martes, 31 enero 2023 00:02

Podemos quiere aupar a Jacinto Morano a la primera línea política

Podemos tiene un serio problema de «falta grave» de caras conocidas. Desde que Ione Belarra, ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030, e Irene Montero, ministra de Igualdad, han tomado el control de la formación morada, no hay ni una sola persona que haya dado un paso al frente para darse a conocer. Sin embargo, las demandas internas en Podemos a veces aúpan a algunos perfiles que consideran que tendrían que tener más protagonismo. El último a quien quieren dar más galones pese a que Belarra y Montero ignoran permanentemente es a Jacinto Morano, diputado de Podemos en la Asamblea y uno de los «mejores oradores», según voces de Podemos, que tiene el grupo morado. Pero hay problemas para que coja más protagonismo.

Jacinto (o Tito) Morano gusta mucho en Podemos y son muchos los que entienden que por primera vez sería necesario tirar de «validez política» para aupar a la primera línea de la política a otros dirigentes o parlamentarios antes que priorizar otras cuestiones clave. Hay quien cree dentro del grupo morado que Podemos tiene una obsesión porque las candidaturas de buena parte de las comunidades autónomas más relevantes, así como los municipios con más peso en el país, estén encabezadas por mujeres. Este discurso, nacido de Irene Montero pero nunca institucionalizado, ha puesto a ojos de fuentes de la Asamblea una pequeña losa sobre las pretensiones políticas y el futuro de Jacinto Morano.

La capacidad y la energía de Morano ha cautivado a quienes le siguen en la Asamblea de Madrid. Son muchas las voces que le quieren dar más protagonismo, pero desde la formación no saben ni que existe. Belarra y Montero llevan tiempo aisladas en el torreón sin hacer caso a los comentarios que desde abajo advierten de que Unidas Podemos se resquebraja en favor del proyecto de Yolanda Díaz. Pero eso no ha evitado que desde Podemos se hayan volcado con los medios para intentar aupar a personas como Jacinto Morano a la primera línea. Ya hay quien le quiere de candidato en la Comunidad de Madrid, pero pocos se atreven a plantearlo en la cúpula de la formación.

Jacinto Morano ha protagonizado un último discurso que le ha valido muchos galones. Pero sobretodo ha provocado que en la Asamblea de Madrid, al menos, ya se hayan rebelado contra la imposición de candidatos. Morano gusta mucho en la formación y ya hay quien incluso teme que se pueda marchar al proyecto de Yolanda Díaz antes de tiempo. En la Comunidad de Madrid le tienen en muy alta estima incluso en Más Madrid, principal partido de la oposición, pero de momento no se han pronunciado las fuentes del entorno de Ione Belarra, ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030, e Irene Montero, ministra de Igualdad, que como mucho se limitan a preguntarse ¿quién es Jacinto Morano?

CRISIS DE LIDERAZGO

Solo Irene Montero, ministra de Igualdad, Pablo Echenique, portavoz de Podemos en el Congreso, e Ione Belarra, ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030 son relativamente conocidos en la formación morada. Los demás no solo no tienen un perfil especialmente mediático, sino que tampoco gozan de oportunidades suficientes como para hacerse notar ni ante las cámaras, ni en el Parlamento ni en otros puntos políticos de referencia. Fuentes del partido dejan claro que Irene Montero e Ione Belarra han «acaparado» el protagonismo y han sumido a Podemos en una crisis de liderazgo sin precedentes que les aboca al desastre electoral. Hasta las interferencias de los cofundadores del partido Juan Carlos Monedero y Pablo Iglesias empiezan a pesar en un partido que ya recuerda más a Ciudadanos que a cualquier otro.

Irene Montero es quien ahora lleva el bastón de mando en Podemos. Todos reconocen que pese a que sea Ione Belarra la secretaria general, es ella quien toma las decisiones más relevantes e importantes a nivel de gestión interna en Podemos. Entre ellas, está la idea de no dar protagonismo a las nuevas caras. Incluso Pablo Echenique tiene problemas para que Montero le dé el micro. Esta situación ha generado una batería de críticas importantes en el seno de Podemos porque ven cómo su partido se hunde en las encuestas por minutos ante la potencia de Sumar, la alternativa que ha montado la vicepresidenta del Gobierno y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz. No solo no hay posibilidad de que Montero ceda protagonismo y deje de convertir el feminismo en la piedra angular de Podemos, sino que nadie tiene la capacidad de hacerse hueco en otras áreas de trabajo, como puede ser la laboral, la ecologista o la de los derechos sociales.