lunes, 30 enero 2023 21:35

Un paso decisivo hacia el Futuro Sistema Aéreo de Combate europeo

Con la adjudicación del contrato para la siguiente fase del proyecto del Futuro Sistema Aéreo de Combate o Future Combat Aircraft Systems (FCAS) se da un paso fundamental en este problemático y complejo programa, que lanzaban oficialmente Alemania y Francia en 2017, y al que se sumaba España en febrero de 2019.

El FCAS constará de un complejo Sistema de Armas de Próxima Generación o Next-Generation Weapon System(NGWS) compuesto, entre otros, por una serie de sistemas de combate aéreo, como serán los enjambres de drones; así como el Caza de Nueva Generación o New Generation Fighter (NGF), que será de 6ª generación, y que sustituirá a los actuales aviones de combate Dassault Rafale (Francia) y al Eurofighter (Alemania y España). ​

El contrato que pone en marcha la siguiente fase del proyecto NGWS/FCAS ha sido adjudicado el 15 de diciembre a Dassault Aviation, Airbus Defense and Space GmbH y Airbus Defense and Space (DS), Indra y Eumet (una Joint Venture entre Safran Aircraft Engines y MTU Aero Engines).

SCAF NGF 523616 P BEF36 987 Moncloa
Así sería la versión del NGF de la Marina de Francia. (Foto Dassault Aviation)

Este contrato, valorado en unos 8.000 millones de euros, tendrá por objeto preparar y realizar los sistemas demostradores de los distintos sistemas del NGWS. Uno de los principales hitos de esta fase es la del desarrollo, construcción y los vuelos del demostrador del citado NGF. Estas demostraciones permitirán la validación de los conceptos y tecnologías para el NGWS operacional, cuyo desarrollo se iniciará a finales de la presente década de 2020.

El valor de la primera fase de este contrato, que abarca unos 36 meses de actividades, supera los 3.000 millones de euros. Se basa en el acuerdo firmado por Francia, Alemania y España el 30 de agosto de 2021, que ha tardado casi un año y medio en materializarse debido a las divergencias entre los estrategas de  Berlín y Paris acerca las capacidades que deberá tener el NGF, que a punto han estado con acabar con el programa, y que solo ha vuelto a la senda gracias a las presiones de las más altas instancias políticas.  

FCAS remote carriers mock up at Paris Air Show 2019 Moncloa
De la mano del NGWS se desarrollará armamento «inteligente» de nueva generación. (Foto Tiraden)

Mientras, sin esperar acontecimientos, el Gobierno de Alemania negociaba con Estados Unidos la compra del avión de combate de 5ª generación Lockheed Martin F-35A Lightning II, lo que suponía un duro golpe a la industria aeronáutica y de defensa europea. De hecho, según publicaba oficialmente la citada multinacional estadounidense el pasado día 14 diciembre los alemanes se habían unido oficialmente al programa del F-35, para hacerse con 35 unidades, que serán de la variante de despegue y aterrizaje convencional.  Con este sistema la Fuerza Aérea alemana o Luftwaffe reemplazará a su veterana flota de Panavia Tornado y las capacidades que la dan de poder lanzar bombas nucleares estadounidenses, que están almacenadas en Alemania para ser utilizadas en caso de conflicto, y la de supresión de las defensas antiaéreas enemigas o Suppression of Enemy Air Defenses (SEAD).

F 35A flight cropped Moncloa
Ulemania se dotará con 35 F-35A Lightning II. (Foto USAF)

Volviendo al FCAS, entre las cesiones realizadas a las exigencias de Francia, según sabemos por la nota oficial del Ministerio de Defensa español, está que será su poderosa Dirección General de Armamento o Direction Générale de l’Armement (DGA) el que actuará como órgano de contratación para los tres países.

“La adjudicación de este contrato es un gran paso adelante, ya que demuestra la voluntad común de las naciones participantes y de sus industrias de superar numerosos obstáculos para avanzar juntos”, afirma eufórico el citado documento oficial. “Las tres naciones tienen la intención de celebrar esta adjudicación y lanzar simbólicamente las actividades durante un evento que podría tener lugar en Madrid”, se añade.

El objetivo del programa radica en el desarrollo de un sistema de sistemas nuevo e interconectado: el NGWS se situará en el centro de los sistemas de combate aéreo europeos del siglo XXI. En su núcleo, el avión de combate de nueva generación, NGF, estará conectado a sistemas remotamente tripulados de acompañamiento (remote carriers) y tendrá la ventaja de aprovechar numerosas capacidades aéreas, navales, terrestres o espaciales, gracias a un sistema de compartir datos en una “nube” de combate de última generación.  Según la nota oficial: “Basado en tecnologías punteras, el NGWS permitirá a nuestras fuerzas aéreas y a la Marina francesa beneficiarse plenamente de la era del combate colaborativo. Este proyecto tan ambicioso reúne a numerosas industrias en nuestros tres países”. Los principales actores industriales son además de los citados al principio, las empresas: ITP, MBDA, SATNUS, Thales y FCMS. “Este proyecto permitirá a las fuerzas armadas francesas, alemanas y españolas preservar su superioridad aérea en futuros escenarios de operación y a la industria europea desarrollar su competencia, con el fin de que nuestros tres países permanezcan, decididamente, juntos, en el selecto club