lunes, 30 enero 2023 22:22

Vox y Sergio Sayas acercan posiciones y crece el rumor de «fichaje estrella»

En Vox viven malos momentos y tienen la necesidad de buscar caras nuevas que ayuden a cerrar la crisis interna que abrieron las elecciones andaluzas. Se habla de «fichajes estrella» de cara a las elecciones y ya hay nombres sobre la mesa, pero de momento ninguno se ha atrevido a dar el salto dadas las circunstancias. Uno de ellos, el más esperado, es el de Cayetana Álvarez de Toledo, diputada del Partido Popular y verso libre que dio el mayor dolor de cabeza a Pablo Casado. Pero lo cierto es que fuentes de Vox dejan claro que las posturas entre el partido y Sergio Sayas, diputado por Navarra en el Congreso, están cada vez más cerca y aseguran que su fichaje se podría anunciar más pronto que tarde dado que Sayas no tiene el amparo de ningún partido.

Macarena Olona va a montar su propio partido y éste puede ser una amenaza para Vox dadas las conversaciones que nacen de su entorno más íntimo. El equipo de Olona considera que podrá «robar» tanto a representantes de Vox como a buena parte de su electorado, algo que desde la formación de Santiago Abascal no niegan dado que el enfado con el propio Abascal y con todos los que contribuyeron a la salida de Olona sigue muy presente en la formación. La idea que tienen en Vox es la de acabar con estos rumores de golpe con el anuncio de fichajes estrella. Por supuesto, el de Álvarez de Toledo es el más esperado de todos. Pero el de Sergio Sayas gusta dado que su acercamiento a los medios empieza a darle cada vez más protagonismo.

Sayas ha lanzado algunos discursos en el Congreso que han gustado en el entorno de Vox por su agresividad y elocuencia contra el Gobierno. Es de derechas y le consideran un auténtico fichaje siempre que el diputado quiera entrar en sus filas. Faltan algunos detalles y sobretodo falta que se acerque el periodo electoral para ver qué pasos da Macarena Olona y qué opinión tiene Sergio Sayas sobre el número que le darán en las listas. No es que Vox ahora tenga una buena cantidad de posiciones en las listas que ofrecer o vender. Pero Sayas tendrá un puesto entre los 20 primeros, o eso espera al menos el parlamentario, según fuentes del Congreso.

La sensación en Vox es que no tienen demasiados perfiles que encajen en el partido. Y menos que quieran lanzarse al proyecto de Santiago Abascal. La idea de Vox es pescar en el Partido Popular, pero ahora mismo los seguidores de Feijoo ven en el PP un proyecto ganador y en Vox una formación que se desinfla por su discurso. Y eso sin tener en cuenta las posibles nuevas formaciones que puedan dar un fuerte mordisco a las pretensiones electorales de Vox. Pero la política de fichajes está extremadamente activa. Sergio Sayas es un objetivo y fuentes de la formación de extrema derecha aseguran que las posturas están muy cerca. De momento, Sayas está estrechando lazos con algunos medios, pero se ha limitado a seguir trabajando y a lanzar discursos potentes contra el Gobierno como carta de presentación.

ÁLVAREZ DE TOLEDO ULTIMA SU SALTO A VOX

Cayetana Álvarez de Toledo está prácticamente desvinculada del Partido Popular o eso es lo que está dejando entrever. Durante este lunes se ha llevado a cabo la cena de Navidad de los populares, a la que ninguno de los integrantes de la formación ha querido faltar. Desde la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, al líder del PP, Alberto Núñez Feijoo, han sido algunos de los asistentes. Sin embargo, hubo una gran ausencia en esta reunión navideña, la de Cayetana Álvarez de Toledo. La diputada ha optado por asistir a otro evento en lugar de asistir al evento que organizaba su partido. Todo ello con un objetivo claro, llevar a cabo su divorcio definitivo del grupo popular para dar su salto a Vox, dado que sabe que ya no tiene sitio en su partido y desde hace tiempo han tratado de apartarla de la primera línea. Por eso, Cayetana Álvarez de Toledo ha buscado alternativa y tiene claro que su futuro está en la formación liderada por Santiago Abascal, aunque primero debe separarse definitivamente de sus hasta ahora compañeros algo que lleva tiempo evidenciando.