocido que el PSOE, su partido, ha modificado el Código Penal «a medida de los culpables«. Esto lo ha hecho para poco después amenazar con presentar acciones legales ante el Tribunal Constitucional si ese referéndum se aprueba desde el Gobierno. El mensaje es tan contundente como «cómico» a ojos de más de un socialista que ve como la «desesperación» del presidente de Castilla-La Mancha está dispuesto a hacerle el trabajo a Vox para escenificar una ruptura interna que, según detallan fuentes cercanas al presidente del Gobierno, solo escenifica él. Este anuncio no ha sido recibido con hostilidad, pero sí que ha sido recibido como una declaración de intenciones.

«No puede salir nada bueno de una medida tan injusta para el resto de los españoles», ha matizado. En el PSOE ven que Page está desesperado por una sencilla cuestión: sabe que la directiva le quiere fuera a cualquier precio y sabe que su supervivencia política depende de una huída hacia adelante. Los pasos del presidente autonómico se vigilan de cerca aunque consideran desde Ferraz que ya no son tan amenazantes como en el pasado. Las palabras y las amenazas de Page ya solo generan risa en algunas áreas del PSOE porque entienden que se está ridiculizando e imitando el discurso de Vox, pero lo cierto es que hay ciertas sensibilidades dentro de la formación que tienen una opinión sensiblemente similar a la del presidente de Castilla-La Mancha.

«Sí, es un momento duro que me duele como español y como militante, aunque no sea una decisión orgánica. Le hablo como presidente de comunidad autónoma, en el rango de absoluto afectado», ha asegurado Emiliano García-Page, unas palabras que no han sido recibidas como una amenaza en Ferraz, pero que sí que parecen haber llegado a más de un militante en el partido. «La mayor parte de lo que veo, lo veo por los titulares de prensa. Ver que un Código Penal se pacta en dos cafés en el último minuto sin informe jurídico, vulnera los cinco años que invertí en mi carrera de derecho».