lunes, 30 enero 2023 22:03

Feijoo espera que Cuca Gamarra «le sustituya» hasta que llegue la campaña electoral

La secretaria general del Partido Popular, Cuca Gamarra, tiene mucha más utilidad que la que se esperaban en el PP. Tanto es así, que muchos ya comentan cómo ha sido la única capaz de cruzar la línea del «clan gallego» y de conseguir tener un papel estructural en el PP hasta que lleguen las elecciones. El presidente del Partido Popular, Alberto Núñez Feijoo, quiere mantener su perfil «intacto» hasta que llegue la campaña electoral. Esta «obsesión» del líder popular solo se puede mantener gracias a la hiperactiva presencia de Cuca Gamarra, alguien con mucho prestigio en el partido, respetada por todos y sobretodo que es capaz de mantener la tensión y el tono elevado contra el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. El «clan gallego» se ha entregado a ella y le han dado todo el protagonismo. También porque Feijoo aún no puede pisar el Congreso de los Diputados, claro.

Cuca Gamarra se ganó el respeto del Partido Popular en cuanto la dieron paso y apartaron a la diputada del PP Cayetana Álvarez de Toledo. Como portavoz, tiene el aval de todos por la forma en la que ha llevado el cargo. La razón por la que se ganó todo el respeto de los populares que trufaban las sillas del Congreso es porque dio oportunidades y protagonismo a perfiles que hasta el momento habían estado en un segundo plano. Ella no tenía afán de protagonismo, como sí lo tenía Álvarez de Toledo, y eso le valió un respeto que ahora le ha valido la secretaría general del Partido Popular. Feijoo necesitaba de alguien así para ayudarle a gestionar el partido y ahora ha conseguido exactamente lo que necesita: alguien reconocido en la formación y que pueda asumir el protagonismo necesario hasta que Feijoo tenga que salir del envoltorio en la campaña electoral de las elecciones generales.

El presidente del PP no es dado a abrir su confianza a nadie. De hecho, el «clan gallego» es visto en Génova como un auténtico búnker al que nadie puede acceder si no es con una invitación previa de uno de los seis miembros que componen el grupo de Whatsapp más deseado de Génova. Cuca Gamarra, sin embargo, se ha convertido en una pieza tan fundamental para este «clan» que le han dado plenos poderes para disponer en el PP lo que considere. Es ella incluso la que acude en representación del Partido Popular a los eventos más importantes de Madrid a los que Feijoo no quiere acudir. Y ahora es ella la que en el primer trimestre del año adquirirá todo el protagonismo que pueda porque así lo requiere el clan.

Cuca Gamarra se ha mantenido en un perfil muy activo en el Congreso. Es complicado para Feijoo que el único lugar donde pueda tener cara a cara con el presidente del Gobierno sea en el Senado. Aún así, Gamarra mantiene un equilibrio muy positivo para los populares porque no genera fricciones de ningún tipo y porque ha sido capaz de dar protagonismo a caras en las que nadie confiaba o a las que nadie daba una oportunidad clara. Cuca Gamarra se ha convertido en una pieza fundamental para Feijoo mientras hay otros pesos pesados del partido que han sido apartados por cuestiones relacionadas con la «falta de confianza», tal y como detallan fuentes de Génova, como son Elías Bendodo, Coordinador General del PP, o Esteban González Pons, vicesecretario de acción institucional del Partido Popular.

Cuca Gamarra es la única que ha sabido mantenerse a flote dentro de estos profundos cambios que ha habido en el Partido Popular desde que el presidente gallego llegó al cargo. El líder del PP tiene una estrategia a seguir. Pero no la ha compartido con prácticamente nadie que no forme parte de su entorno más cercano. Los populares gallegos están decididos a mantener un perfil lo más discreto hasta que lleguen las elecciones, pero necesitan perfiles visibles que mantengan alta la tensión. Y más cuando se tiene en cuenta que en el PP quieren elevar la presión contra el Gobierno porque consideran que está en horas bajas.